Home Noticias La fuerza del querer
Noticias - Reportajes - jueves, 26-09-2019

La fuerza del querer

No hay un solo día que me levante sin dolor. Podría fingir que casi dos años después me he acostumbrado a él, pero no es así. Desde la rotura de tobillo y las dos intervenciones quirúrgicas empiezo todas mis jornadas con ejercicios de movilidad que me ayudan a mitigar las molestias.

Unas décimas de segundo bastaron para que todo se desmoronara,  para que el reto de correr mi quinta maratón desapareciera de un plumazo. Una simple torcedura me dejó fuera de juego durante muchos meses, me obligó a ir con muletas muchas semanas y a aprender a depender de los demás.

Muchos meses después y tras lo mucho aprendido,  siento que todos deberíamos vivir un tropiezo a lo largo de nuestra vida que nos obligue a empezar de cero, que nos recuerde nuestra vulnerabilidad, que nos zarandé bien fuerte el alma. Una situación que nos saque de nuestra zona de confort, que nos transforme a arañazos y sea capaz de sacar nuestra mejor versión.

Recuerdo que lo primero que pregunté al salir del quirófano fue si podría volver a correr una maratón. También recuerdo aquella mañana en la que un fisioterapeuta, cuando las sesiones de recuperación no daban sus frutos, me sugirió que empezase a aceptar que jamás volvería a trotar.

Costó mucho tiempo volver a llenarse de fuerza e ilusión y empezar a creer en mí. De dejar de culpar a la mala suerte y trabajar con determinación y coraje para volver a aprender a andar.

Meses de sesiones de recuperación en soledad, con la única obsesión de poder volver a correr. Sesiones de trabajo que me ayudaron a comprender lo mucho que el correr aporta a mi vida.

Correr me hace mucho mejor, potencia mi constancia y autodisciplina y me hace plenamente feliz. Desde que corro soy mucho más humilde, agradecida y valiente. Correr me ha regalado conocer a gente que suma, ha cambiado la forma en la que miro mis días.

Correr me permite a diario estar a solas con mismo misma, tomar conciencia de todo aquello que me pasa y proyectar todo lo que quiero conseguir. Me me llena de ganas de vivir, de superarme, de intentar convertirme en el mejor ejemplo que mis hijos puedan tener.

Casi dos años después sigo trabajando a diario para conseguir atravesar la linea de meta de mi quinta maratón.

¿Y tú por qué corres?