Home Salud Lesiones Dolor en la parte interna del tobillo
Lesiones - Salud - miércoles, 06-11-2019

Dolor en la parte interna del tobillo

La presencia de dolor e inflamación localizado en la zona interna del tobillo del corredor durante la actividad deportiva es relativamente frecuente en las consultas podológicas.

Generalmente, es común observar este tipo de dolencias en corredores que presentan un tipo de pisada pronadora, es decir, pacientes que desvían sus tobillos hacia dentro, sintiendo que se aplana de forma progresiva el arco interno de su pie.

¿Por qué se asocia al corredor pronador?

La zona dolorosa que afecta al corredor es en realidad la zona donde se encuentra el tendón Tibial Posterior (de aquí en adelante, TP). Desde un punto de vista biomecánico, dicha estructura tiene la función de controlar y estabilizar el movimiento de pronación del pie durante las actividades de carga (genera fuerza supinadora). El exceso de tensión que soporta este tendón en corredores pronadores puede provocar fatiga y a largo plazo, una lesión del músculo tibial posterior generándose un proceso de tenosinovitis (inflamación) del mismo. Para simplificar, el corredor pronador al trabajar de forma excesiva este músculo y sobrecarga el tendón resultando en una rotura parcial tendinosa y en el desarrollo de un pie plano valgo.

¿Qué síntomas refiere el corredor?

Los síntomas más comunes es dolor en la cara interna de su tobillo, sensación de “meter el pie hacia dentro”, molestias en la zona del arco interno del pie, dolor en la zona interna del talón, etc.

El corredor que sienta mayor sujeción y percepción de seguridad (calzado adecuado, bien atado o con sistemas de control de pronación) contará con mayor estabilidad en sus tobillos.

¿Qué tipo de zapatilla debe utilizar?

La elección adecuada del calzado deportivo dependerá de múltiples factores, aunque uno de los más importantes es la sensación de confort.

Las zapatillas que incorporan un sistema de control de pronación pueden ser una alternativa para éstos corredores que pronan y sufren esta molestia. Aquellas personas que presenten un poco de sobrepeso, la solución primeriza será el uso de plantillas ortopédicas además de zapatillas pronadoras. En cambio, para personas «normo-peso», se opta por escoger una zapatilla neutra, además del uso de una plantilla ortopédica. El asesoramiento por parte del Podólogo determinará y guiará hacia un correcto diagnóstico y plan de tratamiento específico para cada  deportista.

En términos generales, variables como el peso de paciente, superficie de entrenamiento-competición y otras asociadas al incremento de la pisada pronadora, determinaran la correcta elección de zapatilla y plantilla ortopédica personalizada.

¿Qué alternativas de tratamiento tenemos disponibles?

En casos de procesos agudos inflamatorios y dolorosos, usaremos herramientas como la aplicación el frio local, ultrasonidos y/o electroterapia. Además, debe incluirse un adecuado plan de entrenamiento.

Desde un punto de vista biomecánico, el uso de plantillas ortopédicas personalizadas indicadas por el Podólogo, deben de controlar el exceso de fuerzas pronadoras durante el gesto deportivo. Un pilar de este tipo de tratamiento ortopédico, es el uso de plantillas de materiales semirígidos y/o rígidos. Además añadiriamos el uso de cuñas supinadoras.

Para este tratamiento, es necesario los distintos puntos de vista del podólogo, fisioterapeuta y/o rehabilitador deportivo. El objetivo final será establecer el mejor protocolo de tratamiento y recuperación del deportista.

Protocolo de Kulig

Ejercicio de trabajo concéntrico y excéntrico para el tratamiento rehabilitador de la tendinopatía del TP.

 “ 3 series de 15 repeticiones con descanso entre serie de 2 minutos. Repetir ejercicio 2 veces al día durante 12 semanas ”.

Contracción concéntrica

Pasar de la posición de reposo a la posición del de flexión plantar y aducción.

Contracción excéntrica

Pasar de la posición flexión plantar y aducción a la posición de reposo de forma lenta y reteniendo el movimiento.