Home Salud Lesiones Lesiones: el bloqueo de la cadera
Lesiones - Salud - jueves, 11-06-2015

Lesiones: el bloqueo de la cadera

¿Has notado alguna vez un dolor agudo en la zona de la ingle que te ha impedido incluso levantar la pierna? Quizá tengas la cadera bloqueada. La cadera es una articulación orientada a la carga así como el hombro está orientado a la movilidad. Esta diferencia obliga a que tengan muchas diferencias, empezando por la forma de los huesos. Por ejemplo, el fémur acaba en su parte superior en forma de pelota y ésta se encuentra situada dentro de una cavidad que la recubre casi por entero. El húmero (el hueso del brazo) sólo tiene forma de media pelota y su pareja (la escápula) apenas la abraza para dejarle mucha movilidad.

Pero la cadera, de tanta carga que recibe, puede rebelarse. Es en esas ocasiones en las que aparece un dolor agudo y todos los movimientos que requieran mover el muslo (sobre todo al levantar la pierna o dar un paso) se convierten en dolorosos. La única posición en la que descansa la cadera es en completo reposo, cuando estamos acostados. ¿Lo has sufrido alguna vez?

Esta molestia es más común de lo que pudiera parecer y la parte positiva es que muchas veces desaparece del mismo modo que ha venido. Pero ¿qué hacer si llega este dolor o si no se va? Lo mejor es descomprimir la articulación.

Para descomprimir la articulación se necesita la ayuda de una persona (lo ideal es que primero te lo enseñe el fisioterapeuta y luego lo puedes a quien quieras). Es necesario estar acostado y boca arriba. El fisioterapeuta te agarrará del pie y, tirando suavemente hacia él, traccionará de tu cadera. Es algo así como tirar de un dedo para hacerlo crujir, pero con la pierna. Si hace falta, puedes agarrarte un poco a la mesa o donde estés tumbado para evitar que arrastre todo tu cuerpo.

Al momento notarás un gran alivio y descubrirás que este era el origen de tus males. Normalmente, con un minuto o dos de tracción es suficiente. Si el dolor no remite o aumenta, deberás visitar al médico o al fisioterapeuta para asegurarte de que no haya nada grave.