Cómo combatir las agujetas

Falsos mitos
Cómo combatir las agujetas-8
La verdad de las leyendas urbanas sobre las molestas agujetas

Cómo combatir las agujetas

¿Sirve para algo beber agua con con azúcar y limón después de un duro entrenamiento para evitar las agujetas? Te desvelamos la verdad esta leyenda urbana.

Más sobre: 

Por el Martes, 09-10-2012 en

Las agujetas, nombre coloquial de la mialgia diferida, son dolores musculares que aparecen tras entrenamientos fuertes, cambios de tipo de entrenamiento o primeros entrenamientos después de un tiempo de reposo.

Estos molestos dolores musculares son similares al que producirían pequeñas agujas (de ahí el nombre) y pueden ser tan intensos que incluso dificulten el movimiento de las articulaciones afectadas. Sus síntomas desaparecen al cabo de tres o cuatro días.

¿Qué las produce?

Desde siempre se había creído que las agujetas eran causadas por el ácido láctico que se origina durante el entrenamiento y que al cristalizarse producía las molestias. Es por ello que el remedio casero utilizado más frecuente era la ingesta de agua con azúcar; en ocasiones también se le añadía zumo de limón. Con ello se pretendía eliminar estos cristales de ácido láctico. En cambio, estudios recientes realizados mediante biopsia muscular han puesto de manifiesto que ni siquiera se forman dichos cristales después del ejercicio, ya que éstos el propio músculo los desecha, eliminándose instantes después de haber acabado el esfuerzo.

Las agujetas, entonces, se desencadenan por las contracciones que tensionan de forma demasiado agresiva el músculo y que en personas que no están habituadas al ejercicio practicado provoca micro roturas en las estructuras.

¿Cómo se evitan?

Para no sufrir agujetas lo mejor es evitar los aumentos bruscos de intensidad del ejercicio. Además, las primeras sesiones de cualquier nuevo entrenamiento no deberían ser muy intensas. A diferencia de otras lesiones, el calentamiento no tiene efecto de cara a evitarlas o disminuirlas.

¿Cómo se curan?

Para combatirlas, es importante abstenerse de hacer estiramientos intensos durante los tres primeros días. Las medidas más recomendables durante este periodo son:

• Baños calientes con esencia de romero, árnica o salvia.

• Masaje suave de renovación venosa.

• Estiramientos musculares suaves.

Relacionados: