Home Carreras Maratón de Dubai: lo que pasó
Carreras - Previa - viernes, 20-01-2017

Maratón de Dubai: lo que pasó

Dubái es sinónimo de opulencia, una ciudad levantada de la nada sobre las arenas del desierto y cimentada sobre los “petrodólares” de la dinastía Al Maktum.

Desde el año 2000, hacia finales de enero se disputa la Maratón de Dubái sobre sus calles, una prueba que, aunque en sus inicios no era para nada atractiva, dio con la solución para llamar la atención del mundo atlético cuando en el año 2007 se anunció que la edición del 2008 se iba a convertir en la prueba de larga distancia en ruta mejor pagada de la historia, ofreciendo un fijo de 250.000 $ al vencedor y 1 millón de dólares si se batía el récord del mundo. Con estos ingredientes en la coctelera, solo era cuestión de esperar.

Haile Gebrselassie fue el primero en recoger el guante y atreverse a desafiar el reloj sobre las calles de los Emiratos Árabes, hasta la edición del 2008 ningún atleta había bajado de 2h09 y Haile venía de batir la plusmarca mundial de la prueba en la edición de Maratón de Berlín del 2007, cuando paró el reloj en 2:04.26, arrebatándole así el récord al Keniano Paul Tergat.

Gebre pasó por el kilómetro 20 en 58:06, un ritmo de vértigo que proyectaba una marca final en torno a las 2h02:30, 2 minutos por debajo del récord mundial que el mismo poseía, sin embargo, los kilómetros finales se le atragantaron al etíope que terminó llevándose la victoria con un tiempo de 2h04:53, la que era la segunda mejor marca por aquel entonces de todos los tiempos. Haile, en entrevistas posteriores llegó a decir que las liebres “dinamitaron” la prueba para que no se lograse el récord del mundo, que el paso por la media fue muy rápido incluso para él. El destino quiso que ese mismo año, el etíope lograse rebajar su propia plusmarca en la Maratón de Berlín, siendo el primer hombre capaz de correr un Maratón debajo de las 2h04 al vencer con 2h03:59. Volvería a Dubái en Enero del 2009, donde, a pesar de llevar un paso más conservador (61:45 por la media maratón) no fue capaz de lograr nuevamente el objetivo, en esa edición, donde la lluvia fue protagonista.

Desde esos dos intentos, Dubái se conformaba con buscar un Maratón rápido, de calidad, donde los atletas que participasen lograran sus mejores marcas sobre la distancia. Desde el año 2012 la prueba esta abonada a las victorias con cronos en torno a las 2h04, algo que desde luego es fiel reflejo de una carrera rápida.

El perfil de la prueba es totalmente plano, una balsa, sobre un asfalto de una gran calidad y con un trazado que apenas tiene curvas, el que menos tiene dentro de las grandes Maratones a nivel Mundial. Por el contrario, dos inconvenientes, la prueba se disputa siempre de madrugada (6:30 hora local) debido a las altas temperaturas que se alcanzan una vez sale el sol, el calor y la humedad suelen jugar malas pasadas, y  el otro “pero” es el escaso público que los atletas se encuentran sobre el trazado, ni con cantos de récord mundial la gente sale a la calle a verlo.

2017 era el año. Kenenisa Bekele anunciaba 2 semanas antes de la prueba su intención de participar en la misma, se desataron los rumores: intento de récord mundial.

Apenas dos días más tarde de ser anunciado para Dubái, la Maratón de Londres del mes de Abril hacía pública la lista de atletas élites que iban a tomar parte en la misma, y Bekele también estaba.

Tras su debut en maratón, Bekele nos tiene siempre con la mosca detrás de la oreja, París fue un debut de campeón, ganando la prueba y con una gran solvencia, sin embargo ese mismo año corrió Chicago, donde no pudo concluir la prueba; se presentó en la línea de salida de la Maratón de Dubái en el 2015 pero tampoco pudo concluir por lesión. Empezó entonces un calvario de más de 1 año hasta que lo volvimos a ver en la Maratón de Londres del 2016 donde fue 3º por detrás de Kipchoge y Biwott.

Sin embargo meses mas tarde corría la maratón de Berlín donde lograba una sobresaliente actuación al imponerse con un fantástico crono de 2h03:03, la segunda mejor marca de todos los tiempos quedándose a tan solo 6 segundos del récord del keniano Dennis Kimetto.

Bekele, inmerso desde hace mas de un año en el programa sub2h que lidera el fisiólogo Yannis Pitsiladis dejaba claro en la previa que se veía para atacar el récord del mundo, y que antes de retirarse del atletismo creía que podía dejar el récord mundial de Maratón en torno a las 2h01:30.

La expectación que levantó la prueba fue absoluta, el interés por ver de nuevo en acción al genio Etíope era inmenso, el día antes, desde Dubái, Marc Roig nos comentaba que la reunión técnica había sido intensa, Jos Hermens, manager de Bekele, pedía a la organización un paso por la media maratón en torno a 1h01:00, algo que para los demás allí presentes era una auténtica locura, se pedía prudencia, un paso mas conservador, pero allí el que llevaba la voz cantante era el director de Global Sport, el que también fuera manager de Gebrselassie no dio el brazo a torcer.

“Kenenisa se encuentra bien, en Berlín corrió muy cómodo, queremos un paso de 61:15” para que pueda batir así el récord mundial, ese es el objetivo, lograr el récord mundial”

Con la luz artificial de las motos y farolas que rodeaban un minúsculo arco de salida, a las 6:30 hora local, 3:30 hora peninsular, se dio la salida de la maratón de Dubái, una salida accidentada, donde Bekele y Kuma se fueron literalmente al suelo, al margen de las consecuencias físicas de la caída y posteriores pisotones, las consecuencias psicológicas son demoledoras. No se podía empezar peor.

Bekele se levantó y poco después del primer kilómetro estaba en cabeza, detrás de las liebres, estas marcaron, tras un primer kilometro en 2:56”, tres kilómetros consecutivos a 2:52” y pasaron el kilometro 5 en 14:26, el ritmo pactado en la reunión técnica previa.

El ritmo en el grupo de cabeza se mantenía estable, los punteros devoraban kilómetros entre 2:53” / 2:56” pero algo no iba bien, Bekele no estaba cómodo, se dejaba caer a cola del grupo líder en torno al kilometro 7, como buscando un respiro, las cámaras nos mostraban un correr “pesado” del Etíope, no se le veía el feeling que había mostrado en Berlín y los presagios no eran los mejores. Al paso por el kilómetro 10 Bekele perdía ya 6 segundos con el grupo de cabeza, una distancia que iba en aumento con el discurrir de la prueba y en el kilómetro 15 Bekele ya perdía 31 segundos con el grupo de cabeza.

En la prueba dubaití no hay lideres, la estrategia se fija antes de la carrera y con ella se va hasta el final, ni el hecho de que Bekele no estuviera en cabeza frenó a las liebres, nadie mandó una ayuda al etíope que corría completamente solo poco antes de llegar al kilómetro 20, no había plan B, correr y nada mas, no esperamos por nadie.

Poco después de la media maratón, que los líderes pasaron en 61:33, Bekele se paraba, la imagen del Etíope, caminando a un lado de la carretera se alejaba y mucho de la que muchos pensábamos que veríamos esta madrugada.

Con Bekele fuera de combate la victoria se la llevó Tamirat Tola con 2:04'10, el que fuera bronce en las Olimpiadas de Río en los 10.000 y que hasta el día de ayer acreditaba una marca de 2h06:17 precisamente lograda en Dubái en la edición del 2014. Tola lograba así la la 9º mejor marca mundial de todos los tiempos y un suculento premio de 200.000$.

Pero ni la victoria del joven etíope del año 91, ni su marca, serían protagonistas al final de la prueba. En la rueda de prensa todos querían saber qué había pasado, por qué Bekele se había parado.

Hermens era claro sobre su protegido: No es un fanfarrón, no hablaríamos de récord del mundo si Kenenisa no estuviera listo para lograrlo. Se cayó en la salida y lo pisaron, eso provocó una lesión que le obligó a abandonar, pero él es Bekele, volverá mas fuerte y logrará su objetivo que no es otro que el récord mundial

Bekele tiene poco margen para lamerse sus heridas, Londres esta a la vuelta de la esquina y  su objetivo es muy ambicioso. ¿Mundial? ¿Berlín 2017? Quién sabe qué pasa ahora mismo por la cabeza del hombre que ayer no pudo hacer historia.

Por Ángel Bugallo Fernández, entrenador de Atletismo especializado en medio fondo y fondo