Home Noticias La paciencia en maratón
Noticias - Reportajes - jueves, 10-10-2019

La paciencia en maratón

Cuando pienso en la carrera de maratón, una de las palabras que más fuerte tengo asociadas a esa distancia es la palabra PACIENCIA. Sin duda, se requiere de paciencia en la preparación de una maratón. Paciencia en maratón es el arte de esperar. Correr una maratón es una apuesta contra la impaciencia es “confiar en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades” porque “los males que no tienen fuerza para acabar la vida, no han de tenerla para acabar la paciencia”( Miguel de Cervantes en El Quijote). La palabra PACIENCIA proviene del latín “pati”, que significa sufrir. Si uno busca la palabra en el diccionario, 3 de sus acepciones son las siguientes, y no pueden ser más maratonianas:

  1. Capacidad de sufrir y tolerar desgracias y adversidades o cosas molestas u ofensivas, con fortaleza, sin quejarse ni rebelarse.
  2. Calma o tranquilidad para esperar.
  3. Capacidad de realizar una actividad larga, pesada o que requiere mucha precisión.

La maratón requiere paciencia…

…para encontrar el momento del debut

Sin duda uno de los errores más comunes a la hora de correr una maratón es la elección del momento para el debut. La falta de paciencia y la presión social involuntaria (y creo bien intencionada), hace que en muchas ocasiones se debute antes de lo conveniente. De repente, el/la corredor/a de medio maratón llega a un punto donde de forma casi machacona, al ritmo de la canción de Jennifer López no deja de escuchar: ¿Y la maratón “pa” cuando? Esa paciencia tan necesaria, no la tuve yo en su momento. Con toda seguridad debute 5/6 meses antes de lo que hubiera sido lo adecuado.

…para entrenarlo

El entrenamiento de maratón es una apuesta a largo plazo. En un atleta popular supone invertir muchas horas a la semana de 3 a 6 meses dependiendo del nivel y experiencia previa. Es un proceso gradual donde al inicio es fácil llevarse por el desanimo (los ritmos no salen) o el tedio de las semanas acumuladas. En las primeras semanas nos parecerá prácticamente imposible poder correr 42 kilómetros a un ritmo que a duras penas logramos mantener en 15. Ser paciente y apostar a largo plazo suele tener recompensa.

…para no equivocar ritmos

La maratón es la batalla mental entre la paciencia y la prisa, donde equivocar ritmos está a la orden del día. ¿Cuántas crónicas hemos leído de corredores que corrieron más rápido de lo previsto la primera media maratón?¿Cuántos de ellos pagaron su impaciencia? Probablemente, la mayoría. Y no hablo sólo de equivocar ritmos el día de la carrera. En el entrenamiento de maratón hay muchas sesiones entre comillas “sencillas” a ritmos muy cómodos. La dificultad de estas sesiones estriba en ser precisamente paciente y correr a los ritmos establecidos cuando nuestro cuerpo nos pide ir más rápido. 

…para hacer tiradas largas más lentas

La tirada larga es uno de los entrenamientos estrella de la preparación de maratón. Las hay de muchos tipos, múltiples maneras de realizarlas y diversos objetivos concretos. Algunas tendrán un objetivo de ritmo, de distancia o de tiempo corriendo, pero en la mayoría de los planes hay alguna tirada larga con un ritmo más lento que el ritmo de carrera. A veces mucho más lento. Y es importante hacerlas correctamente, de acuerdo a lo pautado, porque trabajan de manera específica de donde sacará la energía tu cuerpo cuando se acabe el combustible del glucógeno. Si en el plan ves una tirada larga con un ritmo 45 segundos más lento por kilómetro que tu ritmo objetivo de maratón, se paciente.

…para incrementar volumenes

Una de las mayores causas de lesiones en maratón es el incremento desproporcionado del volumen de kilómetros semanales. Tener paciencia e ir aumentando poco a poco escuchando las señales del cuerpo suele ser buena cosa. E ignorar los volúmenes semanales de tu entorno. Si apuestas por un plan o por la planificación de un entrenador ya se ha tenido en cuenta todo esto. Subir de una semana de 40 kilómetros a 70 en la siguiente suele traer problemas. El volumen semanal de kilómetros como objetivo es un error. El objetivo es llegar sano y preparado a la línea de salida. Y para eso hay que ser paciente.

…de tu entorno

Paciencia para tus padres, pareja, compañeros de trabajo, amigos, frutero y demás personas que te cruces. Porque se lo vas a contar a todos. Ellos sí que tienen que armarse de PACIENCIA ;).