Home Club Running Mizuno Wave Daichi: La Prueba
Club Running - jueves, 15-09-2016

Mizuno Wave Daichi: La Prueba

Mizuno se ha puesto las pilas en su colección de trail running. En apenas un par de años, han renovado por completo la gama, ya van por la tercera edición de los tres modelos que tienen y, es más, están ya sustituyendo a alguno de ellos.

Esto es lo que ha pasado con las Daichi, siendo las sucesoras de las Kazan 2, un modelo que a algunos nos gustó mucho porque representaba un punto medio entre las Hayate y las Mujin: tenían un poco de todo y mucho de nada. Permitían rodar más largo que las Hayate manteniendo unas cotas de respuesta interesantes que las hacía mucho más ágiles que las Mujin y esto no implicaba que tuvieran que ser endebles o sin protección. Eran una buena navaja suiza, una zapatilla “para todo”.

Las Daichi tienen una papeleta difícil de defender porque además de “tener” que ofrecer todo lo anterior, les vamos a exigir mucho más porque según Mizuno, vienen muy mejoradas. Las principales se encuentran en un upper más reforzado y, sobre todo, en la suela Michelín -sí, la casa de neumáticos- que debería ayudar a solucionar algunas de las carencias que tenían en agarre.

¿Lo han conseguido? Pues sí y no. Las zapatillas han mejorado en muchas cosas, sin duda, aunque creo que han perdido algo de agilidad. A nivel de suela, mis conclusiones es que no ha habido una mejora significativa con lo del nuevo compuesto de Michelín y el diseño asimilando a los tacos de unas ruedas de bicicleta de montaña.

Mediasuela

Curiosamente, lo que menos han promocionado es la mediasuela y creo que es donde más han mejorado. Es muy equilibrada, con un tacto amortiguado pero con respuesta, con una recepción agradable pero sin mucho recorrido de manera que no se desperdicie la fuerza que hacemos y que no haya desplazamiento lateral al pisar.

Hay bastante diferencia entre la amortiguación en el talón y en antepié, siendo mucho mayor en el talón. Han mantenido el Ap+ porque resiste mejor a los golpes y roces que el U4icX, y se nota. También se deja notar la altura que tienen en el talón – a esto súmale los 4-5 milímetros de la plantilla- aunque corriendo puede chocar un poco el tacto final, no especialmente blando. Para los que estén acostumbrados a Mizuno es una sensación reconocible, con mucha estabilidad y seguridad pero, para los que no hayan calzado nunca unas de esta marca, puede chocar al principio, sobre todo en descensos.

El Wave

Ese tacto es debido en gran parte al trabajo del Wave que amortigua de manera mecánica y que, en el caso de las Daichi es cóncavo. Sólo ocupa la zona del talón pero se ha conseguido que ya no flexen ni torsionen con tanta facilidad como sucedia antes en la zona media. Esto le daba una dinámica muy buena, pero le restaba bastante estabilidad así que mejor como ahora.

Una vez pasado el mediopié, comienzan a flexar con mayor facilidad, sin tener cortes bruscos sino simplemente curvándose. Esta flexión más el efecto catapulta que pueda hacer el Wave más el drop de 12 milímetros permite hacer una transición de la pisada bastante rápida. Quizá le falte algo de flexión longitudinal, caen un poco a bloque pero la flexión transversal es buena y para ritmos medios van genial.

La suela

Para transmitir toda esa fuerza y velocidad, han dotado a las Daichi de una suela de múltiples tacos de prominencia media y formas y posicionamiento un tanto anárquico, al menos en la zona centro. En el perímetro, la parte que vemos en amarillo, tiene algo más de orden, ofreciendo buenos apoyos laterales y cierta orientación hacia el sentido de la marcha.

El resto de los tacos, buscan la multidireccionalidad y, en principio, funcionan bien en la mayoría de las situaciones. El problema viene en terrenos mojados. No te resbalarás como si se tratase de una pista de hielo pero si no pisas con fuerza y contundencia, tendrás probabilidades de llevarte algún sustillo o, al menos, que sientas cómo desliza el pie unos milímetros en el momento del apoyo y en el despegue.

Los nuevos materiales y disposición de los tacos, en cambio, le vienen bien en terreno seco, terrenos de pista, agresivos, etc. No le he visto un desgaste especialmente acusado y, si está seco, puedes correr rápido sin que se note el típico desplazamiento lateral de los tacos, por las características de los de la zapatilla. También viene bien que el taco forme parte de la placa de la suela porque así no se arrancan fácilmente.

El upper

El upper es la otra parte que han trabajado y mejorado y, a tenor de lo visto, así ha sido porque siguen siendo bastante transpirables, con un ajuste que no agobia pero que sujeta con firmeza, etc.

Se adapta muy bien al pie hasta el punto de que los corredores de asfalto las podrían llevar sin problemas como suele pasarles cuando se calzan unas de trail running y los refuerzos que se han puesto, son suficientes para terrenos de dificultad media en los que vamos a darle casi todo roces o golpes leves. Si vamos a meternos mucho por canchales y tarteras la cosa cambia y lo más probable es que la piel sintética no sea suficiente. Sin embargo, no creo que ése sea el terreno ideal de las Daichi. Si hubiesen querido que fueran unas tanquetas, tendrían refuerzos plásticos, placa antirrocas, etc.

Los refuerzos van cosidos, aguantan bien los roces y enganchones y no penalizan al ajuste que es muy marcado y contundente en el talón -marca de la casa- y, en el resto del pie ya depende de cómo queramos atarlas. Permiten poner plantillas personalizadas si queremos.

El peso

Quizá si se ve algo resentido el peso. El conjunto en balanza se sitúa en los 310 gramos (293 gramos comprobados en el 8.5 USA). No son pesadas pero si las ponemos en el contexto de unas zapatillas con refuerzos únicamente de piel sintética, sin placa antirrocas, etc. creo que sí que están 30 gramillos por encima de lo que deberían pesar para poder competir de tú a tú con otras zapatillas del mercado.

Una vez calzadas no las notas pesadas y la dinámica, como dije antes, es buena, no la de unas zapatillas para volar bajo, pero sí que se puede correr rápido con las Daichi. Diría que se les saca más jugo a ritmos medios, sobre todo en tiradas o competiciones de hasta  40K-50K o incluso algo más si el terreno no es complicado porque ahí, seguro que agradecemos su comportamiento cuando tengamos que andar o cuando rodemos por las partes facilillas. Además, la transpirabilidad ayuda mucho a poder llevarlas durante horas.

Conclusión

Si consiguieran mejorarle el agarre en mojado y aligerarlas un pelín, creo que las Daichi podrían ser unas muy buenas zapatillas para quien quiere tener sólo un par porque combina asfalto y trail running o porque no se mete habitualmente en terrenos complicados. Quien quiera un modelo más ágil se irá probablemente a las Hayate y, el que quiera algo contundente, a por las Mujin 3.

Disponibles en tres combinaciones de colores distintas.

Si quieres más información sobre las Daichi, CLICA AQUÍ

Si quieres ver toda la galería de imágenes de las Mizuno Wave Daichi, CLICA AQUÍ