Home Club Running Dafne Schippers: 200m de presión
Club Running - miércoles, 27-07-2016

Dafne Schippers: 200m de presión

El 28 de agosto de 2015 en Beijing, Schippers superó a la segunda clasificada por tan solo 0.03 segundos, suficientes para alzarse con el oro en los 200 metros en el Campeonato Mundial de Atletismo convirtiéndose en la tercera mujer más rápida de la historia en esta distancia. Toda una demostración de intenciones; esta victoria sucedió apenas dos meses después de que anunciara que se centraría en el esprint y tan solo cuatro días después de hacer un segundo puesto en la final de los 100 metros -la primera le sacó 0.05 segundos…-.

En el Campeonato Mundial de 2013 en Moscú, Schippers subió al podio, pero como heptatleta. Ese bronce fue la primera medalla ganada por una holandesa en toda la historia del campeonato.

Nacida el 15 de junio de 1992 en Utrecht. Su carrera deportiva empezó con nueve años como deportista multidisciplinar: título de heptatlón juvenil en 2010 y un título europeo en 2011. En el Campeonato Mundial de 2011 en Daegu, Corea del Sur, Schipppers batió el récord nacional de Holanda en 200, pista de su futura especialización a sus 19 años, pero sin conseguir llegar a la final por 0.05 segundos. En 2014, superó su marca en los 200 metros, llegando a su participación en el Campeonato Europeo y haciéndose con el oro en los 100 y los 200.

Schippers anunció su decisión en junio de 2015 demostrando sus aptitudes con la carrera de 21,63s en Beijing. Durante el Campeonato Prefontaine Classic en 2016, en Eugene, Oregón, la atleta reafirmó que los 200m era su nueva disciplina, respondiendo con una risita en una entrevista en que le preguntaron si se replanteaba volver al heptatlón: «Es un mundo nuevo y está genial». 

Pero a la vez, admitió la presión. Cuando consigues el oro, mantener la gloria aplazando la competición aumenta la responsabilidad de ganar.

Pensé, "¡Vaya! Voy a tener que correr con toda esta gente", reflexiona Schippers sobre encontrarse en la línea de salida junto a la élite mundial. "Entonces, realmente tengo que demostrarlo, porque realmente ahora… Ahora soy campeona mundial".

En su preparación, está centrada en reducir el desgaste físico, mientras antes hacia todo y más. A la vez intenta perfeccionar sus destrezas. Pero ahora que es campeona mundial, debe aprender realmente a esprintar:

Se dedica en cuerpo y alma a cada parte de la carrera: «La dividimos en cuatro fases», explica sobre los 100 metros. «La primera va de los cero a los 30 (metros); entre 30 y 60 hay que mantener la calma, erguida, y entonces viene la parte de la velocidad, si no me equivoco. Y desde ahí, correr limpiamente hasta el final; el final también es una fase».

Las salidas es lo que más le ha costado perfeccionar, no gracias a su estatura -casi 1,78m-. Y una mala salida en los 100m es prácticamente irrecuperable.

De forma similar, también ha perfeccionado su enfoque hacia los 200 metros. «Si tomas la curva demasiado rápido, lo notas, porque no puedes mantener el ritmo hasta el final. Así que aceleras más suavemente desde la curva hasta el final. Tratas de ser más sensata con tu energía», explica. Factores claves para mantener el ritmo y conservar la ventaja mental sobre la competición.

Este verano quiere demostrar que se siente bien bajo presión y conseguir buenos resultados, además de demostrar que los 21,63 segundos, y el oro que consiguió con ellos, no fue casualidad. Y sobre todo, demostrará que, a pesar de que sus inicios como heptatleta, es una «velocista nata».

Aprende a entrenar como Dafne y descubre más sobre los recorridos de los atletas de Nike —y sobre cómo pueden servirte de inspiración— en nike.com/athletes.