fbpx
PUBLICIDAD Billboard
Fotos: Unsplash

Los efectos del alcohol en los corredores

Muchos corredores disfrutan de una bebida ocasional: una copa de vino en una terraza o una cerveza después de un ejercicio intenso. Pero, ¿cuál es límite donde un poco se vuelve demasiado? ¿En qué punto el alcohol comienza a tener un impacto negativo sobre el rendimiento?

PUBLICIDAD Content_1

Las recomendaciones en cuanto al consumo de alcohol varían mucho de un país a otro. Sin embargo, beber o no beber cuando faltan pocos días para una carrera es una opción personal. Como casi todas las cosas de la vida, todo con moderación es probablemente bueno. De hecho, hay evidencia que demuestra que cantidades moderadas de alcohol pueden tener efectos positivos en la salud, como la prevención de ataques al corazón, osteoporosis y reducción del riesgo de Alzheimer.

Pero, si decidas tomar una copa, ¿qué sucede y cuánto afectará tu rendimiento? Primero que nada, ¿de qué hablamos cuando decimos una copa? Una bebida es mundialmente considerada como 350 mililitros de cerveza, 150 mililitros de vino y 44 mililitros de espirituosa.

Efectos del alcohol cuando corres

Estos son los principales efectos que puede tener el alcohol en tu cuerpo a la hora de salir a correr o hacer ejercicio.

Deshidratación

Cualquiera que haya tenido alguna vez una resaca puede testificar que la deshidratación es una de las consecuencias de beber mucho alcohol. De hecho, puede llevar a una pérdida del 3% del peso corporal, en líquidos, dentro de las 4 horas posteriores al consumo. Esto puede ser un verdadero problema en días calurosos, en los cuales es mejor evitar el alcohol por completo.

PUBLICIDAD Content_2

El problema es que el ejercicio de correr también deshidrata al cuerpo. Tus riñones se esfuerzan y trabajan el doble cuando bebes alcohol, y además sudas cuando corres. Entonces tu cuerpo se queda sin reservas.

Recuerda que cuando te deshidratas eres más vulnerable a la fatiga, los calambres y tensiones musculares. Para combatir los efectos de la deshidratación, debes beber un vaso de agua por cada bebida alcohólica que consumas.

Calorías vacías

El alcohol no tiene ningún beneficio nutricional, pero sí tiene 7 calorías por gramo. Esas calorías se acumulan en tu cuerpo como grasa, generalmente alrededor del área del estómago.

En consecuencia, si bebes demasiado, es probable que desarrolles la vieja y famosa barriga cervecera. A los corredores no les hace ningún bien cargar peso extra, por eso vigila tus consumos y mantente alerta a los signos de la barriga regordeta.

PUBLICIDAD Content_3

El alcohol aporta calorías vacías

Ralentización

Entre los efectos negativos del alcohol está la disminución de la velocidad de reacción. ¿Por qué esto es un problema? Porque si a esto sumamos una bajo nivel de coordinación, tendremos como resultado un mayor riesgo de sufrir lesiones.

Por un lado, puedes sufrir una lesión relacionada con el estrés, pero también puede que no reacciones a tiempo para saltar un obstáculo o incluso calcules mal el movimiento y termines en el suelo.

Antojos de azúcar

Cuando haces ejercicio de forma regular, necesitas que tus niveles de azúcar en sangre se mantengan estables. Pero estos pueden verse afectados por el consumo excesivo de alcohol y, como resultado, comienzas a ingerir comida chatarra.

PUBLICIDAD Content_4

Esto ocurre porque a tu hígado le está costando mucho trabajo producir la cantidad de glucosa que necesitas, entonces tus niveles bajan. Ese es el momento en el que te lanzas sobre los chocolates y los dulces.

Si quieres mejorar este aspecto, chequea este artículo sobre los 7 alimentos que debes evitar después de entrenar.

El alcohol provoca antojos

Ritmo cardíaco acelerado

Tu ritmo cardíaco se acelera cuando bebes alcohol, al igual que tu presión sanguínea. Esto puede ser particularmente problemático para aquellos con una enfermedad subyacente. Si tienes alguna condición que afecta tu corazón y luego de beber haces un ejercicio intenso, aumentará el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame.

Problemas musculares

Desafortunadamente, el alcohol tiene un efecto negativo en el crecimiento de los músculos. Cantidades excesivas afectan los niveles de testosterona, que es la hormona masculina para construir el músculo.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Además, interfiere en la síntesis de las proteínas, el proceso por el cual los aminoácidos se unen para formar proteínas completas. Ninguno de estos efectos es beneficioso.

Problemas para dormir

Si alguna vez has bebido demasiado hasta descomponerte, y asumamos que a la mayoría de las personas les ha sucedido esto al menos una vez en la vida, recordarás que te quedaste dormido instantáneamente.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Eso significa que pierdes la primera etapa del sueño, y, como resultado, te despiertas antes de tiempo. El resultado es que estás completamente despierto cuando no deberías estarlo.

el alcohol genera problemas para dormir

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Dificulta la recuperación

Uno de los crímenes más grandes del alcohol es que disminuye y ralentiza la recuperación debido al sobre esfuerzo en el que pone al hígado. Este órgano colabora con la recuperación del cuerpo después del ejercicio, pero también monitorea el flujo de sangre. Un incremento en el flujo de sangre puede ocurrir después de beber demasiado, entonces el hígado se enfoca en regular este aspecto más que en la recuperación del cuerpo.

El Colegio Americano de Medicina Deportiva es muy claro en su visión sobre el alcohol y sus efectos. Sus recomendaciones sostienen que «La ingestión aguda de alcohol no está asociada con una mejoría en la capacidad de ejercicio y puede disminuir los niveles de rendimiento; el consumo de alcohol puede perturbar los mecanismos de regulación de la temperatura del cuerpo durante los ejercicios, especialmente en un ambiente frío».

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8