PUBLICIDAD Billboard

Mizuno Wave Hitogami 3: la prueba

Las Mizuno Wave Hitogami 3 son la tercera generación de un modelo de zapatillas de esas que tienen algo que las hace especiales y sin ser las más rápidas, bonitas, ligeras, etc. son capaces de gustar prácticamente a todo el mundo que se las calza y enamoran a la mayoría de los que meten los pies en ellas.

PUBLICIDAD Content_1

Pelean en el segmento de las voladoras “no agresivas” (o “voladoras dóciles”, lo que prefiráis) y, si tuviera que destacar algo de ellas serían dos cosas que bien podrían ser una sola porque están muy relacionadas:

1.- Equilibro entre todas sus cualidades, incluso entre algunas teóricamente opuestas entre sí: amplitud de horma pero con muy buena sujeción, mucha respuesta pero con un tacto muy agradable, etc.

2.- Versatilidad en el perfil de corredor al que puede dar servicio: pueden ser unas voladoras no radicales o unas mixtas cañeras, son neutras pero tienen una muy buena estabilidad, etc.

La filosofía y perfil de uso de las saga Hitogami se mantiene intacto desde la primera versión y lo que han ido haciendo es evolucionarlas un poquito en cada una de las iteraciones, trabajando los puntos donde cabían mejoras y dejando sin tocar lo que funcionaba.

PUBLICIDAD Content_2

En las Hitogami 3 no ha habido grandes cambios y, salvo que se me haya pasado algo, éstos afectan sólo a “la mitad de arriba” (upper y horma) ya que la mediasuela y suela son análogas a las de la Hitogami 2.

La mediasuela encarna prácticamente todo lo que le pido a esta pieza: bajita, relativamente ancha, tacto firme con recepción blandita al principio, rígida en talón y mediopié y flexible en antepié.

El mérito de cómo se comporta se lo debemos a cómo trabajan en conjunto el U4ic y el Wave. El primero destaca porque es muy ligero y tiene una gran capacidad de respuesta que no le impide ofrecer también un punto de amortiguación. Es de tacto muy agradable, cede poquito, pero lo justo para que, aun siendo una capa tan finita no la notemos demasiado dura sino que la recepción sea agradable y rápidamente empiece a devolvernos la energía para impulsar al pie.

PUBLICIDAD Content_3

El segundo, el sempiterno Wave que en las Hitogami 3 tiene la configuración de Parallel Wave que en estas últimas versiones está construido a base de Pebax Rnew y que le da una gran rigidez ante flexión y torsión a la vez que cierto efecto de impulso hacia delante. Las dos “ondas” (interior y exterior) son paralelas pero, mientras que en el exterior termina al final del talón, por el interior continúa casi hasta el inicio de los metatarsos lo que le permite iniciar el efecto catapulta que lanza el pie hacia delante y darle un punto extra de soporte para que el pie no prone más de la cuenta.

El talón queda a tan sólo 21 milímetros de altura (cuatro más si consideramos la plantilla) y el antepié baja hasta los 12 milímetros con lo que, por extraño que le parezca a muchos, incluso después de calzarlas, salen 9 milímetros de drop (aunque en marcha es como si tuviera menos). ¡Sí, señor!, mal que le pese a algunos, todavía hay quien diseña zapatillas voladoras con drops altos y quien niegue su eficacia, con todos mis respetos, no tiene mucha idea de zapatillas. Las sensaciones al correr con ellas son de mucho menos, más bien de unos seis milímetros.

La mediasuela son dos bloques de U4ic aunque todo de la misma densidad, haciendo una especie de “sándwich de Wave” pare que realice su trabajo de una forma mucho más suavizada, sobre todo de cara a lo que siente nuestro pie, que no nota la firmeza que mostraría la placa de Pebax.

PUBLICIDAD Content_4

El diseño de la mediasuela es bastante sencillo, ligeramente sobredimensionado hacia fuera para darle una mayor base de apoyo y para generar cierto soporte ante desplazamientos laterales. También se ha segmentado ligeramente creando una especie de bloques de tres centímetros aproximadamente que se van separando con unos vaciados que  coinciden con las ranuras de flexión de la suela para facilitar la flexión y adaptabilidad de la zapatilla.

La suela está cubierta prácticamente por completo salvo en la zona del arco que queda algo de U4ic expuesto y se ha recurrido a una combinación típica de carbon rubber y blown rubber, colocando el primero en las zonas de mayor desgaste y, el segundo, allá donde hace falta primar el agarre.

El carbon rubber lo implementa Mizuno bajo la denominación de X10 que vemos siempre en el taco más externo y retrasado del talón en forma de herradura que caracteriza a sus zapatillas y diría que en las Hitogami 3 también se ha utilizado en el taco de la puntera. Es un material que no defrauda: durabilidad y agarre a partes iguales. El resto (taco interior del talón y todo el antepié salvo la puntera) es carbon rubber, algo menos denso y más blando con lo que agarra aún más, permitiendo una mejor amortiguación y tracción, sobre todo en la zona de los metatarsos.

El diseño de la suela es muy planito, buscando continuamente el contacto con el suelo con lo que en superficies lisas (asfalto, acera, loseta, etc.) va de muerte, se defiende bien en tierra compacta o similares y empieza a fallar cuando se reblandece el suelo y hace falta algo que pueda clavarse en el terreno.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Tiene, una transición de la pisada muy progresiva y homogénea y es una delicia rodar con las Hitogami 3, sea el ritmo que sea porque vas apoyando el pie sin que éste caiga a bloque, poco a poco, como si no te costara. Esto lo notas mucho en el ruido, que no hacen prácticamente nada.

Se ha curvado bastante el talón para permitir una entrada limpia y también se le ha curvado el reborde de todos los tacos exteriores con el mismo objetivo mientras que la parte interior corta en ángulo recto para permitir un apoyo más firme.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

El upper de las Hitogami 3 es precioso (en todas sus versiones), pero a mí sigue pareciéndome la parte donde queda más por hacer.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Se ha confeccionado con una única pieza de malla bicapa en la que la exterior tiene una doble malla de rombos y círculos y, la interna es algo más tupida, aunque sin llegar a hacer efecto calcetín. De hecho, en el interior tiene algunas costuras que no me gustan ni un pelo, básicamente, la que hay en el mediopié y que critico en todos los modelos de Mizuno que veo porque lo tienen todos, ¡no lo entiendo!

La tela es muy finita y se adapta al pie con muchísima facilidad y sin agobiarlo nada en absoluto. De hecho, aun en las zonas en las que queda ceñido, no presiona, algo que puede chocar en unas zapatillas voladoras que normalmente suelen ajustar y apretar para buscar que el pie y la zapatilla sean como una única pieza. A pesa de esa sensación, dan muy buena sujeción y se sienten muy seguras y, cuando te pones a buscar cómo lo hacen te das cuenta de que, aunque no se vean por fuera, por dentro tiene tres pares de tiras que actúan para darle estructura al upper. A esa sujeción también ayuda mucho la ojetera que, aunque tiene los 6+1 ojales típicos, es relativamente alargada y cubre mucha zona del empeine.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

La capa de tela es finísima y extremadamente transpirable por lo que son muy frescas, razón de más para meterles caña con lo de las costuras interiores que, aunque no son toscas, sí que pueden dar problema a los que tengan los pies un poco sensibles y es una pena que por esa tontería, la gente pueda encontrarse con problemas. Estoy pensando sobre todo en triatletas, deporte en el que creo que las Hitogami 3 son una de las mejores opciones que hay actualmente.

Lo que más me gusta con diferencia es el talón. Primero un contrafuerte grande, contundente en su trabajo sin ser inflexible, envuelve al talón haciendo su forma (fijaos en cómo se curva y cómo sale hacia atrás, incluso fuera de la mediasuela), … y, segundo, un collar con poquito acolchado, interior suave pero sin rizado, maléolos muy envueltos, aquiles curvado para envolverlo por los laterales, …

Aunque he comentado antes que la horma es amplia, en mediopié y talón se ciñen algo más, aunque no considero que sean estrechas así que podrían utilizarse con plantillas (salvo que sean muy gruesas o anchas). Por cierto, hablando de plantillas, no me gusta nada la que trae, monda y lironda y, para mi gusto, demasiado gruesa.

Para terminar hablemos un poco de su dinámica. Fluidez, agilidad, seguridad, ligereza, … prácticamente todos los adjetivos positivos que se os ocurran para poder describir la dinámica de una zapatilla los podéis aplicar a las Hitogami 3 porque son una auténtica delicia.

Queda un poco pelota escrito así pero es la realidad: no soy capaz de encontrarle defectos significativos a la dinámica de estas zapatillas. De hecho, tampoco soy capaz de destacar ninguna de sus cualidades por encima de las demás porque creo que la gracia que tienen es que, sin ser las mejores en nada, son capaces de estar muy pegadas al líder en prácticamente cualquier aspecto que se evalúe.

En la báscula es quizá donde menos destaquen porque se acercan a los 220 gramos (212 gramos en el 8.5 USA que he estado utilizando) pero hay que tener en cuenta que no es una voladora radical que puede hacer las veces de mixta.

La respuesta es muy buena, con bastante rebote y, aunque no hacen una gran palanca ni curvan demasiado la puntera, por cómo flexan y cómo rebota el U4ic, el pie puede salir disparado casi sin tocar el suelo si tenemos un buen tobillo reactivo. De hecho, con una buena pisada, podemos hacer la transición desde el impacto hasta el despegue con una facilidad pasmosa y un rodar homogéneo y muy fluido lo que permite que también pidamos utilizarlas muy bien para rodar a ritmos algo más tranquilos.

La suela sabemos que no nos va a fallar y que va a agarrarse a todas las superficies mientras no las metamos en barrizales o zonas con césped o similares donde echaremos en falta algún taco más pronunciado así que las podemos usar en cualquier momento del año y terreno.

Si hace mucho calor no nos van a achicharrar el pie y, si llueve o las mojamos, apenas empapan así que tampoco nos sirve el agua como escusa para dejarlas en casa.

La sujeción, firme pero sin agobiar, para que todos podamos dejarlas niqueladas a nuestro gusto, tengamos como tengamos los pies.

Al ser bajitas, tener poca altura de mediasuela y bastante base y gracias al buen trabajo del U4ic y el Wave, también ofrecen mucha estabilidad, no en plan soporte, sino estabilidad implícita por lo que satisface tanto a neutros como a los que tienen la pisada un pelín rebelde (hablamos de unas voladoras así que no se pueden esperar grandes correcciones o soportes).

Creo que sólo quedaría para poder atacarla y criticarla mencionar algo relativo a los colores o el diseño pero, jo, es que hasta en eso son chulas así que, como he dicho antes, me rindo ante las Hitogami 3, me han conquistado, a mí y a mis pinreles.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8