fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

La obsesión por el deporte

La obsesión por el deporte

El sedentarismo es un gran problema en nuestra sociedad. Cada vez las tecnologías hacen que nos tengamos que mover menos y los trabajos son cada vez menos físicos, por lo que cada vez se intenta concienciar más a la gente sobre la importancia de practicar deporte. Sea el deporte que sea, al nivel que sea, para evitar los problemas del sedentarismo y las enfermedades asociadas. Cada vez somos más conscientes de esto y cada día hay mayor preocupación por seguir una vida saludable, es por ello que con los años la práctica deportiva está aumentando de forma considerable.

El deporte y la actividad física proporciona beneficios tanto físicos como psicológicos, pero en exceso todo lo contrario. El deporte proporciona alegría y buen humor al generar endorfinas y mejorar el aspecto físico y mental de las personas, así como reducir los niveles de estrés acumulados en el día a día. En muchos casos, esta práctica deportiva puede convertirse en una obsesión, una adicción o dependencia al deporte. Esto ocurre cuando el deporte pasa de ser algo beneficioso, que nos hace disfrutar, a una obligación, como puede pasar con el running cuando nos decimos a nosotros mismos “tengo que correr” en lugar de “quiero salir a correr”. Lo que ocurre en los casos de deportistas adictos es que durante la práctica logran un estado placentero y gratificante que a medida que aumentan el entrenamiento cuesta más de alcanzar llevando a un descontrol de la actividad física realizada y síntomas al retirar el deporte de agotamiento, fatiga, depresión, soledad e irritabilidad. Típico de cuanto sobre entrenas y te lesionas.

La obsesión por el deporte

Esta dependencia u obsesión fue considerada desde hace ya unos años cuando en 1970 Baeckeland investigo a una serie de personas que realizaban ejercicio físico y desde entonces cada día se habla más sobre este tema. En 2010 se realizó un estudio con 33 individuos de ambos sexos que tuvieron que rellenar un cuestionario denominado SAS. Este contenía 40 preguntas de cuatro categorías diferentes relacionados con la psicología deportiva. Entre la muestra, había personas que practicaban diferentes deportes entre ellos el running. El estudio demostró que los que realizaban deporte de forma continua, excesiva e intensa solían ser los más afectados por la dependencia al deporte. Observaron en ellos trastornos en su comportamiento físico y psicológico. Un obsesión por un deporte y un físico perfecto. Temida adicción inconsciente.

Esta obsesión por el deporte o por el running, fue descrita en el documental publicado hace 3 años por el Confidencial. «Running, la gran obsesión» donde vemos a Martin Fiz entre otros atletas hablando de esta obsesión, cada día más presente. El documental también habla de las innecesarias comparaciones entre unos y otros, y las míticas frases de «no pain, no gain» o «si quiero puedo» (sin entrenar correctamente), que tanto daño hacen tanto a nivel físico como psicológico. A lo largo de los últimos años se ha popularizado mucho el running, pero hay que entender que debe ser una práctica saludable y realizada correctamente. Se estima que ya hay 75.000 adictos al running en nuestro país.

Un problema mental y físico

Además de la adicción al deporte, puede causar otros problemas además de los psicológicos descritos. Físicos como lesiones e incluso conducir a la muerte (lo que no ocurre a menudo). Hacer deporte de forma excesiva es malo en general, es importante también comprobar tu estado físico realizando analíticas de sangre y de orina y periódicamente, realizar una prueba de esfuerzo si de verdad te gusta correr y quieres cuidar de tu salud. Correr o el deporte que más te entusiasme. A continuación, te explicamos en qué consiste una prueba de esfuerzo por si se te acaba de iluminar una bombilla: ¿En qué consiste una prueba de esfuerzo? y te dejamos otro indicándote por qué es importante que lo hagas periódicamente: importancia de una prueba de esfuerzo.

Frena, estás a tiempo

Volviendo al tema de interés. Si sientes que empiezas a desarrollar una relación poco sana con el deporte y sientes que empieza a ser una obligación, frena. No te obsesiones y piensa en por qué empezaste. Y si no vives del deporte o del running, recuerda que se trata de un hobby que te ayuda a mantener una buena salud, pero que no debe llegar el punto de ser lo contrario. Disfruta del running, solo o en compañía . Márcate objetivos realistas, pero con los que disfrutar del camino. Recuerda que eres mucho más que un corre.

 

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1