Home Noticias Actualidad El ejercicio físico multiplica x8 la supervivencia frente al COVID-19
Actualidad - Noticias - Salud - viernes, 26-03-2021

El ejercicio físico multiplica x8 la supervivencia frente al COVID-19

El ejercicio físico multiplica x8 la supervivencia frente al COVID-19

Según un reciente estudio elaborado por los cardiólogos del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínica San Carlos de Madrid, la actividad física podría aumentar hasta 8 veces las posibilidades de supervivencia frente a personas sedentarias, según los resultados obtenidos en su muestra.

El estudio publicado en la revista americana Infectios Diseases and Therapy se realizó con una muestra de 520 pacientes de 18 – 70 años. Todos ellos hospitalizados por COVID-19 durante la primera ola, del 15 de febrero al 15 de abril de 2020.

Estos pacientes fueron divididos en dos grupos: los que tenían una vida sedentaria (un 57,1% de ellos) y personas que hacían ejercicio regular de mínimo 30 minutos 2 veces por semana (42,9%).

Los siguientes motivos llevaron a los investigadores a mirar hacia atrás y desarrollar este estudio:

  • La infección por SARS-CoV-2 deriva en una enfermedad respiratoria grave con una mortalidad global en un 3% de los pacientes
  • Se ha demostrado que los pacientes con factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes, obesidad y fumadores) y enfermedades sistémicas previas (cardíacas, pulmonares, renales, hepáticas, cerebrovasculares o patologías oncológicas) tienen un peor pronóstico con la infección por coronavirus.
  • Diferentes estudios de observación también sugieren que el ejercicio en sí mismo pueda reducir el riesgo de mortalidad y estar asociado con niveles reducidos de marcadores de inflamación.
  • Es razonable estimar que la actividad física regular pueda influir positivamente en la evolución de la infección por SARS-CoV-2

Beneficios del ejercicio físico frente al COVID-19

«El grupo que mantenía una actividad física constante, ligera o moderada, presentaba un riesgo de mortalidad del 1,8% frente al 13,8% del grupo con un estilo de vida sedentario.» Explican sus autores en la web isanidad.

Todos sabemos la importancia del ejercicio físico para prevenir enfermedades como las de origen cardiovascular, pero ahora estos investigadores han podido constatar su importancia frente el virus. “Hemos podido comprobar en pacientes hospitalizados con Covid-19 la trascendental influencia de la práctica de ejercicio físico en la supervivencia o mortalidad de estos pacientes”. Indica uno de los médicos del estudio, el Dr. Salgado.

Pero no solo vieron que la actividad física ejercía un papel importante. También analizaron el estilo de vida de la muestra. Entre los sedentarios vieron que había un mayor porcentaje de fumadores (6,7% por 3,6%) y de obesos (23,6% por 16,1%) respectivamente. Asimismo, también observaron que las personas sedentarias tenían mayor tasa de insuficiencia respiratoria (53,9% por 35,9%), insuficiencia renal (14,5% frente a 6,3%) y estancia hospitalaria.

“Lo que realmente fue sorprendente y novedoso fue observar cómo el sedentarismo aparecía como un factor predictor independiente de mortalidad”

Explican los autores. “Hasta ahora se recomendaba controlar los factores de riesgo y realizar ejercicio físico pero sin mucha evidencia científica; sin embargo, a partir de ahora realizar ejercicio físico de forma regular se convierte en un factor primordial ya que reduce ocho veces la posibilidad de fallecer por Covid-19 cuando la persona precisa ingreso hospitalario”. Comenta el Dr. Julián Pérez-Villacastín, director del Instituto Cardiovascular del Clínico.

Limitaciones de este estudio que asocia el ejercicio física con el COVID-19

Cabe la pena recordar que se trata de un estudio prospectivo, es decir, que analiza datos del pasado de un grupo de personas hospitalizadas durante dos meses. Por lo tanto, no tuvo en cuenta personas no hospitalizadas ni pacientes que fueron atendidos de forma ambulatoria. Tampoco se incluyeron los pacientes que fallecieron antes de recibir atención médica o en los que el diagnóstico de COVID-19 no pudo ser confirmado por PCR.

La importancia del nivel de actividad física de referencia en estos grupos podría haber sido diferente y se requiere más estudios para acabar de confirmar su impacto.

Asimismo, los autores mencionan que no se tuvieron en cuenta ciertas variables no cuantificables que podían inducir al error.

La valoración del nivel de actividad física de referencia se realizó tras el alta hospitalaria mediante un cuestionario de autoevaluación. Este podría estar muy influido por el estado físico y emocional de los pacientes tras la superación de la enfermedad. En el caso de los pacientes que fallecieron durante o después de la hospitalización (45 pacientes), este cuestionario lo completaron familiares. Lo cual podrían no ser 100% reales. Sin embargo, en el contexto de las limitaciones impuestas por la pandemia (medidas de aislamiento y confinamiento), el cuestionario «Escala de evaluación rápida de la actividad física» fue considerada como la mejor herramienta. Por su simplicidad, fácil comprensión y uso. Esto permitió que incluso se pudiese realizar por teléfono.

Los autores finalizan su apartado de limitaciones explicando que serían necesarios estudios prospectivos que analizasen de forma más exhaustiva la actividad física para acabar afirmar esta relación positiva.