Home Noticias Entrevistas Almudena Ariza «Me gustan las historias que muestran la grandeza que hay dentro de las personas»
Entrevistas - martes, 02-02-2021

Almudena Ariza «Me gustan las historias que muestran la grandeza que hay dentro de las personas»

Decía Calderón de la Barca que «la vida es sueño». En esta vida todos tenemos sueños. Si tuviéramos que almacenarlos no cabrían sino en la inmensidad de nuestro universo. Para muchos corredores es un sueño correr un maratón. Para muchos otros, sin duda, correr el de Nueva York. Jamás ese fue el sueño de Almudena Ariza, periodista «nómada» de Televisión Española, ahora corresponsal en París. Ella se topó con la distancia de Filípides por obligación, por trabajo. Y se enamoró. Ahora, Almudena Ariza corretea su amor por París y sus lugares más emblemáticos y soñados. ¿Se puede pedir más? Sí. Descubrámolos con ella.

Acabado el primer mes de 2021, un año en el que durante los últimos meses teníamos ciertas esperanzas, ¿Cómo se presentan los siguientes meses para una española temporalmente en París?

Estoy esperanzada. Confío en que todos estemos pronto vacunados y podamos seguir adelante, con nuestros sueños y nuestros proyectos. Y, tras la experiencia de esta crisis, confío también en que saldremos más reforzados, más unidos, más solidarios y más responsables con el mundo que habitamos. Y, por supuesto, que no nos olvidemos de quienes más nos necesitan -los más vulnerables, por edad, por salud o por situación económica- y de quienes han perdido a alguno de sus seres queridos. Quiero pensar que después de todo esto construiremos un mundo algo mejor, ahora que hemos visto lo frágiles que somos. Todos por igual. Porque ésta ha sido una epidemia global que a todos nos ha afectado.

El año pasado te quedase sin participar en el Medio Maratón de París por culpa del COVID. ¿Has podido participar en alguna carrera desde entonces? 

Yo tendría que haber corrido la Media Maratón de París, la de Lisboa y las maratones de París y Nueva York. Estaba inscrita en esas cuatro carreras. E incluso la maratón de Nueva York me había tocado por sorteo y en el 50 aniversario de la carrera. Iba a ser un acontecimiento increíble. Pero no ha podido ser. No me quejo; estoy bien de salud y sigo corriendo y disfrutando, pero sí echo de menos las carreras.

Independientemente de la incertidumbre, ¿hay alguna carrera anotada en tu agenda para el presente año?

Yo me apuntaré a la primera que pueda y a la que me sea posible asistir. Tampoco sabemos cuándo vamos a poder viajar. Ahora, desde Francia no se puede viajar a países que no sean de la Unión Europea.

Los que te seguimos vamos viendo algunas de tus sesiones de entrenamiento por diversas calles de París. ¿Cómo es correr por una ciudad tan icónica? ¿Almudena Ariza correr sola o en grupo?

Corro siempre sola y siempre con música de salsa. (Si alguien tiene interés tengo mis playlist en Spotify). Correr por París es como correr por un museo al aire libre. En mis entrenamientos suelo recorrer los Campos Elíseos, el Louvre, Notre Dame, la ribera del Sena y acabo en la Torre Eiffel y de ahí subo hasta el Parc Monceau, cerca de mi casa. Hay días en los que me paro, miro a mi alrededor, respiro  profundo y me digo a mí misma: “Mira qué belleza, y estás aquí, corriendo y con salud y con todo esto delante”…Y, de verdad, me siento feliz y afortunada.

¿Cuál es el rincón parisino favorito de Almudenaa Ariza?

Subo mucho a Montmartre porque son casi 5 km de cuesta arriba desde mi casa. Lo hago cuando tengo que entrenar cuestas y subidas. Me encanta. Cuando llego arriba, donde está la basílica del Sagrado Corazón y se divisa toda la ciudad, también siento que “me elevo” un poco. Es un lugar con muy buena energía. Y es como un premio tras correr en cuesta. Y luego, solo va a mejor. Porque ya todo es bajada.

Almudena Ariza

Tú has practicado esta afición por diversas ciudades de las más importantes del mundo. ¿Qué diferencias has podido atisbar entre unas y otras?

Para mí, la “ciudad paraíso” del corredor es Nueva York. Es donde comenzó mi afición y donde incorporé la rutina de correr a mi vida. Cualquier carrera en Nueva York, aunque sea una de 10 km, es un espectáculo. Por los corredores y por la afición. Siempre hay gente animando y siempre las carreras son una fiesta. He participado en carreras a -12 grados, con nieve, con hielo, con lluvia torrencial. Pero allí nada ni nadie se para.

Cada ciudad es hermosa cuando la “corres”. Me gusta mucho la carrera urbana. Corretear por las calles, pasar delante de los comercios, observar cómo empieza o cómo acaba el día. Suelo correr o muy temprano o muy tarde, por el trabajo. A veces me levanto a las 6,00 o 6,30 para salir a la correr y me encanta ver cómo va despertando la ciudad. Y al revés, correr a las 10,00 de la noche o más tarde y ver cómo el ritmo va bajando y cómo la ciudad se apaga.

Háblanos de cómo te le llegó a Almudena Ariza a ti la afición por la carrera a pie.

Fue en Nueva York, donde estuve 7 años como corresponsal. Y ocurrió tras cubrir, como periodista, la maratón de NYC. Me impresionó el ambiente, pero, sobre todo, las historias de los corredores no profesionales. Gente de todas las edades, con diferente condición física, pero todos con un gran reto, con un sueño y con una inmensa alegría en sus caras cuando entraban en meta. Al ver la felicidad de esas personas me imaginé sintiendo lo mismo. “Si correr les hace tan felices, yo voy a probar también”. Y no me equivoqué. Correr me hace feliz.

 ¿Y qué te llevó a pasar de correr por correr a ponerte un dorsal por primera vez? ¿Dónde y cuándo fue?

Una cosa te lleva a la otra. El primer verano que empecé a correr no hacía más de 3 kilómetros seguidos. No aguantaba nada. Pero soy muy voluntariosa y constante. Y cada semana aumentaba un poquito más. Un buen día me dije que iba a inscribirme en una carrera de 10 km. Corrí e incluso hice un buen tiempo. Disfruté tanto, tanto, tanto, que no dejé de correr desde entonces. Llevo ya 5 maratones y 30 medias. Pero eso no es lo mejor, sino lo que disfruto cada día.

¿Te habías imaginado corriendo maratones?

Jamás en la vida. Ni por curiosidad asistí nunca, como público, a una carrera. Ahora que sé lo que cuesta me encanta ver a la gente correr.

Algunos dicen que los corren para divertirse, para convertirse en verdaderos corredores. ¿Qué supuso para Almudena Ariza acabar tu primer maratón y qué han supuesto los siguientes?

Todos me han dado lecciones, con todos he aprendido algo y con todos he sufrido y disfrutado. El dolor se pasa rápido y se olvida. Y lo bueno es que cuando terminas ya estás pensando en el siguiente. Es muy loco. Lo sé, pero solo los que corren pueden entender esta locura maravillosa.

Madrid, Nueva York, ¿el siguiente? 

Espero que sea Nueva York, si es que se celebra.

Almudena Ariza

Háblanos de tu experiencia en el maratón de la gran manzana.

He corrido dos veces la maratón de NYC. Son momentos inolvidables, hitos en mi vida. Corres delante de dos millones de personas que salen a la calles para animarte y hacerte sentir un heroína. Se concentra mucha energía en esa carrera porque confluyen los sueños, el entusiasmo y los retos de miles de personas en un escenario único, icónico. Como deseo pediría poder correr esa carrera cada año.

Tú eres una periodista acreditada, con más de 20 años de experiencia. ¿Cómo te organizas para poder calzarte las zapatillas y salir a correr?

Nunca es fácil, pero la clave es organizarse y no dejarse vencer por la pereza. Si tengo que correr por la mañana me levanto muy temprano. No me permito decirme “no tengo tiempo”. Siempre hay tiempo. Se madruga o se trasnocha. Para mí no hay excusa porque, además, siempre que vuelvo de correr soy más feliz de lo que era cuando salí de casa. Siempre digo que hay que domesticar la voluntad. Y, al final, hay premio, porque correr siempre te mejora el día.

Llevas varios años trabajando como corresponsal en el extranjero. ¿Es ahora más fácil o más difícil para Almudena Ariza que cuando trabajabas en un estudio cada día?

No se trata de dificultad. Se trata de lo que a uno le gusta. A mí lo que me gusta es estar en la calle y trabajar sobre el terreno.

¿Echas de menos los años en que eras una de las caras visibles del Telediario?

Cero. Cuando estaba presentando los telediarios, lo que yo pedía a mis jefes era salir a la calle y hacer reportajes. Y afortunadamente ocurrió. No cambio la calle por el mejor plató de la mejor televisión del mundo.

¿Pros y contras de estar siempre esperando esa llamada para atender a la actualidad en las ciudades en que estás destinada?

Los pros: es lo que me gusta hacer. Contar lo que pasa a mi alrededor. Y contras: no hay descanso ni desconexión. Siempre tienes miedo de apagar el móvil y que entonces ocurra algo y no enterarte.

De las noticias que has dado allende nuestras fronteras, ¿cuáles son las que te dejaron mejor sabor de boca como profesional? ¿Cuáles son algunas de las que jamás te habría gustado transmitir?

En general, me gustan las historias inspiradoras. Las que muestran la grandeza que hay dentro de las personas. Me gusta más hablar de gente normal que de famosos y me encantan las pequeñas historias que nos ponen en contexto y que nos permiten muchas veces entender los grandes acontecimientos.

He cubierto guerras, tsunamis, terremotos, huracanes, hambrunas, crisis humanitarias, políticas…Son dramas terribles, pero siempre descubres humanidad hasta en las más grandes calamidades.

¿Qué noticia te gustaría dar, ya sea a corto, medio o largo plazo?

Ahora mismo…que todos somos ya inmunes al covid.

Podéis seguir a Almudena Ariza en Twitter

Compartir

SUSCRÍBETE PARA ESTAR AL DÍA

Si quieres estar al día de toda la información de running.es y ser el primero en enterarte de nuestras noticias, consejos, concursos y promociones, ya puedes apuntarte a nuestra newsletter.

Don't worry, we don't spam.