Consejos suicidas para novatos en Maratón

Freaky Run
Consejos suicidas para novatos en Maratón -258
Trucos y consejos para ayudar a evitar algún drama

Consejos suicidas para novatos en Maratón

Es tu primer maratón te comen los nervios y no sabes si vas a salir vivo de esta. He aquí algunos trucos nacidos de un buen puñado de fracasos que quizá te sirvan para estimularte o directamente tomártelo a cachondeo. Fiabilidad científica 1% pero…

Más sobre: 

Por el Martes, 05-02-2013 en

Gracias a Blogmaldito Running Pub recogemos el primer capítulo de 'Consejos suicidas para novatos de la Marató', una guía que, según cuenta su autor, "me dio por escribir de madrugada (será que no hay cosas mejores y más divertidas que hacer a esas horas… como dormir…) con algunos trucos, consejos o como queráis llamarlo que puede que algunos debutantes os sirva para evitar algún drama. Ahí queda. Mucha suerte"

Asume que tu objetivo es ACABAR, no hacer la marca de tus sueños. Lo de batir a Gebrselassie lo dejaremos para la segunda. De aquí surge la frase más importante que deberás tatuarte en la frente cada vez que tengas un dilema: NO TE LA JUEGUES. Acabarla es un éxito, pero no un éxito cualquiera, no. Es uno que se te quedará marcado en la retina para siempre. Lo sabrás nada más cruzar la línea de meta.

La noche antes, seguramente te cueste pegar ojo. Es algo normal, los nervios, las dudas… pero es que sin miedo no hay aventura… Y vas a hacer una buena digna de contar a tus futuros nietos. Una cervecita (ojo, una, que ya nos conocemos) no es un mal remedio. Evita los somníferos y toda esa basura química. ¿Sexo? Bueno, si no eres un destroyer en la cama es una técnica que relaja mucho. Y si eres un @forever_alone, la solución siempre está a mano.

Desayuna mínimo dos horas antes de la competición (que no te pille la carrera aún haciendo la digestión). Un almuerzo ligero pero con chicha y fundamento: cereales, zumo, fruta y café (para facilitar la huida al lavabo). Hay que llegar lo más Activia posible a la salida.

Momento delicado para algun@s: Vaselina. Fundamental si no quieres ir al trabajo/escuela/reunión del tuppersex como si fueras un cowboy tras gobernar a un pura sangre o una Dolly Parton con los pezones señalando a la Meca. Ingles, pecho, axilas. No escatimes, que son nada menos que 42 km (y 195 metrazos) de esfuerzo Rexona.

Ponte la ropa y calzado más cómodo/familiar que hayas usado para correr. La Marató no es el día más indicado para hacer experimentos y mucho menos para competir en un pase de modelos con la generación Loewe. Pantalones cortos y camiseta de mangas cortas (a poder ser técnica para que transpire), no necesitas más. Runner desconfiado al habla: “Pero es que hará frío a las 8:15”. Tranquilo, entrarás en calor en nada. Ya sabes, NO TE LA JUEGUES. Puedes llevarte ese jersey raído que debatías entre tirarlo al cubo de la basura o convertirlo en un trapo de cocina, y vestirlo en los momentos previos a la carrera. Es una tradición maratoniana quitárselo y tirarlo al aire antes del pistoletazo de salida.

Calienta un buen rato antes de la carrera. Runner desconfiado contraataca: “Bueno, es un maratón y no tengo que ir tan a saco como en una carrera de 10 km, puedo hacer el calentamiento en los primeros km”. Tarjeta roja chaval@. Recuerda la primera (y única) norma del club del maratoniano primerizo: NO TE LA JUEGUES. El calentamiento despierta los músculos y te activa, pero también sirve para saber cual es tu tono físico ese día y si hay algún problema de última hora (molestias, picores, etc.). Y mejor que salga antes para ver como se puede remediar o paliar en carrera.

Si ya has pillado carrerilla leyendo te recomiendo la segunda parte (empezamos a mover las zapas), pero eso será en el segundo artículo de 'Consejos suicidas para novatos de la Marató'. Próximamente… en running.es

Relacionados: