Home Noticias Entrevistas “Estoy fenomenal, pero me inquieta mucho saber cómo va a reaccionar mi cuerpo a la climatología”
Entrevistas - Noticias - sábado, 28-09-2019

“Estoy fenomenal, pero me inquieta mucho saber cómo va a reaccionar mi cuerpo a la climatología”

Granjero por pasión, atleta de profesión. Es Dani Mateo (Soria, 30 años), la última alegría del maratón español. Una sola competición de 42K le ha valido para hacerse un nombre entre los elegidos (2:10:53 en su debut en Rotterdam, el pasado mes de abril). Su ficha, de hecho, es la única masculina presente en el Mundial de Doha. La carrera se disputará el próximo 5 de octubre a las 00:00h para evitar las altas temperaturas de la capital catarí y una humedad “insoportable”, en palabras del propio corredor.  

-El maratón de los Campeonatos del Mundo de Doha será tu 2ª experiencia con los 42.195 metros. ¿La preparación ha distado mucho de la que seguiste para el maratón de Rotterdam, prueba en la que debutaste en esta distancia el pasado mes de abril?

La gran diferencia entre una preparación y otra ha sido la época del año. La de Rotterdam me pilló en unas semanas en las que corrí croses, una ½ Maratón, el Campeonato de España de clubes… y, en cambio, este ciclo ha consistido sólo en entrenar, entrenar y entrenar, sin nada que alterara este objetivo. Por lo tanto, puedo decir que ha ido fenomenal. Las condiciones ambientales que nos vamos a encontrar no nos han hecho variar nuestros entrenamientos.

-Temperaturas cercanas a los 30 grados y una humedad superar al 80%. Y eso que la salida de la carrera va a tener lugar a las 00:00 de la noche hora española (sábado, 5 de octubre), precisamente para atemperar los efectos sobre los corredores. ¿Qué conclusiones extrajiste en ese test que ya hicisteis en la capital cataría entre el 10 y el 16 de junio?

Mi entrenador Enrique Pascual –un histórico del atletismo español que ha entrenado a atletas de la talla de Abel Antón o Fermín Cacho- las ha visto de mil y un colores diferentes a lo largo de su dilatada experiencia dentro del mundo del atletismo. Y aún recuerdo lo primero que me dije cuando llegamos a Doha: “aquí no corremos, es imposible correr aquí”. Hay que vivirlo en primera persona para saber lo que es aquello (Dani aún habla con distancia de Doha; lo hace desde España, ya que va a apurar al máximo para viajar en el último momento hacia Catar para correr). La situación es parecida a cuando vas a la montaña y te maravilla la grandeza del entorno. Pues aquello es lo mismo, debes vivirlo por ti mismo para saber qué es. Es un calor insoportable.

 -¿La IAAF se debería plantear alguna medida extrema para prevenir la salud e integridad de los corredores y corredoras?

Es algo que deberían haber pensado hace tiempo, porque ahora ya no hay vuelta de hoja. No hay nadie que no vaya a correr debido al calor. Aun así, estas condiciones son un riesgo muy grande para nosotros. Pero hay que tener en cuenta que llevamos 12 semanas en las piernas, entrenando sin parar, para intentar llegar en las mejores condiciones posibles. La preparación para un maratón de este tipo es muy exigente, tanto a nivel físico como mental, llegas al extremo. Y lo que no podríamos entender ahora es que nos quedásemos sin correr porque alguien, de pronto, se ha dado cuenta de lo que ya sabíamos desde que se decretó que el Mundial se correría en Doha. 

-Durante tu preparación, en pleno verano español, ¿has intentado recrear de alguna forma el clima catarí (en la medida de lo posible, se entiende)?

Hemos estado de concentración en Doha, como bien decías, pero también en Lanzarote y Amposta. Y siempre hemos intentado correr a las horas centrales del día, cuando más calor hacía. Cosa que ha cambiado estos últimos días, salgo a las 21:30h a entrenar, en los que estamos corriendo ya por la noche, para adaptarnos a la hora en que vamos a tomar la salida.

-¿Hasta qué punto la hora tardía de la carrera, además del calor y la humedad, puede condicionar tu rendimiento?

Realmente, el tema del horario no es algo que nos preocupe y hemos trabajado y estamos trabajando para adaptarnos a él. Sin embargo, la climatología va ser el factor determinante del maratón de este Mundial. Será mi segundo maratón, y es una pena que lo corra bajos estas condiciones. A mi primer maratón, en Rotterdam, iba acojonado (y ríe ampliamente tras su sinceridad absoluta), no sabía lo que me iba a encontrar. En este caso, me encuentro fenomenal, he hecho unos grandes entrenamientos. No obstante, no sé cómo va a reaccionar mi cuerpo, es algo que me inquieta mucho, en realidad.  

-Al final, eres el único representante del equipo español (hay que destacar la baja por lesión del mejor maratoniano español, Javi Guerra). ¿Esto supone más presión?

No, para nada. La presión la tengo encima por mí mismo. A ver si me explico. Más que una cuestión de presión, se trata de una cuestión de querer hacer las cosas bien. Independientemente de cuántos componentes tenga el equipo, cualquier corredor quiere hacerlo bien en primer lugar por él mismo. Yo, como mínimo, siempre afronto las carreras de esta forma.  

-¿Te has planteado algún objetivo concreto de marca (con todos sus condicionantes) o de posición?

Mi vida entera, todo mí día a día gira en torno al correr. Por lo tanto, claro que he pensado en ello. Que las condiciones climáticas sean las que son, lo vemos más como una oportunidad de cara a la carrera para nosotros si las cosas nos salen bien y la salud nos respeta. No obstante, hay que ser muy conscientes que podemos ser los primeros en caer debido a las circunstancias. Mi estado de forma es ideal, pero es difícil prever qué va a ocurrir.

-¿Hay alguna posición concreta que dijeras que a partir de ahí te sentirías más satisfecho?

La verdad es que no. Realmente, vamos a competir. Y quien no puede decirte que tenga el mejor día de mi vida corriendo. Por lo tanto, prefiero no cerrarme a nada (admite muy reflexivo). No soy de mirar mucho a los rivales, ni de compararme con ellos. Prefiero centrarme en cómo estoy yo, y me encuentro muy bien, fenomenal, como te comentaba anteriormente. 

-¿Quién crees que es la máximo favorito para alzarse con la victoria?

Pienso que los de siempre, etíopes (Mosinet Geremew, Lelisa Desisa, Shura Kitata y Mule Wasihun) y keniatas (Paul Lonyangata, Laban Korir, Geoffrey Kirui y Amos Kipruto) parten como máximos favoritos. Sin embargo, cuando se bajen del avión y se den cuenta que no pueden ni respirar ni dar un paso, quizás cambian las tornas (cierra con sinceridad máxima de quién ha pisado previamente el terreno de juego).

-No está el mejor maratoniano de todos los tiempos, el keniano Eliud Kipchoge, que en 15 días intentará ser el primer hombre en correr los 42.195 metros por debajo de las 2 horas, en Viena. Tras quedarse a 25 segundos del objetivo hace poco más de 2 años, ¿crees que en esta ocasión lo logrará?

Creo que esta vez sí. Ha evolucionado mucho como corredor y también la ciencia de las zapatillas. Pienso que ha habido una evolución muy grande en este binomio. Lo van a lograr, seguro que sí.

-Hablando de evolución, en tu caso personal, has tenido una transición de la pista al asfalto más que meteórica. En tan sólo 7 meses pasaste de la pista a correr el maratón de Rotterdam en 2:10:53, para terminar en la 9ª posición general. ¿Crees que a día de hoy tus piernas valen una marca inferior a ese gran debut?

Estamos convencidos que sí, ya que los entrenamientos y la preparación así lo atestiguan. De hecho, están siendo incluso mejores que para el maratón de Rotterdam.

-Más allá del atletismo, tu futuro está en esa granja que regentas, además de otra que tiene tu familia. Últimamente, estamos viendo demasiados deportistas de alto nivel que no saben aceptar el final de su carrera deportiva –en algunos casos, los peores, llegando a padecer severas depresiones- y buscarse un futuro profesional más allá del deporte. ¿Qué opinas sobre esta cuestión?

Es una cuestión que hablamos mucho entre nosotros. De hecho, me considero muy afortunado de poder tener la granja y espero que las condiciones que tenga el día de mañana sean las adecuadas, que sean buenas. Pero muchas veces también es culpa del entorno del deportista. El deportista no debería vivir en una burbuja, tenemos una vida como todos, pagamos facturas como todos, y debemos cumplir con nuestros amigos, familia… A veces, los deportistas de alto nivel estamos como en un limbo y creo que deberíamos bajar de él y mezclarse más con el mundo real. Cuando estás en activo, es difícil poder compaginarlo con un trabajo, pero algunos atletas se aprovechan de ello para ofrecer una determinada imagen. Hay algunos atletas que no tienen nada, y eso me da algo de pena, pero en el fondo cada uno se labra su propio camino. Gracias a mi hermano, que se ocupa de la granja, yo puedo entrenar. Me ocupo de la gestión, pero sin su ayuda no habría podido estar ni en Rotterdam ni en Doha.