Home Material Mizuno Wave Shadow – la prueba
Material - Zapatillas - martes, 13-03-2018

Mizuno Wave Shadow – la prueba

Mizuno siempre se ha mantenido fiel al progreso y la evolución y ha decidido arriesgar con un nuevo modelo de zapatilla para tratar de revolucionar nuevamente el mercado.

Fabricadas para cualquier corredor, nacen las Mizuno Wave Shadow, una zapatilla mixta ideal para competición y/o entrenamiento de media y larga distancia para un corredor ligero y neutro (entre 60-80Kg de peso) que busque rapidez, ligereza y flexibilidad.

Se encuentra dentro de la gama Performance (zapatillas mixtas y voladoras), que gracias a su polivalencia se ha convertido en una gran zapatilla mixta, no solo por la calidad de sus materiales, sino por la incorporación de innovación, tecnología y rendimiento.

La primera impresión de estas Mizuno Wave Shadow es la de una zapatilla ligera, rápida y confortable con un peso de 290gr en 11US. Con una estética mucho más moderna y actual. Sorprende la gran ligereza de un upper totalmente renovado que incorpora termosellados y elimina multitud de costuras, la luminosidad de sus colores y una geometría más natural. Con drop de 8mm (25mm talón y 17mm puntera).

Si buscamos una única zapatilla para todo, que nos permita acumular kilómetros, una gran capacidad de respuesta y rendir a ritmos muy vivos con una gran sensación de confort interior, las Mizuno Wave Shadow podrían ser una gran apuesta.

Al calzárnoslas, notamos una gran amplitud interior, sobretodo en el antepié y mediopié y una horma bastante ancha, propiciada por la eliminación de costuras (tanto exteriores como interiores) y un ligero mesh de una sola pieza.

El Upper utiliza materiales muy ligeros, transpirables, maleables y nada restrictivos que otorgan un look mucho más limpio y moderno al que estábamos acostumbrados. Con pocas costuras, donde solo encontramos el logo del talón y la unión del Mesh con el panel termosellado en forma de tiras de la zona, estratégicamente mantenidos y situados para dar mayor rigidez y ajuste.

Este mesh de doble capa, muy poroso y abierto en su parte delantera, le da mayor ventilación, haciéndola apta para cualquier época del año, ya sea en condiciones de frío extremo o en temperaturas cálidas. Aunque para los días de lluvia… no son demasiado impermeables.

El corte superior de su mesh de una sola pieza permite adaptarse a las diferentes fisonomías de los pies de un corredor y en la zona interior incorpora un termosellado como refuerzo para dar forma a la zapatilla.

Una gran sensación de confort y suavidad interior, aspectos a los que no estábamos acostumbrados en una zapatilla veloz. Ser una zapatilla ligera y rápida no debería suponer la ausencia de elementos que otorguen confort y amortiguación.

Un collar acolchado, agradable y nada cerrado junto a un contrafuerte muy blando abraza la zona del talón a la vez que ofrece libertad y cierta holgura. Una ligera lengüeta que se convierte en una prolongación del upper para no sufrir molestias en la zona de la lazada ni opresión en el empeine. En su interior, las únicas costuras que podrían suponer alguna molestia serían las que unen la lengüeta con el upper y el footbed de la zapatilla, pero son inapreciables.

Es bien sabido que cuando apretamos el acelerador, el pie tiende a traccionar hacia delante, y esa libertad de movimiento interior o falta de ajuste puede ocasionar un movimiento interior de nuestro pie y alguna que otra rozadura. Durante las primeras sesiones de rodaje sufrimos alguna rozadura en la zona interdigital, provocada por ese exceso de espacio y falta de ajuste en la zona del antepié, desde mi punto de vista, ya que he de reconocer que me gusta ir más sujeto sin llegar a ir oprimido.

La nueva plataforma Wave, ya incorporada en las Rider 20, conocida bajo el nombre de CloudWaveTM está diseñada para proporcionar una excelente amortiguación, con un compuesto más suave que las Sayonara. Su nueva ubicación (más cercana a la zona media) reduce el impacto proporcionando mayor suavidad y mayor retorno de energía.

En las paredes del chasis fabricado encontramos el compuesto UI4C, unas ranuras de flexión con una doble finalidad (estética y funcional) que favorecen su compresión aportando una transición más fluida y suave.

La suela nos recuerda mucho a las Hitogami 4, utilizando el compuesto X10 para las zonas anaranjadas para mayor resistencia al desgaste y abrasión, y un BlownRubber en las zonas verdes para mayor flexibilidad, reactividad y agarre con unos tacos bastante marcados y ranuras de flexión para su óptima respuesta en cualquier tipo de superficie.

En conclusión, las Shadow destacan por su polivalencia: grandes rodajes, fartleks o cambios de ritmo, series de velocidad y competiciones a ritmos exigentes con un gran comportamiento en todos los ámbitos, destacando la reactividad y estabilidad de una zapatilla de competición, con la amortiguación y el confort de una zapatilla de entrenamiento.

Una zapatilla muy rápida a prueba de los más exigentes, que permite correr a ritmos rápidos (entre 3’45”-4’30”/km) en competición de media y larga distancia.

La Mizuno Wave Shadow tienen un precio de venta al público recomendado de 130€