Pola de Somiedo es 100% montaña

Crónicas
Pola de Somiedo es 100% montaña-139972
Crónica personal de DesafiOSOmiedo

Pola de Somiedo es 100% montaña

Más que una carrera, una aventura para descubrir un paraje natural excepcional. Una organización a la que cualquier nota se le queda corta

Más sobre: 

DesafiOSOmiedo es una carrera que empieza en Pola de Somiedo, un pequeño pueblo de Asturias y que tras unos pocos kilómetros se adentra en el verde Parque Natural de Somiedo, Reserva de la Biosfera con cotas de más de 2000m entre lagos, brañas, valles y bosques.

El mismo día se disputa otra prueba a parte del UTDS (82km +4700m), la MDS (43km +2500m) compartiendo los primeros 37km de recorrido hasta Valle del Lago. El año que viene, una buena iniciativa, se realizará la otra parte, un aliciente más para conocer el PN en distancia Maratón. El trazado de la UTDS, tenía más del 90% por sendero o pista a la par entre bosques y valles

Los días previos me animo con la previsión, ya que prometía ser favorable, con algunas nubes y claros y una temperatura media en torno a los 20°C. Eso sí, con humedad. ¡A por ella!

Eran las 7am del sábado 28 de julio y yo con el dorsal puesto para conocer el Parque Natural de Somiedo. Esta era mi primera ultra del año y el último test para la CCC. ¿El plan? Disfrutar de la carrera que organiza Juan, todo su equipo y los cientos de voluntarios.

Cuenta atrás y… ¡Arrancamos! Tras unos primeros kms por el bosque, llegamos al primer avituallamiento, sobre el km 7,5 con +700m, en La Peral. Miro el reloj: 1h04’cumpliendo la regla de no superar las 160 ppm y teniendo claro que debo guardar.

Tras comer y beber un poco, pongo rumbo al siguiente avituallamiento, Braña Viecha. Una vez coronado el primer collado y antes del avituallamiento, +400m aprox en este tramo más la bajada, me encuentro un descenso por sendero en un primer momento perfecto para dejarse ir y posteriormente más técnico con piedra para llegar al avituallamiento. Bien de piernas después de 1h50’ en el km14. En este punto compruebo que la fama de DesafiOSOmiedo se va cumpliendo. El buen rollo que se vive en Pola durante el viernes en todas las sidrerías, se traslada a los avituallamientos: empanada, bocadillos de nocilla, bocadillos de jamón, fruta, gominolas, geles, barritas, chocolate, frutos secos, etc. El típico avituallamiento donde te das cuenta que de esta carrera volveré a Barcelona con más kilos.

A partir de este punto empieza uno de los momentos más esperados, la subida al Cornón, llegando a casi 2200m de altitud. Un tramo de apenas 5,5km con +800m. Avanzamos por el valle a través de un sendero, disfrutando de la exigente subida gracias a las vistas, las buenas sensaciones y porque durante estos km me acompañan un mastín y otro perro pastor. Una vez coronamos toca tirarse de cabeza a por el 3r AV a través de una bajada bastante rota que después se va arreglando. ¡Y llego a El Puerto! km28, han pasado 3h48’ de carrera y con muy buenas sensaciones.

Me avituallo, recupero y ataco un nuevo collado cercano a la frontera de Asturias con Castilla y León. De camino me cruzo a Jordi Saragossa y nos saludamos. ¡Menudas pateadas que se pega! Está claro que las fotos de yourepics.com no se hacen solas. La subida es tendida y se hace bien, caminando y corriendo a través de prados y arbustos. La larga bajada nos lleva a Valle del Lago, km37 y AV 4 –más completo con incluso pasta para comer-, con +600m en el tramo. Llevamos 5h de carrera y me encuentro muy bien.

Dejo del AV y ya en ruta, paro en una fuente a refrescarme y a beber más agua. Las nubes han desaparecido y empieza a apretar el calor dirección al 5º AV, en el Lago del Valle. Me esperan +350m de una subida muy tendida por pista que tienta a correr, pero no me encuentro bien. Empieza mi peor pesadilla: dolor de estómago. El dolor me obliga a buscar un sitio y hacer una parada “técnica”. Reanudo la marcha e intento volver a correr, pero no se me pasa y a los pocos metros vuelvo a parar. En este punto empiezo a notar hormigueo en las piernas y un bajón considerable, momento que tendría que haber hecho el esfuerzo de comer y beber algo para superar el bajón, pero no me entraba nada. Llego al avituallamiento, al que no paro por culpa de las molestias. Me encuentro en estado de “Tha Walking Dead” y cuando miro el crono, no me ayuda… Para estos últimos 7,5km, 1h20’. Pero ¡hay que seguir!

Me tomo un gel porque está claro que algo hay que hacer. A partir de aquí unos 7kms +190m de sube-baja con largas secciones de prado donde se puede trotar a gusto, hasta iniciar la bajada a la memorable Farrapona km 52,5 i AV 6 y base de vida. El gel me ha revivido y en este tramo he recuperado sensaciones, avanzando a varios corredores que me habían superado y llego al AV en 7h41’ de carrera. El montaje de este AV es espectacular: nutrición top, servicio médico y de fisios, duchas para refrescarte y unos voluntarios de nivel. Aquí paro un poco para preparar la subida de +400m a Los Bigaros, a 2000m de altitud con fuertes rampas y crestas. Inicio la subida y sin darme cuenta en 30’ ya estoy en la cima. Allí nos espera de nuevo Monrasin para tirarnos la foto del momento. Este sector hasta de subida y el cresteo es uno de los tramos que más disfruto, ¡super entretenido! Después del cresteo inicio el descenso a Saliencia, una bajadita que te destroza entre pastos y después paralelo al rio con terreno más pedregoso. Cruzamos el tramo de 2km sin señalizar, marcado previamente y ya informados en el briefing. Un tramo sin pérdida por un sendero único. Llegamos al 7º avituallamiento y km 60,5, llevo 9:04 horas. Las sensaciones pese al esfuerzo y tantas horas, a las que no estoy acostumbrado, no pueden ser mejores.

Salgo de Saliencia y ya pienso en el siguiente, Arbeyales a 8,5 km con dos subidas de +570m aprox en total y las respectivas bajadas, una primera muy corrible y una segunda algo más técnica con piedra. Una vez corono la primera subida vuelvo a vivir esas malas sensaciones en carrera con problemas estomacales y bajón físico en general. Intento trotar en un tramo de pista de enlace con la siguiente subida, pero algo no va bien. No hay piernas ni fuerzas. En el km66 me pasa Nerea Martinez y me anima, una corredora referente y como pude observar muy buena gente. Corono la subida y empezamos a llanear para encarar una bajada que se me hizo muy “cuesta arriba” con muchos parones. Pero llego al km69 y al 8º AV tras 11h15’. Incluso pienso en abandonar, llamar a la familia y que me vengan a recoger, pero pienso que es importante mental y físicamente, de cara a la CCC, acabar esta ultra ya que será un gran aprendizaje. También creo que es importante recompensar el esfuerzo, que tanto yo viniendo a Asturias en un viaje relámpago, como la organización, voluntarios y la población, que se vuelca con la carrera durante el fin de semana, hacen para ofrecer esta experiencia única. 3km más tarde y después de una bajada con mucha piedra suelta llego a Puente Llamera en el km 72. 11h42’ de carrera. Estoy destrozado, pero aún queda mucho. Paro un poco y bebo CocaCola para tratar de subir un poco el nivel de azúcar.

Después de 5’ inicio la subida a Valle del Lago con aprox 5km de subida y +510m. Un primer tramo por pista asfaltada y luego tierra que se me hace eterna, pero que por suerte comparto con la familia y me ayudan a continuar. Finalmente llego a Valle del Lago. Mi reloj marca 12:56h.

Llego al inicio del descenso final en dirección primero Urria, punto del 10º y último AV en el km79, al que llego con 13:20h. No paro y continúo hacia Pola de Somiedo. Algo curioso que en pocas carreras de montaña puedes encontrarte es el hecho de que la organización, a partir de este punto, marca cada kilómetro restante hasta meta. Parece algo insignificante, pero fue muy positivo y me ayudó durante los últimos kilómetros.

¡Y final!  Entro en el pueblo y Depa sale de un bar birra en mano a animarme, poco más y no le reconozco (espero el año que viene acabar mejor y poder quedarme al #AfterSomiedo que montan porque me han dicho que fue apoteósico, buscar en rrss porque no tiene desperdicio).

Un tiempo final de 13h40 que me han dado la oportunidad de conocer una de las zonas, para mí, más desconocidas de Asturias. Un final feliz que me ha servido para mi próximo reto, superando momentos difíciles que me servirán de cara al futuro. Me llevo muchas cosas: conocer montañas espectaculares, el terreno tan verde que da envidia, una carrera 100% recomendable. Pola de Somiedo, los diferentes pueblos y toda la comunidad se vuelca para ofrecernos, a los visitantes, un ambiente de fiesta y de montaña que se vive en pocas carreras. ¡Nos vemos el año que viene Pola!

¡Puxa Asturies! ¡¡Somiedo es fiesta!!

 

Relacionados: