Evitar el post maratón

Medicina deportiva
Evitar el post maratón-125725
El día después de la maratón y cómo evitar caer enfermo

Evitar el post maratón

El sistema inmunológico se debilita, se crean micro roturas fibrilares y aumenta el ácido láctico. Aprende a combatir las consecuencias de un esfuerzo prolongado

Más sobre: 

Por el Lunes, 04-12-2017 en

Sin duda, correr una maratón implica un esfuerzo extraordinario para el organismo. Si además tenemos en cuenta que para poder participar en una carrera de tal envergadura se habrá entrenado de manera intensa durante las últimas 12 – 16 semanas, añadimos leña al fuego. Se abre una ventana que puede estar ahí un par de días en que es fácil caer enfermo.

Y es que tras realizar un esfuerzo prolongado durante más de 90 minutos el sistema inmunológico se debilita debido al estrés, el número de linfocitos desciende y al mismo tiempo, al respirar más rápido, inhalamos más aire y con más fuerza, facilitando la entrada de partículas bacterianas que puedan ir acompañadas de algún virus. Además, a nivel muscular también aumentan las micro roturas fibrilares, la formación de ácido láctico y las toxinas que las células tienen que eliminar.

¿Cómo podemos intervenir en este proceso y ayudar a nuestro organismo sin necesidad de tomar medicación? Os presento un plan de prevención a través de las terapias manuales. Pero antes, expliquemos de qué estamos hablando.

La sangre, a través de las arterias, lleva oxígeno y nutrientes a las células. Y las células devuelven a la sangre, por medio de las venas, el material de desecho.

Hay un espacio entre el sistema circulatorio venoso y las células en el que hay un medio líquido, el líquido intersticial, donde tiene lugar este intercambio de sustancias: las células recogen lo que necesitan y devuelven lo que no sirve. Si nuestro organismo funciona bien y todo está en equilibrio, el 90% de estas toxinas sí van al torrente sanguíneo, mientras el resto pasa al sistema linfático, el gran desconocido.

El sistema linfático, que forma parte del sistema vascular, se podría comparar a un sistema de cloacas. Tiene dos funciones principales: por un lado, ayuda a mantener el equilibrio en los tejidos, absorbiendo este exceso de toxinas (agua y electrolitos, proteínas, grasa, agentes patógenos, restos….) que las venas no pueden absorber. Y por otro lado, es el encargado de todo el sistema inmunológico, a través de los órganos linfáticos.

Una buena estimulación previa del sistema linfático a través, por ejemplo, de la reflexología podal, puede aumentar el número de linfocitos y por tanto dejar nuestro organismo más preparado para cualquier ataque externo. Con la misma técnica, también se reforzaría, en el caso de un corredor, el sistema respiratorio, ya que las vías más afectadas tras una maratón son las vías altas.

Otra terapia muy indicada, esta vez ya tras haber realizado la actividad de alta intensidad, sería el drenaje linfático. El objetivo de este tratamiento sería ayudar al sistema linfático a absorber todo ese material de desecho que las células habrían liberado tras el esfuerzo muscular y eliminarlo. Conseguiríamos no sólo evitar caer enfermos, sino tener menos agujetas, al eliminar toxinas, entre ellas, ácido láctico, y favoreceríamos la recuperación.

Soluciones sanas y al alcance de cualquiera.

 

Relacionados: