Home Noticias Eventos Guerra en el asfalto
Eventos - Noticias - viernes, 16-08-2013

Guerra en el asfalto

Javi Guerra, más conocido como “Guerrita”, va a disputar su primer mundial al aire libre, concretamente en la distancia de Filípides. Su especialidad siempre ha sido el campo a través, pero este año se ha centrado también en el maratón, consiguiendo ser campeón de España en La Coruña con una marca de 2h 12´ 21”, que le dio el pasaporte directo al Campeonato del Mundo de Moscú.

Fue el debut soñado. Al llegar a meta confesó que se había acordado mucho de su familia, su novia Marta, su masajista Noé y su liebre, Javier López Villarrubia (Bikilita), por su esfuerzo y generosidad que tuvo acompañándole los primeros 27 kilómetros. Su entrenador llevaba ya años intentando convencerle de su paso al maratón, ya que el rendimiento que habían demostrado en el cross no era plasmado en la pista. Por fin este pasado invierno se convenció, y después del Europeo de Cross de Diciembre, en el que acabó siendo octavo, se puso manos a la obra con la preparación de los 42 kilómetros y 195 metros. Javi corrió durante toda la prueba sin reloj, algo muy inusual en este tipo de carreras, demostrando que confiaba plenamente en su tocayo en el control de los ritmos. Pero esto es algo que no hubiera hecho sin las recomendaciones de su psicólogo deportivo, Pedro Luis Gómez, que una semana antes de la prueba le comentó que sería bueno guiarse por las sensaciones a espaldas de su liebre.

Javi, desde la adolescencia, ha sido guiado por su padre, Paco Guerra, campeón de España de cross absoluto en 1993. Esa hazaña para Javi es imborrable. Aparte de marcar una trayectoria a seguir para Javi, Paco disfruta junto a su hijo todos sus momentos deportivos, y además le hace revivir sus tiempos de atleta. He convivido con Javi durante seis años en la residencia Blume de Madrid. Éramos uña y carne, pasábamos casi todo el día juntos.

Lo que más me impresiona de este atleta, segoviano como su padre, es la constancia, disciplina y calidad atlética que posee. Y su amabilidad, que demuestra con todo el mundo. Recuerdo un día que me dejó el coche,    que es diesel, y lo eché gasolina sin darme cuenta. Javi estaba en Edimburgo compitiendo y no quise decirle nada hasta la vuelta por no preocuparle. Cuando se lo comuniqué, ni siquiera se enfadó conmigo, aunque fuera un poco. Así es Javi Guerra.

Javi, como  buen segoviano, le gustan los productos gastronómicos típicos de su zona. Por ello, cuando cosecha algún triunfo, tiene como costumbre ir a un restaurante en Torrecaballeros llamado “La Portada”. Este año lo ha visitado en muchas ocasiones, ya que los éxitos del segoviano han sido constantes. Su actual pareja, Marta, le ha estabilizado aún más. Le apoya mucho en su carrera deportiva, incluso le acompaña con la bici en los entrenamientos en Navafría, lugar preferido para sus rodajes. La soledad de un maratoniano en sus entrenamientos, hace esta disciplina muy dura, por eso Marta se vuelca de esta forma con Javi.

Su entrenador Antonio Serrano y el mundo del atletismo, describen a Javi Guerra, como un atleta que no hace demasiado ruido, pero es querido por todos, por no dejar de entrenar y luchar para conseguir sus objetivos. Nunca tiene palabras feas, pero sí palabras de ánimo para sus compañeros y amigos. Para mí es un placer entrenar con él y tenerle  como amigo.