PUBLICIDAD Billboard

La línea azul de la maratón

A menos de una semana vista para la gran cita, ha aparecido misteriosamente una línea azul que recorre las calles de Barcelona. Para los entendidos en esto del running ya sabéis lo que esta línea representa y lo que indica. Para los que no, debo decirles, que no, que no es que vayan a poner parkings de pago ni nada de eso… es simplemente una indicación clara y concisa de que una de las maratones más importantes del mundo va a pasar por aquel punto donde la vean pintada.

PUBLICIDAD Content_1

Me cuenta Bep Solé que la primera vez que se pintó la línea azul en Barcelona fue para los Juegos Olímpicos del 92. La idea era conseguir una mezcla de pintura lo suficientemente resistente para aguantar unos días, al menos hasta pasada la competición. Por miedo a las lluvias previas a la Maratón Olímpica pusieron una mezcla un poquito más densa, más que nada para asegurase de que no se iba a borrar antes de la carrera. Creo que lo consiguieron, ha habido tramos de aquel recorrido que ha estado señalizado casi dos décadas. Ahora las mezclas son mucho más aguadas y la línea se borra con bastante más facilidad. Así pues, y manteniendo la tradición, la organización de la carrera procede cada año a pintar la ya mítica línea azul. La misión de ésta no es otra que indicar a los intrépidos corredores cuál es el recorrido y, de paso, indicarles un poco cual es la trazada correcta. Luego siempre está el típico que dice que su GPS le ha dado 200 metros más y que si está mal medida. Haciendo un inciso en eso de la medición, debo deciros que tampoco os fiéis ciegamente de los GPS, nunca aciertan con la distancia al 100%. Bep lo tiene demostradísimo, él siempre mide al milímetro cada circuito (y cuando digo al milímetro, es al milímetro) para contrastar la poca eficacia de estos artilugios siempre lleva encima dos GPS último modelo… ninguno de los dos acierta jamás con la distancia.

Así pues el domingo previo a la Zurich Marató de Barcelona, cuando aun no eran las 7 de la mañana y la ciudad estaba relativamente tranquila, un tractorcillo y un camión de pintura que lo secundaba, siempre custodiados por la Guardia Urbana,  procedieron a recorrer todo el circuito dejando una inconfundible imprenta azul. Ahí la tenéis, empezad a soñar… ¡la Marató ya comienza!

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8