Home Club Running Empieza mejor el día con estos 4 consejos
Club Running - lunes, 28-10-2019

Empieza mejor el día con estos 4 consejos

Solo dormir bien y estar descansado al despertarte no basta para aguantar todo el día, mantener los niveles de energía y estar motivado para entrenar cuando terminas el trabajo. El descanso, sí, es bueno, pero no lo es todo y el resto del día vendrá determinado con los primeros pasos de la mañana. Como, por ejemplo, el desayuno. Pero no solo éste y por eso te dejamos cuatro malos hábitos a evitar por las mañanas y consejos para empezar el día con energía

1. Aparta los dulces en tu desayuno

Parte de la población cuando se levanta y decide echarse un bocado a la boca está tentado algo dulce, porque seguro que vas a la cafetería a pedir un café para llevar -de este punto hablaremos más adelante- y compras un cruasán, una madalena, una palmera de chocolate o alguna que otra tontería dulce. En definitiva, pastas llenas de azúcar y carbohidratos simples que, por un momento te ayudan a empezar el día positivo pero que en cuanto pasa una hora ya vuelves a tener hambre porque baja el nivel de azúcar. ¡MAL!

Para empezar bien el día, quitarte las ganas de dulce y tener un desayuno equilibrado, prepárate un buen smoothie -ahora que este nombre está tan de moda- con fruta, bebida vegetal, algo de cereales naturales -por ejemplo avena en copos- y si eres de tomar algún suplemento -proteína en polvo, colágeno, vitaminas, etc- añádelos para tener un batido muy nutritivo.

2. Deja el desayuno para más tarde

¿Te suele pasar que cuando te levantas no tienes hambre? Si es así, por mucho que digan que el desayuno es la comida a la que más importancia se le debe dar del día, no es una regla aplicable 100%.

A aquellas personas que no les sienta bien desayunar nada más levantarse, mejor que esperen y que pasen algunas horas para empezar a ingerir comida sólida. Tomar un café para espabilarse, irse a trabajar y mientras estás trabajando en la oficina te entra hambre, haz un break para comer algo. Incluso de esta forma puedes llevarte un rico smoothie.

Otra opción es probar el ayuno intermitente. Puedes hacer el 16/8, uno de los más fáciles. Estar 16 horas sin comer y luego limitar la ingesta en un espacio de 8 horas. Puedes terminar de cenar a las 22h y estar hasta las 14h del día siguiente sin comer.

3. Entrena algún día por la mañana

No todo el mundo puede ponerse a entrenar por las mañanas o le gusta hacerlo. Pero entrenar algún día en esta franja horaria, siempre es bueno ya que así te mantendrá activo durante todo el día, te evitará tener la excusa de que estás cansado para entrenar después de trabajar y así te acostumbras a los horarios de las carreras.

Además, entrenando por la tarde y más si tienes problemas para dormir, no ayuda. Tu organismo queda demasiado activado por la adrenalina, viéndose afectada la recuperación. En cambio, un entrenamiento matutino te ayuda a mejorar la calidad de sueño, ayuda a activar el metabolismo, quemar más calorías durante el día y a aumentar la productividad.

Si te gusta mucho dormir, para poder estar las máximas horas posible en la cama, prepárate todo lo necesario para salir a correr por la mañana la noche previa. E incluso dejarte preparado todo lo del día.

4. El café, mejor solo

Si eres de los que necesita un café a primera hora del día para despertarse, está bien. Pero si este café puedes tomarlo solo o con un poco de leche -o bebida vegetal- y no tomar los típicos de las cafeterías que está tan de moda en los que puedes echarle de todo y más, mejor. Los que cafés que llevan crema, sirope, caramelo u otros endulzantes están llenos de calorías. Y si además te compras un bollo dulce, aún más azúcar. Además de la cantidad de calorías que llevan…

Así que nada mejor que un café, de grano recién molido, es lo más saludable que puedes hacer para empezar el día sin pasarte con el dulce.