Home Entrenamiento Consejos Cuando la pasión se vuelve obsesión
Consejos - Entrenamiento - jueves, 10-04-2014

Cuando la pasión se vuelve obsesión

Ya sea si te estás iniciando en el running o llevas un buen tiempo en esto seguramente hayas escuchado la manida frase "no pain, no gain" (sin dolor no hay recompensa). Pero, ¿Cuánto hay de cierto en esto?

Para que el cuerpo esté en constante adaptación necesita romper con el equilibrio, y esto se logra con el estímulo del entrenamiento. Si bien es normal percibir alguna molestia, debido al esfuerzo realizado, a los restos de ácido láctico generados durante la actividad física o bien por la falta de entrenamiento de determinados músculos (agujetas), el exceso de dolor está lejos de ser sinónimo de mejora.

Un error muy común es correr aun cuando se siente un enorme dolor, ya sea del tipo articular, muscular, tendinoso, etc. Esto no sólo puede agravar la lesión sino que también prolongará el periodo de recuperación.

El entrenamiento llevado al extremo, pensando que más es mejor, que no hay logros sin dolor y que el descanso es signo de debilidad, es una combinación destructiva.

Es importante dosificar los entrenamientos: mezclar entrenamientos de alta intensidad con aquellos que requieran de una carrera continua lenta; respetar los días de descanso y los de recuperación después de alguna carrera (sobre todo en distancias superiores a 21k).

Correr todos los días, muchos kilómetros y siempre rápido solo te llevará al sobreentrenamiento, lo cual provocará un deterioro en tu rendimiento deportivo y del cual te costará mucho salir.

Llevar un registro de todos tus entrenos puede ayudarte mucho a detectar si estás corriendo de más. Para que tu carrera sea correcta tiene que existir un equilibrio entre desarrollo-recuperación además de cantidad-calidad.

Por último, no restes importancia a tus horas de sueño: recuerda que la regeneración muscular es llevada a cabo durante este momento.