Home Noticias Entrevistas «Haber tenido un año más de entrenamiento debería irme mejor para los Juegos»
Entrevistas - Noticias - viernes, 12-03-2021

«Haber tenido un año más de entrenamiento debería irme mejor para los Juegos»

Diego García, que acaba de renovar con Skechers, sueña con un medalla olímpica en los 20k marcha

Diego García Carrera (19-01-1996) es uno de los grandes valores de la marcha española. El atleta de Skechers no solo es un marchador de primer nivel mundial. También una mente inquieta que compagina el deporte de élite con la formación académica en el camino a sus primeros Juegos Olímpicos.

 

Acabas de renovar con Skechers para los próximos dos años.  ¿Qué significa para ti este acuerdo?

Me siento muy orgulloso y agradecido. Muy contento de que podamos tener una historia juntos tan larga. En un patrocinio no es algo muy común y debería ser así. Es algo bonito y provechoso cuando la relación es larga. Ahora peleo por Juegos Olímpicos y he conseguido medallas internaciones. Pero no era habitual cuando empezaron a confiar en mí en 2013. Lo valoro mucho. Es más que un patrocinio, es una parte muy vinculada a mi carrera deportiva. He vivido una gran evolución de la marca desde que era desconocida en nuestro país hasta que compite con los mejores modelos del mercado.

 

La relación va más allá de patrocinador y atleta…

Es una relación de confianza mutua. Incluso hice las prácticas de mi carrera en su departamento financiero. También han confiado en los malos momentos que he tenido en mi trayectoria. Eso da mucha tranquilidad. Cuando he tenido opciones de otras marcas he seguido con ellos porque estoy muy a gusto  y creo que son los mejores.

 

¿Qué zapatillas llevarás en los Juegos?

A día de hoy aún no lo tengo claro. Estoy entre dos. Comparten muchas características buenas.  La GOmeb Speed 6 Hyper. Es la más finita. Con la que he competido en mi trayectoria. La 6 me encantó. Antes llevé 5, 4, 3, 2 y 1. Luego recibí las Skechers Go Run Speed Elite Hyper, que son las de placa de fibra de carbono.  Vi que eran un poco más gordas y pensé que eran para correr y ya está porque los de marcha utilizamos suelas muy finitas. Pero un día las probé después de la cuarentena y me llevé la sorpresa de que iban bien. Es más fina comparada con otras marcas cuyas suelas son gordas y tochas, como decimos nosotros. Desde ese día estoy alternando los dos modelos en los entrenamientos rápidos. Voy a empezar a probarlas en el Campeonato de España de este fin de semanas y en los Juegos me llevaré las que mejores sensaciones me den durante las competiciones.  Pero estoy muy tranquilo porque ambos modelos me dan mucha confianza.

 

¿Y con qué otros modelos entrenas?

Las anteriores son modelos para series rápidas o competir. Para kilómetros, rodajes y entrenamientos más lentos que necesitan más amortiguación utilizo las GOrun Razor 3 o GoRun Pure 2. Esta última es una gama más media, pero me gusta mucho.

Hablemos de tus entrenamientos. ¿Cómo fueron las recientes concentraciones en Benicàssim?

Estuve dos veces en Benicàssim. La primera justo después de la nevada con la que nos cerraron la Casa de Campo. Mi entrenador pudo sacar su coche de casa, nos recogió a tres atletas del grupo y nos fuimos a Benicàssim. La segunda vez ya estaba prevista dentro del programa de concentraciones de la Federación. Allí hace mejor tiempo, tenemos un circuito bueno para llevar ritmos rápidos. Es un carril bici muy largo. Cuando estoy en Madrid la Casa de Campo tiene mucho desnivel y no se pueden hacer ritmos altos. Creo que lo mejor es combinarlo par alcanzar el equilibrio.

 

Explícanos cómo es un día tuyo en este momento de preparación para los Juegos.

Intento mantener regularidad y compromiso total con el entrenamiento. Es lo más importante en mi vida. Me levanto a una hora que no suponga madrugar. Lo que agradezco mucho porque odio madrugar y mi cuerpo es incapaz. A las 08.30-08-45 desayuno con tiempo.

A las 10.30-10.45 empiezo entrenamiento. En la parte parte inicial hacemos ejercicios de core, fuerza, abdominales, movilidad… A medida que pasan años y salen problemillas es una prevención necesaria para evitar lesiones. También podemos hacer lo que llamamos gimnasio de brazos, aunque en realidad es tren superior, dorsal, etc. Hay que tener en cuenta que marchando se bracea más que en otras especialidades. Para un cuerpo perfecto para la playa nos gustaría hacer más gimnasio y menos kilómetros, pero es lo que toca: tampoco podemos estar como los de pértiga.

A partir las 11.15 empezamos a marchar. Pueden ser de 12 a 25 kilómetros. A veces con ritmos, sin ritmos, series… Podemos hacer de 14 a 16k de series, cada una de 400 a 2.000, incluso algún test de 5.000. También cuestas.

 

¿Y cuándo doblas sesiones?

Doblo 1 ó 3 días a la semana y lo hacemos más cuando estamos de concentración. Cuando estoy en Madrid se intenta hacer todo en la misma mañana, en la misma sesión.  Luego hay otro tipo de entrenamiento: ir al fisio y sesiones con la psicóloga para preparar la parte mundial.

 

¿Y al margen del entrenamiento?

Este año estoy haciendo un máster de producción discográfica en la UCAM los fines de semana. Es semipresencial. La mayor parte de las clases son a distancia, pero algunas veces voy a Murcia para ver cómo se graba un instrumento, trabajar con un músico, utilizar mesas de mezclas…. Es mejor verlo en persona. Las clases son fin de semana, pero también nos mandan tareas para hacer entre semana. También estoy haciendo curso de entrenador. Empezamos con niños en el nivel 1. Además, estoy en la comisión delegada de la Federación. Me votaron los atletas de la asamblea pera representarles. Y a veces toca reunirnos.

 

Ya veo que no te aburres. ¿Cuál será tu calendario hasta los Juegos?

Teníamos planeada la prueba del circuito mundial del 10 de abril en Portugal, pero se ha aplazado sin fecha. Después, en mayo, si el Covd lo permite, iremos a la Copa de Europa en la República Checa. Y en junio otra carrera del circuito mundial en La Coruña. Después ya vienen los Juegos.

 

Por cierto, muchas felicidades por el reconocimiento al mejor deportista masculino joven de los Premios Admiral. ¿Cómo lo valoras?

Muchas gracias. Me ha venido muy bien. Ha sido todo un subidón psicológico y una motivación porque últimamente no hemos tenido muchos motivos para alegrarnos. Como no ha habido competiciones, han valorado los premios por el ranking mundial y yo estoy séptimo en los 20 kilómetros.

 

Has donado parte de tu premio al Banco de Alimentos….

Fue una idea de la misma organización: lo propusieron y nos pareció muy bien. Es algo que este año es muy necesario por esta situación que afecta a toda la sociedad.

 

¿Vas a llegar mejor o peor a estos Juegos que si se hubieran celebrado en 2020?

Es una buena pregunta. Pero el problema es que hasta el mismo día de la competición no te lo puedo asegurar. Vivimos en la incertidumbre continua y no podemos dar nada por hecho. Como no he llegado a mi madurez deportiva, el hecho de tener un año más de entrenamiento debería irme mejor a priori. Estoy haciendo mejores entrenamientos, a mejores ritmos.

 

Ya sé que es un topicazo de pregunta, pero ¿cuál es tu objetivo?

Me gustaría que se hiciera justicia. Acabar sintiendo que se han reflejado mis entrenamientos y estado de forma, lo que no ocurrió en el Mundial de Doha. Primero estaré contento si consigo estar en unos Juegos Olímpicos: no me puedo olvidar que de pequeño soñaba con ello y me parecía imposible. Pero cuando compito salgo a por una medalla. Estoy séptimo en el ranking mundial y no estoy lejos. Mi sueño es una medalla.

 

¿Cómo has logrado motivarte en los entrenamientos cuando no hay competiciones o cuando sabes que el objetivo está tan lejos?

Le agradezco a mi entrenador que una vez se suspendieron las competiciones, la intensidad de los entrenamientos bajó. El objetivo era llegar en una buena forma a verano, sabiendo que no íbamos a competir. Porque cuando paras demasiado cuesta recuperar lo que has perdido. Y después empezamos una temporada normal. Si tengo un año que puedo aprovechar para mejorar, debo hacerlo. Ahora tengo un año y medio por detrás que me avala para tener una mejora. No he estado perdiendo el tiempo.

 

¿Y en qué se ha reflejado esa mejora?

Un poco en todo. En la parte mental he aprendido a ser consciente de que las oportunidades son únicas y pasan rápido. Lo que depende de mí no lo puedo desaprovechar. Técnicamente es una evolución contina. Y sobre todo en la parte de la madurez física del entrenamiento, de asimilar el trabajo e ir creciendo sobre esa base. Eso lo hemos conseguido.

 

En una simpática entrevista que te hicimos en pleno confinamiento nos decías que marchabas en la cinta en vez de correr para no molestar a tus vecinos. ¿Cómo está ahora la relación con ellos?

Muy buena porque se han ido al pueblo… En serio, son mayores y me llevo muy bien con ellos, especialmente con Benigno, que tiene más de 80 y me sigue mucho. Me pregunta cuándo me puede ver en la tele. Le mando un saludo desde aquí.

 

A causa de la pandemia habrás tenido más tiempo libre. ¿Cómo lo has aprovechado?

Dediqué mucho tiempo al vídeo (se hizo viral)  porque ante solo sabía tocar el trombón. Y ahí también tocaba el teclado, el cencerro… Pero mi hermana era la que tocaba más instrumentos. También dormía mucho hice un trabajo de fin de máster de mercados financieros que tenia que entregar en mayo.

 

¿Y qué nota sacaste?

El trabajo se llamaba ‘Elaboración de un indicador sintético capaz de predecir movimientos en el Ibex 35’ y saqué un 9,2. Pero me quedé un poco decepcionado. Me parece que los mercados se mueven más por pura aleatoriedad que por cualquier cosa que se pueda estudiar. Mi percepción es que es una ciencia demasiada inexacta.

 

¿Es ahora un buen momento para invertir?

Llevo diciendo que no desde hace 2 años. El que me hubiera hecho caso habría perdido la oportunidad de ganar mucho dinero porque ha subido. Pero por otro lado todos los indicadores que comparan los precios con la economía real dicen que hay una burbuja. Recomendaría a la gente que deje su dinero tranquilo. O que hagan caso a otro.

 

Por cierto, sobre la polémica que surgió recientemente a raíz de la juez que borró el salto de María Vicente, mostraste tu solidaridad en redes sociales porque a ti te pasó algo similar, ¿no?

No pude evitarlo porque hice lo mismo. Como voluntario, le rastrillé el sato a un chaval del Club Ardillas El Escorial. Era muy malo rastrillando, el juez me dio caña y me puse nervioso: entonces me di tanta prisa que rastrillé un salto antes de que se midiera. Me llevé una bronca histórica porque el juez era mudo. Hacia ruido y no sabía si mirarle a los ojos.

 

Terminamos con los Juegos Olímpicos, de los que tienes una visión holística. ¿Cómo visualizas los de Tokio?

Me gustaría apuntar que después de los últimos movimientos del COI de sustituir a deportes de toda la vida y empezar a poner otras actividades como el break dance, esa imagen holística que tenía de los Juegos se la están cargando. Los Juegos defienden unos valores, pero si no los respetas, estás perdiendo lo que te hace único. Por otra parte, me gustaría que significaran el punto y final a la pandemia, como la celebración después de una guerra. Me gustaría que hubiera algo de público. De momento se ha abierto la puerta al publico local. El extranjero está muy complicado.