Home Noticias Entrevistas Entrevista a “Chuso” García Bragado, 8º en los 50 kms del Mundial de Doha
Entrevistas - Noticias - viernes, 04-10-2019

Entrevista a “Chuso” García Bragado, 8º en los 50 kms del Mundial de Doha

Acaba de volver del Mundial de Atletismo de Doha. A sus 49 años, ha escrito una nueva página en la historia de la marcha española. Bajo unas temperaturas superiores a les 30 grados y una humedad de más del 70%, Chuso García Bragado tuvo que sudar su condición de finalista en los 50 kilómetros marcha. Dentro de un año, cuando celebre medio siglo de vida, dirá adiós a la competición. La clasificación lograda en Doha casi le garantiza ya plaza para los que serán, atención, sus octavos JJOO. El país del sol naciente -y de la tecnología- ya espera a una auténtica máquina de la marcha: Bragator.

“Existe una confluencia de estrellas perfecta para que me despida en los JJOO de Tokio 2020”

¿Fue la carrera más dura que has corrido jamás tras haber participado en 13 Mundiales y 7 JJOO? (de hecho, el tiempo final, 4:11:28, fue su peor marca mundialista hasta la fecha).

Sí, sin ninguna duda. El calor de Doha es complicado de explicar, hay que vivirlo. Es bastante diferente del calor que vivimos en España, la humedad es muchísimo mayor y, por ello, la sensación de calor que tiene el cuerpo es más acuciante. Estás sudando continuamente desde el primer momento en el que empiezas a hacer ejercicio. El tiempo, como bien decías, ha sido el peor que he registrado en mi vida en un Mundial, pero me va a permitir ir a unos Juegos Olímpicos (admite, con una sonrisa).

Después hablaremos, precisamente de la cita olímpica. Con 49 años, 11 meses y 11 días has sido el atleta más veterano en participar jamás en unos Mundiales. Y lograste acabar 8º (en posición de finalista). ¿Esta carrera te permite sacarte la espina del Mundial de Pequín de hace 4 años en el que pensabas que habías sido 8º y al final ocupaste la 9ª posición?

Sí, en cierta manera sí. En Pequín, cuando crucé la línea de meta creía que había acabado dentro de los 8 primeros, el hito que me había planteado justo antes de la salida. Además, afortunadamente, esta plaza de finalista me permitirá estar en los JJOO de Tokio en 2020. Todos los atletas queremos ganar medallas, pero, si no es posible, como mínimo, intentar quedar lo más adelante posible. En este caso, dentro de las posiciones de finalista. 

¿Qué opinión tienes acerca del Mundial de Doha sobre las pruebas que se están disputando fuera del estadio bajo unas condiciones climáticas realmente extremas (sin ir más lejos, el maratón femenino tuvo más de un 40% de abandonos, cuando la cifra habitual no suele pasar del 15%)?

Inicialmente, cuando se supo que el Mundial se celebraría en Doha, se llegó a plantear un escenario alternativo debido a las duras condiciones que ya se sabía, de antemano, que nos íbamos a encontrar. Quedan por celebrarse los 20 kilómetros marcha y el maratón masculino, y me temo lo peor. He visto la climatología y llegan días aún más húmedos. A ver qué tal los pueden afrontar los atletas. Desde la IAAF, de hecho, tienen a una persona responsable con un termómetro de bulbo que, si supera los 30º (teniendo en cuenta diversas variables), debe platearse la suspensión de la competición. Espero que esto no ocurra, ya que nadie desea que ocurra algo más de lo que ha sucedido hasta ahora. Puedes llegar agotado a meta, pero recuperarte del esfuerzo durante la noche.

Viendo tu gran resultado, tus entrenamientos en Doha (realizó 2 stage en la capital de Catar, uno en junio y otro en agosto), los baños de agua caliente (a 40º) tras terminar los entrenamientos para que el cuerpo memorizase el calor extremo) y la ingesta de glicerina durante los entrenamientos… podemos afirmar que toda tu preparación fue más que satisfactoria.

(Chuso asiente satisfecho mientras terminamos de argumentar esta cuestión). Cuando empecé a preparar el Mundial en junio, sabiendo que era en Doha, tuvimos claro que debíamos adaptarnos al calor. Llevo muchos años trabajando con el doctor Xabier Leibar, que trabajo en el Centro de Perfeccionamiento Técnico en Fadura (Getxo) y me planteó llevar a cabo todo esto que has comentado previamente. La cuestión era adaptar el cuerpo a las temperaturas tan altas que íbamos a tener. Cuando regresé a Doha unos días antes de la competición, me di cuenta de que las condiciones incluso eran peores que la anterior ocasión. La idea era ser lo más competitivo posible. Y, de hecho, de cara a los JJOO de Tokio, tocará repetir muchas de estas estrategias, ya que voy a tratar de hacer una competición similar (a pesar de todo, Chuso tuvo que ingerir Primperán las horas posteriores a la competición para poder hidratarse perfectamente y evitar los vómitos).

Ya es la 3ª vez en esta entrevista que nos citas los JJOO, pero aún te falta certificar la mínima que establece la Federación Española para los 50 kilómetros marcha (bajar de las 3 horas y 50 minutos).

En realidad, uno de los requisitos ya lo tengo: quedar entre los 12 primeros lugares del Campeonato del Mundo. Y ahora, como bien dices, queda realizar el tiempo mínimo para acreditarlo del todo. En cualquier manera, siempre hay una tabla de puntuación que prácticamente ya me garantiza poder estar ahí. Eso sí, para asegurar la plaza al 100%, intentaré hacer la mínima que pide la Federación.

Los de Tokio serán tus octavos JJOO, todo un hito del olimpismo, sin precedentes (Chuso ha participado en todos los JJOO desde Barcelona'92). ¿Qué es lo que más te llama la atención de escribir esta página en la historia del deporte?

A nivel personal, no puedo sentirme más orgulloso, ya que he llegado al punto que me había planteado (reconoce, muy sincero). Poder cerrar mi carrera deportiva en Tokio, en mi 8ª presencia en unos JJOO… no se puede pedir un final mejor. Además, seguramente, será la última prueba de 50 kilómetros marcha que se celebre a nivel internacional. Es la prueba que me lo ha dado todo, y donde empezó en realidad toda mi trayectoria deportiva.

50 años y 50 kilómetros… ¿Una simbiosis perfecta para decir adiós, ¿no?

(Sonríe antes de responder). Sí, a nivel de números, se puede decir que hay una coordinación, una confluencia de estrellas perfecta. Todo será muy especial cuando llegue ese día.

En los últimos JJOO, en Río de Janeiro, fuiste el abanderado de la delegación española. Un orgullo personal. Y, a nivel deportivo, terminaste en la 19ª posición, ¿te obsesiona mejorar esa plaza en la capital nipona o bien estar en los Juegos ya es un triunfo personal?

Estar un unos JJOO ya es un triunfo por sí mismo. Pero cuando llegue la preparación, querré hacerlo lo mejor posible y para ello me voy a preparar y pondré todo mi empeño durante todos estos meses para lograr el mejor resultado posible. Sinceramente, si fuera parecido al que he tenido ahora en Doha, lo firmaría ahora mismo.

A nivel deportivo, ¿qué es lo peor de hacerse mayor?

Uno va acumulando experiencia, pero te recuperas peor, más lentamente, de los esfuerzos físicos. Tienes que dejar más tiempo entre cada entrenamiento y esto es algo que te limita muchísimo a la hora de preparar una competición.

¿En algún momento te has parado a hacer balance de tu trayectoria deportiva o bien es algo que sólo te recordamos los periodistas de vez en cuando?

La verdad es que durante todos estos años he tenido un buen reconocimiento público. Cada tiempo tiene su momento. Y, en mi caso, desde luego, a nivel de reconocimiento no puedo reprochar nada a nadie.

¿La edad es un estado mental?

A nivel mental, la edad es algo que permanece en el interior de cada uno. Si bien es cierto que hay que asumir que se van cumpliendo años y ser consecuente. En mi caso, por ejemplo, no puedo hacer ahora las cosas que hacía con 20 años (asevera, risueño). Cada uno debe saber cuáles son sus límites, que existen. No obstante, la edad no tiene por qué ser un impedimento. A veces, pensamos que ya no debemos hacer determinadas cosas a cierta edad. Quizás en este aspecto sí puedo ser ejemplo para muchas personas. Sin ir más lejos, estoy terminando estudios que tenía pendientes en la Universidad y no me sienta, para nada, limitado por mi edad (y se ríe, circunspecto).

¿Cuál es tu secreto para mantener viva la flama de la ilusión por la marcha? (siempre has dicho que el atletismo es tu vida y tu pasión)

Tener una ilusión y una motivación para hacer lo que haces es lo más importante. Si tienes ambas cosas, el resto es mucho más sencillo, casi secundario, no es una dificultad.

Ya te has planteado una cuestión que, en algunas ocasiones, puede presentar algo de vértigo: ¿y después de los JJOO de Tokio, cuando lo dejes, ¿qué harás?

La verdad es que aún no sé si echaré de menos la competición. Hay momentos, cuando no has podido entrenar tal y como querías, la competición se te hace un poco dificultosa. Tengo claro que seguiré vinculado al mundo del atletismo, como entrenador, dentro de clubes deportivos. De hecho, ya tengo un proyecto entre manos en el que cuentan conmigo y al que a mí me hace mucha ilusión poder sumar. Y, por otro lado, a nivel profesional mío particular, quiero retomar mi profesión de podólogo que tenía aparcada. Poco a poco, me voy reintroduciendo en la profesión y tengo en mente ya grandes proyectos que acabaré desarrollando en algún u otro lugar.