Home Club Running Diferencias entre el RUNNER PRO y el AMATEUR
Club Running - miércoles, 29-07-2020

Diferencias entre el RUNNER PRO y el AMATEUR

En el mundo del running, también hay clases...

Diferencias entre el RUNNER PRO y el AMATEUR

Está muy claro que el mundo del running se divide en dos… No todos los «runners» son iguales. Cuando vas a una carrera ves que hay diferencias sustanciales entre los primeros y los últimos, y no estamos hablando del ritmo. ¿Hay diferencias entre el RUNNER PRO y el AMATEUR? ¿Cuáles son las principales diferencias…?

Diferencias entre el RUNNER PRO y el AMATEUR

RUNNER PRO:

1. Su día a día: 

  • Entrenamientos diarios, no hay día en blanco.
  • No solo es entrenar: Entrenador, fisioterapeuta, nutricionista, psicólogo deportivo, coach…
  • La agenda diaria de un deportista «PRO» es un tetris para cumplir con todas las obligaciones diarias.
  • Todo está planificado. Competiciones, entrenamientos, dieta…
  • No está permitido: Salir de noche, tomar alcohol, un McDonald’s a traición saca puntos…
  • Con la palabra «PRO» viene la palabra «MANIÁTICO». Además, todos tienen manías muy tontas, que si el calcetín derecho antes que el izquierdo, que si el gel en la parte derecha, el desayuno el día de carrera, no pises las líneas blancas…
  • Entrenamientos invisibles: Dedicar horas al gimnasio, al core, a los estiramientos (muy pocos…).

2. Indumentaria:

  • Siempre van como un pincel. Colores combinados, misma marca en todas las prendas, bastante minimalistas (pocos artilugios).
  • Últimos modelos de zapatillas, siempre los más caros. Obviamente… ¡Con carbono! Ahora no eres nadie si no vas con Carbono.
  • De hecho, hay muchas veces que te cuesta ver diferencias entre ellos, todos van igual… las modas han hecho mucho daño al atletismo.
  • Sin música, a pelo.
  • No hay nada que salga de la aerodinámica del corredor.
  • Tiene zapatillas para todo: Las de entrenamiento, las mixtas, competición 5k, 10k, media maratón, maratón… Las de Trail fácil, trail difícil… terreno mojado, medio seco… jajaja
  • Reloj GPS: Configurado al gusto, todas las pantallas personalizadas y todo en su sitio.

3. Competición:

  • Siempre en grupeta organizada, mismos colores, mismo equipo.
  • Todo bien pautado, parece un desfile militar.
  • Son de los últimos en entrar en el cajón, pero siempre consiguen posicionarse delante. Son bastante «colones».
  • Siempre se intentan sacar presión. A ver como sale… Vengo con poco kilometros… No creo que pueda seguirte, etc.
  • Técnica impoluta. Son galgos del asfalto. Poesía para nuestros ojos.
  • Los primeros kilómetros no expresan nada, es flipante. No hay movimiento gesticular en su cara. Los últimos kilómetros esto puede cambiar a bocas semiabiertas, salivosos…
  • Son de esos que si tienen un buen día, lo van a petar. Si tienen un mal día, probablemente te los encuentres sentados en el bordillo al cabo de 20 km.
  • ¡El tiempo es el objetivo! Disfrutar… ¿Qué es eso…?
  • El público los anima a muerte… ¡Ellos no se enteran de nada!
  • Estrategias infinitas en el pelotón. Tira uno, tira el otro… Algún codazo que otro.
  • Llegadas agónicas para batir un segundo su mejor marca ¡Un segundo!
  • El estado de satisfacción de un RUNNER PRO siempre depende del tiempo que han conseguido en la carrera, todo lo demás no importa.

AMATEUR:

1. Su día a día: 

  • Pues lo normal. Salgo a correr cuando me apetece.
  • ¿El ritmo? Depende… si me apetece rápido, pues rápido. Si veo que no tengo el día pues lento…
  • No suele tener entrenador, aunque cada vez (por suerte) vemos más entrenadores. La ecuación se suele quedar allí. La visita al fisioterapeuta suele ser muy ocasional.
  • Hacer deporte para disfrutar, punto y pelota.
  • Todo es bastante subjetivo, sin gran rigidez en los entrenamientos. Improvisación en las competiciones… Si van los colegas, yo también voy.

2. Indumentaria:

  • La ropa puede ser variopinta, las marcas también. Hay una empresa francesa que suele tener bastante relevancia en los conjuntos «runners» del corredor amateur.
  • Las zapatillas suelen ser las más «tochas» del mercado y, obviamente, solo tienen unas. En definitiva, invierten lo necesario, y suficiente, para ser finishers y disfrutar de la experiencia.
  • Suelen abusar de los accesorios. Todo vale para salir a correr: Auriculares, cinta para el pelo, soporte para el brazo con el teléfono, cinturón, botella de mano…
  • La elección de la ropa suele ser errónea. Casi siempre la equivocación va en dirección a demasiado abrigados. Siempre acaban con ropa colgando de la cintura.

3. Competición:

  • El punto más importante es: Saludar a los amigos, selfies, publicaciones… Competir es un tema social, más que competitivo.
  • No hay una rutina específica de calentamiento, muchas veces ni hay calentamiento.
  • Pánico a la parte frontal del cajón de salida.
  • El objetivo principal es disfrutar. Animar a la gente en los aplausos, gritos motivacionales, bailes al ritmo de los grupos de animación.
  • Las caras suelen ser de sonrisa hasta la mitad de la carrera, a partir de allí hay una desconfiguración generalizada en todos los corredores.
  • Al finalizar, el tiempo es lo de «menos». Lo importante es intentar rascar lo máximo del último avituallamiento.
  • Las charletas de final de carrera son infinitas, se pueden estar horas hablando… ¡Con todo el sudor!