Home Club Running La épica del Running en el cine
Club Running - jueves, 28-07-2016

La épica del Running en el cine

Con mejor o peor acierto, el séptimo arte ha intentado plasmar la épica del running en la gran pantalla. El último ejemplo, la película sobre Jesse Owens y la huella que dejó en los Juegos Olímpìcos de Berlín (1936), ahora que se cumplen 80 años de aquella cita infame. Estos son nuestros films nominados al Oscar como mejor película sobre nuestro deporte favorito. ¡Cámara, acción…y a correr!

Race (2016)

Estrenada este mismo año y traducida al castellano como 'El Héroe de Berlín'. Se encarga de desmontar muchos tópicos, quizá por su lejanía con las convenciones de Hollywood (es una coproducción canadiense, alemana y francesa). El verdadero enemigo de Owens no fue el régimen nazi sino su propio país, Estados Unidos, por el mero hecho de ser negro. El film narra los problemas de racismo a los que tuvo que enfrentarse con sus propios compatriotas pese a su condición de número 1. Sin ánimo de spoiler, porque todo el mundo lo sabe, en Berlín se colgó cuatro medallas de oro (100, 200, 4×100 y salto de longitud) ante Hitler, Goebbels y toda la maquinaria propagandística del Tercer Reich. Y, por supuesto, destrozó de paso el falso mito de la superioridad de la raza aria.

 

Carros de Fuego (1981)

¿Quién no ha escuchado alguna vez (o mil veces) la banda sonora de Vangelis? Esas notas épicas del compositor griego forman parte de nuestro ideario colectivo. Este clásico es una oda al sudor, sangre y lágrimas que conlleva la preparación para unos Juegos Olímpicos, concretamente para los de París (1924). La trama se centra en la preparación de dos velocistas británicos, un cristiano tocado con la varita mágica del talento y un judío con la cultura del esfuerzo por bandera. Ganadora de cuatro Oscar, incluso ha inspirado el nombre de una carrera llamada Carros de Foc (en castellano, Carros de Fuego), una exigente travesía por el Parque Nacional de Aigües Tortes y el lago de Sant Maurici (Lleida). Por cierto, para quien no lo sepa, el 'carro de fuego' tiene su origen en un pasaje bíblico en el que unos carros tirados por caballos de fuego envuelven al profeta Eliseo y lo suben al cielo en un torbellino.

 

Marathon Man (1976)

Thomas 'Babe' Levy (Dustin Hoffman) es un neoyorquino que quiere correr el primer maratón de su vida en su ciudad. Para ello, se entrena con entusiasmo en el Central Park, centro neurálgico del running en la Gran Manzana. Sin embargo, el film gira alrededor de conspiraciones políticas post-watergate y Babe se ve implicado en una oscura trama de intereses nazis. Como curiosidad, aparecen unas imágenes de Abebe Bikila en blanco y negro en dos escenas, como queriendo motivar al protagonista. En la segunda, durante una persecución a pie en la que Babe lucha por salvar el pellejo y lo hace descalzo (aunque con calcetines) en homenaje al campeón olímpico etíope. La película fue premiada con un Globo de Oro y recibió muy buenas críticas.

 

Running (1979)

Michael Douglas es el principal reclamo de esta producción canadiense. Interpreta a Michael Andropolis, un hombre fracasado que naufraga tanto en su vida personal como laboral. Su mujer le pide el divorcio, su hija mayor se avergüenza de él, no consigue un trabajo estable… Menos mal que encuentra en el running su única tabla de salvación. Sólo es feliz corriendo, por lo que decide dar un vuelco a su vida y se plantea un ambicioso reto: clasificarse para el maratón de los Juegos Olímpicos de Montreal '76. Por fortuna, no parte de cero porque tiene un pasado como atleta y una determinación infranqueable. No tiene desperdicio su tirada larga hasta el trabajo con traje…y corbata como cinta de pelo. Por cierto, el final es tan épico como surrealista.

 

Sin límites (1998)

Basada en la vida de Steve Roland Prefontaine, todo un mito en las pruebas de fondo de Estados Unidos en la primera mitad de los 70, que murió en un accidente de tráfico con sólo 24 años. De gran carisma y estilo agresivo, tuvo en su poder todos los récords posibles desde los 2.000 a los 10.000 metros (ganó 120 de las 153 carreras que disputó). Su muerte prematura conmocionó a miles de fans, cuando se encontraba en la cima de su carrera y partía como favorito en todas las quinielas para ser campeón olímpico en Montreal '76. Uno de los aspecto más destacados de la película es la extraña e intensa relación que el 'James Dean del atletsimo' mantiene con su entrenador, el mítico Bill Bowerman (interpretado por Donald Sutherland), quien años más tarde sería cofundador de Nike. Cabe decir que un año antes se había estrenado 'Prefontaine', película de Disney que narra los mismos hechos, pero desde el punto de vista de Bill Dellinger, el entrenador asistente que le ayudaba a diario.

 

La Soledad del Corredor de Fondo (1962)

La más antigua de la lista y la única en blanco y negro. Un clásico del cine europeo. Esta producción británica narra la historia de Colin Smith, un joven de clase obrera y de familia desestructurada y con pocos recursos económicos que vive en los suburbios de Nottingham. “Correr siempre ha sido muy importante para mi familia, sobre todo para escapar de la policía”, dice en la primera frase de la película. Un día comete un robo en una panadería y es enviado a un reformatorio. Allí demuestra sus cualidades como corredor de fondo, lo que le otorga privilegios respecto a sus compañeros. Así, se ve atrapado entre la decisión de complacer a sus instructores entrenando para ganar un campeonato escolar de campo a través o no colaborar con lo que considera una aberración reeducativa. Un triunfo le habría sacado del  reformatorio, pero Smith se frena en los últimos metros y deja ganar a su perseguidor. En realidad es una crítica a un sistema incapaz de educar a los jóvenes y ofrecerles un futuro.

 

Forrest Gump (1994)

Aunque el running no forma parte de la trama argumental de esta célebre y oscarizada película, la imagen de Tom Hanks corriendo con barba poblada y una camisa de gusto discutible junto a un entusiasta grupo de admiradores ha pasado a los anales de la historia del running. El famoso y recurrente “Corre Forrest corre” que le dice su única amiga (y futuro amor) Jenny a Forrest es el origen de una 'orden' que todos hemos escuchado alguna vez en la calle, siempre en tono jocoso. Y es que la suya también es una historia de superación: supera un leve retraso motor de una forma muy gráfica, cuando escapando de unos niños malvados se le desprenden todos esos pesados artilugios de las piernas. Por cierto, ya como adultos, Jenny le regala unas Nike Cortez a Forrest con las que empieza a correr su particular ultramaratón por medio país. Forrest es un runner que no responde a modas ni estereotipos, pero que ha marcado a diversas generaciones.

 

El corredor nocturno (2009)

Nuestro país no podía mantenerse al margen. En realidad se trata de una producción hispanoargentina. Un thriller que cuenta los avatares del gerente de una compañía de seguros, al que encarna Leonardo Sbaraglia, el típico empresario que ha tenido que escalar a base de 'putear' a la gente sin compasión y pelearse con otros iguales de discutible catadura moral. Sale a correr solo cada noche (con chándal y poco estilo, todo hay que decirlo) para combatir el estrés al que está sometido en su trabajo hasta que un día comienza a ser asediado por un personaje enigmático. El film está basado en la novela homónima del escritor uruguayo Hugo Burel. En Argentina fue un éxito de público y en España pasó más desapercibida.

¿Añadiríais alguna más a la lista?