fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Necesidades nutricionales del corredor

Los corredores deben cuidar su estado nutritivo para poder afrontar sin problemas tanto los entrenamientos como la competición. Estos esfuerzos aumentan las necesidades energéticas, y por tanto los corredores deben asegurarse de ingerir:

PUBLICIDAD Content_1

1- Carbohidratos, con los que conseguiremos reponer el glucógeno muscular perdido. La necesidad de carbohidratos se calcula en función del peso del deportista, y se recomienda reponer entre 6 y 10 g de carbohidratos por kilo de peso cada 24 horas, siempre en función de las horas y sesiones de entreno al día. Algunos alimentos ricos en hidratos de carbono son: trigo, arroz, maíz, avena, centeno, pan, pasta, mijo, cebada, quinoa, amaranto, lentejas, garbanzos, plátano,  uvas, higos, manzana, pera, jugos de frutas, calabaza, remolacha, zanahoria, cebolla, pasas, higos, orejones, castañas, almendras, nueces.

2- Proteínas especialmente importantes después del esfuerzo a nivel de recuperación, ya que el músculo necesita aminoácidos para reorganizar la fibra y conseguir más resistencia. Para deportistas de resistencia es de 1.0 a 0.2 g/Kg hasta 1.2-1.4 g/Kg, pudiendo llegar a 1.6 g/Kg en algunos casos. Las proteínas de origen animal se encuentran en huevos, aves, pescados, carnes y productos lácteos. Las de origen vegetal se encuentran en soja, frutos secos, champiñones, legumbres y cereales.

3-  Las grasas, se almacenan en los músculos y bajo la piel, aportando al cuerpo un gran suministro de energía durante los entrenamientos prolongados y las competiciones de larga distancia. Su acción fundamental es la de suministrar energía para generar ATP y de esta forma utilizar menos glucógeno, estimándose que aportan entre un 30 y un 50% de la energía total empleada durante una sesión de entreno largo. Estas grasas las podemos obtener del coco, lino, aguacate, Aceite de girasol, aceite de soja, aceite de maíz.

A parte de estos tres grupos de alimentos, al gastar más calorías, también debemos ingerir más vitaminas y minerales, especialmente vitaminas del grupo B, implicadas en el metabolismo, vitaminas antioxidantes como la A, C y E, que evitarán el daño provocado por el aumento de radicales libres durante el entrenamiento, y minerales como el hierro y el zinc.

PUBLICIDAD Content_2

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8