La importancia de los cambios de velocidad

Fisioterapia
La importancia de los cambios de velocidad-49755
Conoce las ventajas de no siempre salir a trotar

La importancia de los cambios de velocidad

Más sobre: 

Por el Miércoles, 22-10-2014 en

Aunque a menudo se compare el cuerpo humano con una máquina, la verdad es que somos mucho más complejos. A la hora de correr, no somos tan sencillos como un coche y cada músculo del cuerpo tiene sus particularidades. En especial, cada músculo tiene su velocidad de crucero (o velocidad más económica).

En general, somos más económicos caminando que corriendo pero a partir de cierta velocidad (por encima de los 7km/h), nuestros músculos trabajan mejor corriendo. Tanto el recto anterior del cuádriceps (la parte central del muslo) como el glúteo mayor, tienen su velocidad de crucero alrededor de los 10km/h. Pueden correr más rápido, claro, pero con menos confort. Los siguientes músculos en velocidad son el tensor de la fascia lata (cerca de la cadera, por la parte lateral y delantera) y el semitendinoso (uno de los isquiotibiales); estos músculos se encuentran cómodos sobre los 12km/h.

Entre los más rápidos se encuentran el glúteo medio (el encargado de mantenernos rectos cuando estamos apoyados sólo en un pie), el gemelo y el sóleo. Estos tres músculos tienen su velocidad de crucero entre los 16 y los 18km/h. Esta es la razón por la que, si corremos más lentos durante mucho rato, se nos fatigan tanto.

Por lo tanto, ahora ya sabes que cada músculo es particular en su trabajo. Si haces siempre el mismo trote, al mismo ritmo y por los mismos caminos… entrenas muy bien a unos pero te olvidas de los otros. Así que cálzate las zapatillas y prueba los cambios de ritmo, las cuestas y, por qué no, un poco de trail, así trabajarás mejor todos los músculos.

Relacionados: