Home Noticias Actualidad Es típico de corredores…
Actualidad - Noticias - lunes, 31-08-2015

Es típico de corredores…

– Ponerte de muy mal humor si estás 4 días parado por una pequeña lesión.

– Convertirte en un energúmeno si los días que estás parado son más de 4.

 -Decir que no te has planteado hacer ningún tiempo concreto en una carrera (cuando hace semanas que lo sueñas).

– Comprobar, a la salida de una carrera multitudinaria, que el desodorante ha abandonado a más de uno.

– Que termine por gustarte comer cosas tan extrañas como los geles, las barritas o el muesli.

– Comprarte más ropa del Decathlon que del  Zara.

– Que te deseen "Suerte" como si fueras a jugar al bingo en lugar de a correr una carrera.

– Maldecir lo bien atornillados que están los tapones de las botellas de los avituallamientos.

– Que vayas hecho polvo en una carrera y cuando te adelanta un conocido te diga que vas muy bien.

– Que en la salida de una carrera te digan: "¡No te pierdes ni una, eh!"

– Tener más camisetas que camisas.

– Que se te agujeree la zona del dedo gordo y el resto de la zapatilla siga nueva.

– Ponerte el dorsal en la espalda en la 1ª carrera que haces.

– Echarte por encima toda el agua que te dan en un vaso en los avituallamientos.

– Desplazarte 100 kms una mañana de domingo para ir a correr una carrera de 10.

– Encontrarte aquel vecino en el ascensor que pregunta siempre "¿Aun sigues corriendo?"

– Hacerte un agujero en la barriga con un imperdible al ponerte un dorsal.

– Coger un disgusto de muerte en una carrera por haber hecho 10 segundos más de la cuenta.

– Llegar hecho polvo del trabajo y, para descansar, irte a hacer unas series.

– A la salida de una carrera, escuchar a todo el mundo decir que está muy jodido.

– Que al día siguiente de una carrera te pregunten en el trabajo en qué lugar has quedado.

– Decir en el Facebook los Kms que has hecho en tu entrenamiento diario y el tiempo que has tardado, aun a sabiendas que no le importa a nadie.

– Que te alegres cuando te digan que has adelgazado mucho y tienes mala cara.

– Pensar, a la mitad de tus primeras carreras, que no volverás nunca más.

– Preguntar a la salida de una carrera si tiene subidas y bajadas, cuando es de cajón que todas tienen subidas y ninguna bajada.

– Tener siempre una uña negra en un pie, o en los dos.

– Al terminar una carrera apresurarte a mirar por Internet a cuantos has adelantado.

– Que te digan en una carrera que 'ya llegas' cuando todavía te faltan 4 km.

– Creerte, ufano, que vas a 4'30 el km, mirar el crono y ver que vas a 6 '.

– Que te dé vergüenza pedir vaselina en la farmacia el día antes de una carrera.

– Tener más zapatillas que zapatos.

– Que te pregunten si has hecho alguna vez el maratón de El Corte Inglés.
– Ir detrás de una buena espalda en una carrera, pudiéndola avanzar fácilmente.

– No acabar de entender nunca la diferencia entre supinador y pronador.

– Preguntarle enseguida a un colega que acabas de conocer qué mejor tiempo tiene en el maratón.

– Empezar a disfrutar de verdad en una carrera cuando se envía el crono a la porra.