fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Lesiones: El psoas

El psoas, que para ser puristas deberíamos llamar psoas-ilíaco porque es la suma de dos músculos, se encuentra debajo de los abdominales y su función principal es la de levantar el muslo (flexionar la cadera). Se origina en las vértebras lumbares y la última dorsal y termina en el trocánter menor del fémur.

PUBLICIDAD Content_1

Los atletas que más desarrollan el psoas son los velocistas y los saltadores, que necesitan llevar las rodillas bien altas; los fondistas, en cambio, solemos olvidarlo mucho. Pero el psoas no es sólo necesario para subir el muslo, también para tener el paso largo. Mientras un psoas (el derecho, por ejemplo) levanta el muslo, el otro (el izquierdo) se estira permitiendo que la cadera tenga una gran amplitud. Si nuestro psoas está acortado, la parte final de la impulsión se acabará antes de tiempo y perderemos efectividad, es decir, correremos más lentos.

Su lesión, sobre todo en los fondistas, es poco habitual pero puede producir dolor al correr, en especial al querer correr rápido. Hay que masajear el músculo con un poco de vigor y tratar de estirarlo con cuidado. Con el paso de los días se pueden añadir ejercicios de fortalecimiento y seguir con el estiramiento, siempre de manera muy controlada.

Y para acabar (o para prevenir estos problemas) la mejor recomendación es hacer “gradas”. La mayoría de estadios tienen gradas y si se intentan subir corriendo se ejercita el psoas de la pierna delantera y se estira el de la trasera. ¿Qué te parece?

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8