Home Entrenamiento Consejos La hidratación con bajas temperaturas
Consejos - Entrenamiento - lunes, 22-01-2018

La hidratación con bajas temperaturas

Cuando corremos en verano, con temperaturas agradables y cálidas, es muy fácil saber cuándo debemos beber e hidratarnos para que no decaiga nuestro rendimiento durante los entrenamientos o en competiciones. Bebemos incluso más de la cuenta, pudiendo causar a veces el tan temido flato. O incluso a veces también podemos padecer deshidratación porque pensamos que para un entrenamiento de 45 minutos no nos hará falta beber agua o ya pararemos en alguna fuente.

Todo lo contrario pasa cuando pasamos de verano a otoño e incluso invierno. La hidratación en estas épocas es un tema que pasamos más por alto, del que nos olvidamos, que dejamos desapercibido ya que la sensación de tener sed por culpa del frío disminuye, no sudamos tanto y, por lo tanto, no tenemos la sensación de haber perdido líquido. Pero sí que lo hemos perdido, no por culpa de la sudoración, sino más bien de la evaporación para mantener nuestra temperatura corporal.

Y es por culpa de no beber frecuentemente que nuestro rendimiento decae. Ya sea en época veraniega o primavera, en la que perdemos una cantidad considerable de líquido creando marcas en nuestro rostro por culpa de las sales minerales perdidas como en época invernal en la que no se nos hace tan presente esa pérdida de líquidos. Pero sea cual sea la condición ambiental en la que nos encontramos, nuestro organismo y músculos requieren agua para funcionar correctamente y llevar a cabo todas las acciones de nuestro organismo.

Por lo tanto, en invierno y con climas fríos, sigue las mismas pautas de hidratación que seguirías en verano y con calor, porque el agua es igual de importante. Una pauta que puedes seguir es la de tomar ente 150 y 200ml –un vaso aproximadamente- cada 15 minutos.