PUBLICIDAD Billboard

La frecuencia ideal también para caminar

En Running.es ya publicamos un artículo sobre la frecuencia ideal de zancada donde explicábamos que cuando corremos nuestro cuerpo se adapta a la frecuencia de zancada más económica (alrededor de 170 pasos por minuto). Otro cantar es si merece la pena suprimir cierta economía para mejorar la técnica y/o correr más rápido. Pero hoy toca hablar de la frecuencia de paso cuando caminamos.

PUBLICIDAD Content_1

De la misma manera que ocurre al correr, investigadores han demostrado que cuando caminamos nuestro cuerpo se adapta a la frecuencia de paso más económica y, aumentar o disminuir esta frecuencia supone un gasto energético extra especialmente en los músculos gemelos y tibial anterior. Algo similar ocurre con el cuádriceps y los isquiotibiales, aunque estos sólo aumentan su trabajo si la frecuencia es más alta de la ideal (caminar a bajas frecuencias parece no implicar demasiado a estos grupos musculares).

Por esta razón, cuando el domingo te toque competir, no utilices el sábado para ir de tiendas o a visitar la ciudad. O, en todo caso, no lo hagas a un ritmo demasiado lento o tus músculos se cansarás mucho más de lo que te imaginas. Sal a caminar un rato pero sin distraerte ni aflojar el ritmo, tus gemelos y tus tibiales anteriores te lo agradecerán.

Si por el contrario tu objetivo es salir a caminar para mantener la forma y quemar calorías, aumenta tu frecuencia de zancada tanto como te sea posible y así lo conseguirás de manera segura.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8