fbpx
PUBLICIDAD Billboard

El genu varo: arqueo de las piernas

Comunmente relacionado como la típica postura de los cow-boys del oeste americano, es muy común en la primera infancia y no hace falta prestarle mucha atención, pero es algo más problemático si se da en la adolescencia. Su origen puede deberse a un traumatismo, un tumor, una predisposición genética al raquitismo y otras afecciones similares. La desviación contraria se llama genu valgo, pero de esta hablaremos otro día.

PUBLICIDAD Content_1

A menudo se ha especulado si el excesivo deporte en la infancia puede ocasionar este tipo de deformaciones y la respuesta es que sí. Por supuesto, no es lo mismo montar a caballo que correr o jugar a fútbol, pero la incidencia parece que está presente en todos los deportes de impacto vertical (como correr).

Esto no significa que todos los que hemos empezado a correr de pequeños vayamos a padecer genu varo con los años (y luego artritis, que es su continuación más habitual). Pero es importante prestar atención a los errores que hemos podido cometer nosotros para que no los cumplan otros.

En este caso, el único consejo que se puede dar a un niño es que el entrenamiento en edades pediátricas tiene que ser muy progresivo y acorde a la edad biológica (maduración ósea, sobre todo). Si nos pasamos de rosca… los problemas en el futuro pueden ser graves. 

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8