Los puntos gatillo

Fisioterapia
Los puntos gatillo-6965
Su aparición suele ser causada por el sobreuso de la musculatura

Los puntos gatillo

¿Te ha pasado alguna vez que tienes un dolor en alguna parte del cuerpo que aumenta con la presión de otro punto distinto? Entonces sabes lo que es un punto gatillo.

Más sobre: 

Por el Viernes, 02-08-2013 en

Los puntos gatillo son aquellos que dan dolor referido a otra parte del cuerpo. Los más famosos o habituales son los del trapecio superior (el músculo que va de las cervicales hasta el hombro); una contractura o tensión similar en este músculo suele dar un dolor referido a la cara, incluso a la zona del ojo. ¿Te ha pasado alguna vez?

Pero conviene empezar por el comienzo. Se diferencian los puntos gatillo activos de los latentes. Los primeros producen dolor en la zona referida y este dolor es el mismo que nota el paciente cuando se le comprime el punto gatillo. Los segundos, en cambio, sólo tienen las características propias de un músculo afectado: molestia local y acortamiento.

La aparición de los puntos gatillo suele ser causada por el sobreuso de la musculatura (por ejemplo el exceso de entrenamiento, la exigencia de la competición o el repetir un ejercicio varias veces con una técnica deficiente). Además, dejar un músculo en posición acortada (como por ejemplo dormir con mala posición o estar sentado mucho tiempo) puede convertir un punto gatillo latente en uno activo.

Pero del mismo modo, el reposo y la ausencia de la actividad que ha activado el punto gatillo pueden devolverlo al estado latente. Otra manera más rápida, como es lógico, es el tratamiento de fisioterapia.

Cómo detectar los puntos gatillo

Un músculo con un punto gatillo activo estará acortado, dolerá y tendrá menos fuerza que antes (o que el músculo del lado contrario). Al tacto, parece una contractura o un nódulo fibroso dentro de una banda tensa de músculo que si se presiona produce dolor a distancia, dolor referido.

Tratamiento

El tratamiento no es siempre sencillo y en ocasiones puede ser más exitoso buscar la causa que ha activado el punto gatillo que el tratamiento en sí para su eliminación. Es decir, si tenemos una técnica deficiente a la hora de entrenar -ya sea corriendo o en el gimnasio- es mucho más efectivo mejorar nuestra técnica que tratar el punto gatillo que nos está haciendo la vida imposible. De todos modos, a continuación explico los tratamientos más habituales y útiles para eliminar los puntos gatillo.

El más habitual y fácil de realizar es el masaje, pero no todos los tipos de masaje conseguirán aliviar el dolor. El masaje más efectivo es el que libera la banda tensa por presión mantenida: se tiene que localizar la banda tensa y presionarla -dependiendo del músculo a tratar se presionará en pinza o contra un hueso-, la presión tiene que ser constante y no demasiado fuerte, notando con debajo del dedo el músculo se va relajando. Cuando esto ocurre, la presión aumenta un poco más y así se sigue hasta que el músculo se ha relajado completamente.

Después de esta técnica es necesario recuperar el arco de movilidad que se había perdido así que se pedirá al paciente que haga movimientos activos a velocidad lenta en todo el rango posible.

Otra técnica similar es la relajación post-isométrica, es decir, a través de la relajación muscular que existe después de un ejercicio estático o isométrico. Pedimos al paciente que contraiga el músculo afectado por el punto gatillo mientras nosotros bloqueamos la articulación para que no se mueva (sea isométrico). Pasados unos segundos le pedimos que relaje el músculo y lo estiramos pasivamente. Y repetimos de nuevo el ciclo de contraer-relajar-estirar hasta alcanzar el arco de movimiento que se había perdido.

Para hacer estos estiramientos también se puede recurrir al spray (normalmente cloretilo) que crea cierta analgesia. Colocamos el músculo en posición de estiramiento muy suave y recorremos todo el trayecto del músculo tres veces con el spray; a continuación, forzamos un poco es estiramiento y ganamos arco de movimiento.

Por último, existen también las técnicas invasivas y entre ellas destaca la punción seca. Los puntos gatillo se pueden infiltrar pero los fisioterapeutas no estamos autorizados para hacerlo y a mí tampoco me parece necesario ni recomendable. Otra alternativa es la punción seca que consiste en relajar el nódulo fibroso a través de agujas de acupuntura. Es necesario tener muy buenos conocimientos tanto de anatomía como de la técnica en sí pero da muy buenos resultados, aunque es una técnica un poco dolorosa.

Puedes consultar más información y el patrón de los dolores referidos de cada músculo, clica aquí. mueve el cursor sobre la figura de cuerpo y haz clic en el área donde siente el dolor.

Relacionados: