Home Salud Medicina deportiva Da positivo… pero en salud
Medicina deportiva - Salud - lunes, 10-12-2012

Da positivo… pero en salud

Si eres de los que planifican y hacen cada día su entreno al 100%, estiras cuando llegas a casa, cuidas la alimentación porque sabes lo que es sano y lo que no, y buscas mejorar tu calidad de vida, entonces eres uno de los nuestros. Perteneces  a ese 99,9% de la población que no de dopa y está orgulloso de ello. En running.es te ofrecemos las claves para triunfar sin engañar.

En primer lugar, hay que tener muy claro cuál es el concepto que quiere expresar la palabra doping. Según el Comité Olímpico Internacional (COI) el dopaje es: la administración o uso por parte de un atleta de cualquier sustancia ajena al organismo o cualquier sustancia fisiológica tomada en cantidad anormal o por una vía anormal con la sola intención de aumentar en un modo artificial y deshonesto su rendimiento en la competición.

Aunque ciertamente la característica esencial de esta práctica es que se pone en serio riesgo nuestra salud y eso sí que no tiene precio. Desde el año 2005 la lucha contra el dopaje en nuestro país ha acabado con 544 detenidos en las 45 operaciones policiales que se han llevado a cabo. A pesar de lo demoledor de estas cifras, todavía nos quedan muchas razones por las que estar orgullosos de nuestro deporte y de nuestros deportistas. No cabe duda de que el dopaje es una herramienta más de engaño, en algunos casos usada para enmascarar las debilidades de algunos, en busca de unos éxitos que puede que nunca lleguen. En el lado contrario y mucho más optimista, esta lacra deportiva tiene los días contados. En running.es queremos mostrarte como luchar por tus objetivos y como hacerlo desde el modo más natural, saludable y legal.

Cuando la salud se convierte en prioridad

Objetivos en competición, motivación, salud, optimismo, calidad de vida… Tenemos mil y un motivos para creer en el running como base principal de nuestro día a día. Correr es fácil, pero correr con criterio y sabiendo como debes de alimentarte y que suplementos son buenos para tu dieta, no lo es tanto. Todos buscamos el máximo rendimiento tanto en nuestros entrenamientos como en las competiciones. A pesar de ello, en ningún caso debemos plantearnos tomar sustancias dopantes para aumentar el rendimiento. Sí, realmente es una auténtica locura ni siquiera el hecho de pensarlo. Lamentablemente, no todo el mundo practica deporte de la misma manera y hemos visto que, incluso a nivel aficionado, han aparecido casos de atletas poniendo en serio peligro su salud. No doparse no es solo una cuestión de principios, es sobre todo una cuestión de sentido común. El riesgo al que sometes a tu cuerpo por tomar sustancias de las que no conoces al 100% los efectos secundarios, es una auténtica ruleta rusa en la que puedes terminar muy mal parado.

Locos por el ‘no-dopaje’

Pero siempre hay un lado positivo en todo lado negativo. El running es un auténtico hervidero de gente loca por este deporte; runners que como tú están verdaderamente enamorados de la parte más saludable del salir a correr. Es lo que tiene el deporte, que tiene una capacidad de enganchar que es capaz de modificar todos tus hábitos con el fin de sacar el máximo rendimiento. Entrenos cada día, dieta, horas de descanso, gimnasio, estiramientos…

Los auténticos ‘yonquis’ del running, son aquellos que modifican sus horarios para adaptarlos al entreno, llenan el carro de la compra de bebidas energéticas y barritas cuando su mujer no les ve y devoran internet y revistas especializadas para estar al día absolutamente de todo. Sí, puede llegar a ser hasta enfermizo. Pero no te preocupes, que un exceso de amor por un deporte no te debería generar ningún problema.

Lo único que debes de hacer es regular y controlar que toda esta pasión siempre esté contenida por un poco de sentido común. Por ejemplo; una de las cosas que más hay que tener en cuenta es la alimentación. Seguir una dieta mediterránea te asegura unos estándares de calidad mínimos que te ayudarán notablemente  a no desfallecer en tus entrenos. Pero, si a pesar de llevar una buena dieta, notas algún tipo de carencia o tus análisis demuestran que algo falla, lo mejor es consultar con un profesional de ciencias de la salud que te asegure y te facilite el llevar la alimentación más correcta. Proteínas, aminoácidos y decenas de complementos te pueden ayudar a mejorar tu forma, pero debemos conocer la forma correcta de utilizarlos: cantidades, combinaciones, duración, entre otros. Debe haber un experto que nos supervise, si no podría no valerte de nada, y eso después de haberte gastado  un dineral.

No sólo de nutrientes vive el runner

Aparte de la alimentación, la planificación de los entrenamientos es otra de las partes fundamentales del aumento de tu rendimiento de la forma más lógica; es decir, entrenando. Una tabla de entrenos adecuada a tu edad, condición física, sexo y objetivos es básica para que tu rendimiento aumente paulatinamente de una manera notable. (artículo relacionado: plan de entrenamiento) Poco más de tres semanas le hacen falta a tu cuerpo para rendir más dentro de una misma disciplina. Tanto si eres nuevo en esto de correr, como si llevas toda la vida, entrenar con unas pautas es básico, para que por un lado tu rendimiento aumente de manera controlada y por otro, puedas comprobar en primera persona como los objetivos que te has marcado, llegan cuando el trabajo está bien planificado.

El entreno bien realizado nos puede convertir con el tiempo en verdaderos entreno-dependientes. La cantidad de hormonas que segregamos durante el ejercicio, nos ayudan a tener una sensación muy agradable y ciertamente eufórica que buscamos cada vez que vamos a entrenar. Sí, en cierto modo nos genera una cierta adicción a sentir esa plenitud física y mental tanto durante el ejercicio, como cuando llegas a casa. Y ese bien estar, esa sensación de esfuerzo, potencia y capacidad de superar los obstáculos de tus entrenos son uno de los motivos que hacen tan grande este deporte. La euforia no es solo cuestión de dopaje, es cuestión de satisfacción por el trabajo conseguido.

¿Porqué se cruza la línea para doparse?

Sin duda esa delgada y complicada línea existe. Buscar el máximo rendimiento es algo que todos los que entrenamos cada día, buscamos. Pero esa búsqueda siempre tiene dos caminos: Uno que implica entrenos cada día, seguir una dieta muy estricta que, a la vez, sí se puede complementar con ciertas vitaminas totalmente legales y beneficiosas para el organismo (artículo relacionado 03),  horas de sueño, descanso, estiramientos y una parte de suerte que te ayude en los días de competición.

Y el otro, el camino del dopaje, que incluye todo lo anterior, pero además suma el estar bajo supervisión médica 24 horas, invertir una fortuna en sustancias ilegales y convivir con la peligrosa incertidumbre sobre la que planean los efectos secundarios de muchas de las sustancias dopantes. Problemas de corazón, hipertensión, ansiedad, estrés, presión por saber si vas a dar positivo, depresión… Tomar sustancias dopantes incluso bajo estricta supervisión médica, nunca te asegura que no vaya a haber ningún efecto derivado de la ingesta o transfusión.

A nivel aficionado, a pesar de que se han visto algunos casos últimamente, no es una práctica demasiado habitual, pese a la casi inexistencia de controles antidoping en las carreras, sin embargo a nivel profesional, es una vía que algunos atletas intentan, por miedo a fracasar, por recuperar y superar viejas marcas, por no perder patrocinios, o simplemente por alargar su carrera deportiva tanto como sea posible. La respuesta a si merece la pena o no, es básicamente un no rotundo.