Home Salud Medicina deportiva Lesiones: dedos dormidos
Medicina deportiva - Salud - viernes, 30-05-2014

Lesiones: dedos dormidos

Dedos dormidos – una lesión que puede ser más importante si no pasa

A todos los corredores, en algunas ocasiones, se nos ha reproducido un hormigueo molesto en el pie, las piernas u otras partes del cuerpo. Estos hormigueos suelen ser producidos por la falta de irrigación o por la compresión de algún nervio y no suelen representar un problema grave, aunque hay que prestar atención si pasan muy a menudo.

Lo habitual es que sean sensaciones pasajeras, que pasan un día pero al siguiente ya han desaparecido. Pero no siempre ocurre así cuando la parte afectada son los dedos del pie. Para empezar a conocer la gravedad del asunto, te recomendamos que cambies de zapatillas durante unos días o, en todo caso, que no aprietes mucho los cordones. Si esta solución te resulta eficaz, estás de enhorabuena. Pero si no es así… ¡hay que ponerse alerta!

Los nervios que inervan los dedos del pie transcurren entre los metatarsos (unos huesos largos que están antes de los propios dedos) y es fácil que se aprieten con el movimiento o con la propia carga del peso del cuerpo. Intenta masajear esa zona antes de salir a correr, así como realizar pequeños estiramientos de los dedos como calentamiento.

Si con estas medidas, todavía no has conseguido mejorar el problema de los dedos dormidos, quizá es momento de visitar el podólogo para que analice tu pisada. Es posible que una plantilla te ayude a relajar la tensión en los nervios o en las estructuras próximas y dejes de notar como los dedos se te duermen al cabo de unos minutos corriendo.

Es importante que cuidemos de nuestros pies todo el año, pues son nuestra base para correr.