Home Club Running El test de isquios
Club Running - jueves, 07-12-2017

El test de isquios

Es muy posible que en el colegio, cuando eras pequeño, realizaras el famoso test de “sit and reach para saber si tus isquios eran cortos o no: sentado con las piernas estiradas, tenías que llevar las manos adelante hasta tocar los dedos de los pies o, con suerte, superarlos. Pues… eso realmente no medía muy bien la longitud de los isquiotibiales y ha ido desapareciendo, aunque todavía es demasiado frecuente en algunas consultas. Lo cierto es que colocaba la zona lumbar en una flexión poco recomendable, la pelvis en retroversión y favorecía aquellas personas con los brazos largos (en proporción con el tamaño del cuerpo o la longitud de las piernas).

Pero claro, no puede desaparecer un test y no ser sustituido por otro. Por esta razón, ya hace bastante tiempo se acepta el active straight leg raise” como una opción mucho más precisa y segura. Además, es bastante fácil de evaluar y clasificar los resultados en “isquios cortos” o no.

Para este test, el sujeto se estira en el suelo, boca arriba, con las piernas estiradas y la espalda en posición neutra. Desde esta posición, flexiona una pierna con la rodilla extendida hasta su máximo (sin que la cadera rote ni la otra rodilla se flexione). En este punto, se toma como referencia el tobillo de la pierna levantada (en concreto, el maléolo) y se analiza si supera o no la vertical de la rodilla que está en el suelo. De 0 a 3 puntos según esta escala:

0.       Si el atleta presenta dolor que le impide realizar el test

1.       Si el tobillo de la pierna levantada no alcanza la vertical de la rodilla

2.       Si el tobillo de la pierna levantada está entre la rodilla y la mitad del muslo

3.       Si el tobillo de la pierna levantada supera la vertical de la mitad del muslo

Este test no solo valora la longitud de cada uno de los isquios de manera individualizada sino que además lo hace de manera activa. Es decir, valora la fuerza de los flexores de cadera con respecto a la resistencia que ofrece la tensión del isquio. Y los resultados son muy sencillos de interpretar: si tienes un 0, visita rápidamente al fisioterapeuta o al médico; con un 1, empieza un programa intensivo de estiramiento; con un 2, trabaja los estiramientos de forma rutinaria, pero sin necesidad de ganar rango articular. Y con un 3, no hace falta que pierdas el tiempo estirando; tus isquios son suficientemente largos para correr.