Home Noticias Entrevistas “Me fui a Doha sin dolor alguno y he vuelto sin correr, quizás las duras condiciones ambientales tuvieron algo que ver en mi lesión”
Entrevistas - Noticias - martes, 02-07-2019

“Me fui a Doha sin dolor alguno y he vuelto sin correr, quizás las duras condiciones ambientales tuvieron algo que ver en mi lesión”

Javi Guerra ha tenido que decir adiós, de forma prematura y sin desearlo, a la temporada. Y, por encima de todo, a ese objetivo de poder estar en el Mundial de Atletismo de Catar (que se va a disputar entre el 28 de septiembre y el 6 de octubre). Y lo hace, precisamente, después de haber realizado un stage junto al equipo español en Doha (10-16 de junio), con unas durísimas condiciones meteorológicas. Unas condiciones extremas que incluso podrían estar relacionadas con la lesión que sufre: fisura por estrés en el ala sacra izquierda. El maratoniano segoviano, optimista por naturaleza, ya ve el vaso medio lleno: todo ello le permitirá preparar mejor su gran objetivo, los JJOO de Tokio, en 2020.

“Me fui a Doha sin dolor alguno y he vuelto sin correr, quizás las duras condiciones ambientales tuvieron algo que ver en mi lesión”

Ha pasado casi una semana desde que se confirmaron los peores pronósticos: una fractura de estrés te impedirá estar en el maratón del Mundial de Catar. ¿Cómo te encuentras?

Lo tengo ya más que asumido, incluso antes de que el médico me diera el pronóstico, ya me había hecho a la idea debido a las malas sensaciones con las que volví de Catar. Sabía que algo grave tenía, porque cuando los atletas no podemos correr, significa que hay algo más que una simple lesión. Ya estoy trabajando para recuperarme y poder volver a correr lo antes posible, cumpliendo todos los plazos establecidos. Y, por encima de todo, con la mente puesta en la temporada que viene y recuperarme lo antes posible.

¿Cuánto tiempo vas a estar sin poder correr?

Este tipo de lesiones implican estar entre 6 y 8 semanas sin poder correr con impacto. Ese es el plazo que tengo en mente, aunque cada cuerpo es un mundo y deberé ver cómo voy reaccionando a todo el trabajo de recuperación y poder empezar a correr sin impacto. Y después, 3-4 semanas más hasta poder volver a coger el ritmo de los entrenamientos.

¿Qué te molesta más, la lesión en sí misma o bien que ésta te impida poder participar en el Mundial?

Un poco todo. Siempre que te lesionas, quedas fastidiado, porque los atletas necesitamos el día a día para poder correr y quemar energía. Y ahora voy a pasar de casi el 100 a 0 y esto te genera un gran malestar. No poder estar en el maratón del Mundial de Doha también me fastidia, aunque también es verdad que siempre he dicho que mi gran objetivo para el próximo año y medio son los JJOO de Tokio, en 2020. El Mundial de Doha está muy cerca, en unas 10 semanas, pero las condiciones ambientales van a ser muy extremas.

Está claro que no hubiera sido tu maratón ideal…

Como te decía, la lesión duele, pero está claro que el hecho de no correr en el Mundial incluso puede beneficiarme.

De hecho, estuviste en la concentración de la selección española en Doha para preparar el Mundial (10-16 de junio). Más allá de la lesión, ¿cómo valoras esos días en la capital de Catar?

Es lo más duro que he vivido que he vivido como atleta (admite con el ceño fruncido). Durante el día, no podíamos salir a la calle. Entrenábamos sobre las 20:00h de la tarde con 38-40 grados y más de un 60% de humedad. Se trata de condiciones que yo nunca había visto. Perdíamos alrededor de 2-3 kilos por entrenamiento de 1 hora. Sin apenas forzar, nos quedábamos vacíos. No sé hasta qué punto puede ser bueno y sano correr un maratón al máximo nivel bajo estas condiciones extremas, pero así lo han decidido los dirigentes de la IAAF. A los que vayan, les deseo lo mejor, porque se les va a hacer muy duro.

-¿La lesión que te has hecho, la fisura por estrés, tiene algo que ver con el hecho de haber entrenado bajo estas duras circunstancias?

No lo sé, pero lo único cierto es que me fui a Doha sin dolor alguno y he vuelto sin poder correr. Algo sí debe haber influido. Estaba entrenando a gran nivel para correr un 10.000 el 6 de julio y el sábado previo a viajar hice uno de mis mejores entrenamientos. Quizás tenía la musculatura un poco tensa o más tirante de lo normal, pero es normal cuando estás preparando un maratón. Ya en Catar, el martes realicé unas series de 200 metros, el miércoles hice un rodaje y noté ya algunas molestias y al día siguiente, jueves, fue cuando me lesioné. Las condiciones extremas de calor no son las más propicias para que el cuerpo esté bien. Quizás lo que viví en Doha fue la gota que colmó el vaso.

Viendo estas condiciones supremas, ¿cuáles pueden ser los favoritos para ganar el maratón del Mundial?

Puede serlo cualquiera, el que se adapte mejor a esa situación, el que mejor estrategia utilice. Está claro que si puede haber un Mundial donde haya sorpresas puede ser éste. A día de hoy, se me hace muy difícil establecer un favorito. No es como un maratón normal, donde diríamos que los atletas africanos son los grandes rivales a batir. Por condición de marcas, los africanos deberían ser los máximos favoritos, pero adaptarse a las condiciones no será para nada fácil.  

Hablabas antes de los JJOO de Tokio 2020, cuando tendrás 36 años. ¿Puede ser tu última gran competición a nivel internacional?

No, no lo creo. Lo que tengo ahora es una piedra en el camino, pero, hasta ahora, estaba manteniendo un nivel muy bueno. Si las lesiones me respetan, creo que aún me quedan 3-4 años al máximo nivel. Las marcas que estoy haciendo en maratón me sirven para poder aspirar a estar con garantías en los campeonatos internacionales. Eso sí, hay que ir paso a paso y lo primero es recuperar cuanto antes la normalidad que tenía meses atrás.

¿En ese proceso de readecuación de calendario, imaginamos que planteas un maratón para la próxima primavera, no?

Sí, me gustaría estar el próximo mes de febrero en Sevilla (23 de febrero de 2020). Es un maratón que me trae buenos recuerdos y puede irme muy bien. Aún no tengo nada, es un supuesto, un deseo, pero creo que Sevilla se puede adaptar a mi calendario. Se puede hablar por hablar, aún no hemos pactado nada, pero sería una gran opción para poder correr en febrero.

Y de Sevilla a Valencia. El maratón de la ciudad del Turia ha colgado el cartel de completo (con 25.000 inscritos) 5 meses antes de la disputada de la prueba. Un gran éxito para el maratón español.

Es algo que demuestra el gran nivel de salud del atletismo en general, y del maratón en particular, en nuestro país. Valencia ha trabajado muy bien y ahora está obteniendo su recompensa. Sólo hay que ver la cantidad de público que está captando. El circuito, la organización y la fecha en la que se desarrolla son ideales para un gran maratón como el que ha construido Valencia. Y la gente se ha dado cuenta que es el mejor escenario para correr una carrera de 42.195 metros a nivel nacional y de los mejores a nivel europeo.