Home Noticias Actualidad «Me siento infravalorado e incluso está afectando a mi salud»
Actualidad - Noticias - miércoles, 30-09-2020

«Me siento infravalorado e incluso está afectando a mi salud»

Camilo Santiago, tras no estar convocado para el Mundial de Medio Maratón

La Federación Española de Atletismo publicó ayer el listado de corredores que formarían parte de la selección española en el Mundial de Media Maratón que se celebrará el 17 de octubre en Polonia. Una selección que ha cambiado a lo largo del último mes donde Camilo Santiago o Iratiz Arrospide se encontraban los que cumplían con los criterios iniciales para competir en la distancia de media maratón en ruta:

  • Realizar la mínima RFEA en el periodo comprendido entre el 1 de octubre de 2019 y el 27 de septiembre de 2020
  • Demostrar un buen estado de forma deportiva durante las semanas previas a la celebración del campeonato
  • Máximo de 5 atletas por categoría y género

 

Por la actual situación sanitaria en la que nos encontramos que ha obligado a cancelar multitud de eventos deportivos, la selección consideró necesario cambiar algunos de estos criterios.

  • En lugar de 1h03 se amplió a 1h04 incluyendo a atletas que no cumplían con el límite anterior
  • Una nueva competición eliminatoria y obligatoria de 15km en pista para elaborar la preselección definitiva

 

 

Tras la prueba de 15 kilómetros en pista, tanto Camilo como Iraitz se quedaban fuera y la selección quedaba formada por Toni Abadía, Jorge Blanco, Ayad Lamdassem, Adel Mechaal y Juan Antonio Chiki Pérez.

La queja pública

El propio Camilo, tras verse fuera de la lista, mostraba su malestar en las redes con una publicación en la que posteaba: En el deporte es necesario caer para aprender y hacerse más fuerte. Pero no es lo mismo caer a que te empujen y te tiren por un precipicio. Ahí, el sentimiento de fracaso tienes que saber gestionarlo muy bien. Porque quizás no sea del todo culpa tuya, y a ver si vas a cambiar lo que tan lejos te ha llevado. Es injusto ver cómo se hacen las cosas deprisa corriendo y mal, simplemente con el fin de tener sus conciencias limpias, sin tener en cuenta el daño que eso pueda causar.

Mis padres siempre me han enseñado a ser feliz, pero sin dañar a los de mi alrededor. Por estos momentos convulsos que vivimos, se ha creído pertinente, sin ningún motivo ni necesidad, ampliar la mínima mundialista de 1:03:00 a la mínima europea de 1:04:00, con lo que ha dado cabida a que atletas que en principio ya estaban fuera, vuelvan a estar dentro, y ya con un margen de apenas días, hacer un test de 15000m o lo que es lo mismo 37,5 vueltas, en una pista, cuando lo que se quiere medir es una carrera en ruta. Es decir, en asfalto y con desniveles. Partiendo de esa premisa, algo ya chirría.

La comparación

¿Se imaginan a un tenista, calibrando su estado de forma jugando al ping-pong? Pues salvando las distancias, así me he sentido yo. Si a eso le sumamos que algunos atletas como es mi caso, somos atletas «populares» que no hemos mamado ni entrando, y ni tan siquiera pisado una pista en nuestra vida, no habría mucho más que añadir. Solo decir que con la 3° mejor marca de todos los seleccionados, y habiendo cumplido con todos los requisitos previos a esta encerrona que es lo que ha sido para mí, me voy a quedar fuera de un mundial, al cual me había ganado con méritos mi clasificación.
Pero bueno, no queda otra que seguir luchando. Y doy las gracias de poder hacerlo rodeado de mi gran familia y mi gran grupo de entrenamientos de Pepe Mareca. Me han demostrado tanto en estás pocas horas que solo por ellos tengo que seguir con más ganas que nunca.
Así que no me deis por muerto. Porque, aunque me haya tenido que pagar mi propio entierro, me quedan unas cuantas vidas más por gastar.
P.D. La sonrisa no me la borra ni Dios!!!!!!

Hablamos con Camilo Santiago

“Correr en pista es muy diferente a hacerlo en ruta. De hecho, para alguien que no entrena en pista puede resultar hasta lesivo correr más de 10km. Me siento dolido como atleta y como persona. Infravalorado por mi trabajo y mis esfuerzos en ocasiones incluso afectando mi salud”, nos decía. “Mi malestar viene por cómo se han gestionado las cosas estas últimas semanas. Al principio se nos pedía una mínima de 1h03 con la que la federación solo contaba con 9 atletas que cumpliesen con este requisito.” Nos sigue explicando Camilo Santiago, quien ya contaba con esa mínima y que se encontraba entre estos 9.

A finales de abril, la Federación publicó los requisitos para poder participar en el Mundial de Media Maratón. Y hasta el pasado 15 de septiembre no se volvió a saber nada de ello. Los atletas mientras tanto iban viendo como se cancelaban pruebas, teniendo dificultades para entrenar y con dudas sobre si realmente se iba a poder o no celebrar finalmente este campeonato. Meses enteros sin pruebas en ruta.

“Sabiendo que se iban a cambiar los criterios, uno se plantea cambiar de estrategia de entrenamiento los últimos dos meses”. Unos cambios que han favorecido a unos y perjudicado a otros como él. Nuevos requerimientos a los que se agarraba la selección por el COVID-19, a pesar de que, a lo largo de los últimos meses, esos 9 iniciales habían entrenado todo lo posible para mantenerse en forma y dar la cara por esa selección.

“Mi crítica no va contra ningún atleta. Mi queja está dirigida a cómo se ha llevado todo por la selección. De hecho, les deseo mucha suerte a todos», afirma Camilo Santiago

Al cambiar los criterios se aumentaba un minuto más la mínima, incluyendo así dos atletas más a esos 9 candidatos iniciales. “Se cambiaron las mínimas sin necesidad de hacerlo cuando ya éramos suficientes para cubrir el equipo”. Y, además de esta ampliación, se incluyó una prueba en Sevilla de 15km obligatoria en pista como parte de los criterios de selección.

“La pista no es mi terreno ni es la misma superficie en la que íbamos a entrenar.” Una superficie donde habría unos beneficiados y otros perjudicados. “Les dije que estaba pagando mi funeral. Mi cabeza no está preparada para esto. Y mis cualidades se ven muy mermadas en la pista”.

Sin expectativas, Camilo se presentó a esa temida prueba de 15000m, desnudo sin sus armas en los pies. Pero no la acabó. Venía de una semana de intensos entrenamientos de cara a la Maratón de Valencia en diciembre y desmotivado por la situación en la que se encontraba pensando.

“Van a ir corredores con más experiencia en pista que en ruta, la prueba en pista no era adecuada. Las formas de hacer esta clasificación no han sido las correctas.”

Camilo lo compara con otros deportes donde jamás se han visto estas cosas. “No se puede medir una prueba de fondo (en ruta) en pista, igual que no puedes comparar lo que haga un ciclista de fondo en un velódromo dando vueltas. Por que no, son diferentes superficies, las bicis son diferentes y las ruedas necesarias también.”

Camilo Santiago no es el único perjudicado, su amigo Iraitz Arrospide también se quedó fuera

“Nos hemos quedado fuera Iraitz y yo. Dos atletas con experiencia y que hemos demostrado que debíamos estar en la competición. Se han equivocado en las formas de hacer esta valoración. Pero lo de Iraitz fue peor. Él completo el test. Un test que nos dijeron que no era una prueba de selección. Que solo era para ver que no estábamos gordos. Que no estábamos cojos. Vaya, para ver que estábamos en forma”.

Iraitz viajó desde Inglaterra donde reside, pagando igual que Camilo los costes del viaje para finalmente ver su sueño evadirse injustamente.

“Si no vienes estás fuera”. Un 15.000m obligatorio excepto para algunos como Mechaal que con un tiempo de 1h03’25 la semana anterior, la Federación ya consideró que se encontraba en forma y no hacía falta que acudiese a esta prueba eliminatoria.

“Igual que Iraitz tuvo que venir de Inglaterra y Adel de Istambul … no ha sido justo”.

Una prueba que desvaloró los esfuerzos de Camilo quien no vió sus logros desprestigiados a pesar de correr una maratón recientemente en 2h10 y una media maratón en 1h04, justo antes de la pandemia. A pesar de tener un tiempo de 1h01 en MM y haber realizado recientemente una MM en Barbastro. «A mí nadie de la federación me pregunto después de mi carrera en Barbastro, que tal me encontré, con cuantos kms llegue a ese carrera, como decidí afrontarla o tan siquiera como era el circuito. Simplemente ellos decidieron que 1:05:56 no era suficiente.»

“Que todo eso no sirva para nada y simplemente se agarren a una prueba de 15000m en pista. Creo que para eso no hace falta seleccionadores, se ponen de primeras unos criterios, como si fuesen exámenes. Iguales para todos y que tengamos que ir superando para formar parte del equipo y listo.”

¿Cuál fue la respuesta de la federación y del seleccionador?

Al quejarse, le contestaron que lo sentían mucho.

“Siempre he estado allí. Y con lo que digo no desprecio el trabajo de otros atletas, ellos han aprovechado la oportunidad que les han dado. Me alegro por ellos, muchos de ellos son jóvenes y podrán mejorar mucho más. Yo tengo 38 años y no es culpa de nadie que haya empezado más tarde, pero me siento dolido con el trato recibido.” Declara Camilo Santiago. “El trabajo de un seleccionador debería ser el de motivar y apostar por las personas que trabajan duro día a día para conseguir sus objetivos. No se ha hecho en este caso una selección, ha sido una criba. Me he sentido que no estaba en forma, que casi era el malo de la selección.”

El objetivo de Camilo Santiago en las redes sociales no era el de crear una polémica, sino de expresar como cualquier otra persona sus emociones y explicarse.

Camilo Santiago sabe que no hay marcha atrás y desea mucho ánimo a los 8 que finalmente disputarán la prueba, pero si espera que esto sirva de ejemplo y que no se vuelva a repetir. “No voy a tirar la toalla sobre todo por mis hijos. Ahora solo me quiero centrar en Valencia y demostrar que soy un buen competidor, que soy una persona que no falla y que cumplo.”