Home Material Nike React Infinity Run
Material - Zapatillas - jueves, 07-11-2019

Nike React Infinity Run

Las lesiones en el running son frecuentes y es un problema si no nos cuidamos, no realizamos los entrenamientos adecuados para enfrentarnos a los objetivos y, sobre todo, si nuestro ritmo de carrera es rápido. Pero ¿se pueden evitar les lesiones? Con esta premisa, los ingenieros de Nike se pusieron a trabajar en unas zapatillas capaces de reducirlas. Y este es el objetivo de las Nike React Infinity Run, su último modelo lanzado al mercado.

En 2017, la marca americana lanzó las Nike Vaporfly 4%, un modelo que tuvo una gran bienvenida entre los corredores. Una zapatilla creada para batir marcas personales y superar límites, además de favorecer la economía de carrera. En el mismo año, lanzaron la espuma Nike React en las Nike Epic React Flyknit , que ofrecía una amortiguación revolucionaria y mayor retorno energético. Una sensación suave, resistente, ligera y duradera.

Ahora, nace la Nike React Infinity Run, un modelo que combina las mejores cualidades de ambas tecnologías: eficiencia biomecánica y amortiguación para dar como resultado una zapatilla con una gran estabilidad y que rompe con los diseños tradicionales de control del movimiento.

La mediasuela de la Infinity Run está fabricada con una suave plataforma receptiva aumentada, un diseño que proporciona una pisada más plana y más espacio para la amortiguación de refuerzo en el antepié. Con una geometría similar a la de 4%, cuenta con una parte inferior tipo balancín que facilita una transición más fluida entre el impacto y la elevación del pie.

Solo con calzarte la zapatilla, notas la estabilidad y energía. El resorte de la espuma React está pensado para acumular kilómetros. La geometría de balancín de Infinity favorece una ligera inclinación hacia delante, que desplaza el impacto del pie del runner del talón al mediopié, o incluso al antepié; esto genera una sensación natural de propulsión hacia delante. La plataforma ensanchada, y la espuma de apoyo que la acompaña, aportan una impresión reconfortante: la zapatilla orienta suavemente al pie en una perfecta línea recta, lo que reduce el tambaleo hacia los lados y el movimiento.

Todas estas características hacen que la Nike React Infinity Run sea ideal para carreras que no se clasifican como de intervalos o continua, de larga distancia o de competición. Más adecuada para los rodajes suaves, de media distancia (entre 5 y 16 kilómetros) con esfuerzo moderado. De hecho, un estudio externo de la British Columbia Sports Medicine Research Foundation (BCSMRF) llevado a cabo con 226 runners con Nike React Infinity Run y Nike Structure 22, una zapatilla con control de movimiento tradicional muestra que los que llevaban Nike React Infinity tuvieron una tasa de lesiones un 52% inferior a aquellos con la zapatilla con control del movimiento. Además, los atletas confirmaron que sentían menos dolor en las rodillas y los pies.

Y es que para conseguir un rendimiento óptimo y prevenir lesiones, es crucial cambiar los tipos de carrera y entrenamientos que haces. Lo mismo ocurre con las zapatillas. La colección de zapatillas de running de Nike satisface las necesidades de toda la variedad de entrenamientos que permiten obtener los mejores resultados y, con Infinity, esa colección cuenta con un nuevo básico clave.

Nike React Infinity Run estará disponible el 9 de enero 2020 para los miembros de Nike y se lanzará oficialmente el 19 de enero.

Por qué es importante el entrenamiento variado

Al igual que mezclar movimientos e intensidades en el entrenamiento contribuye a formar a atletas más completos y en mejor forma, realizar diferentes tipos de ejercicios de running aumentará la velocidad, la fuerza y la resistencia, además de ayudar a prevenir las lesiones por sobrecarga, demasiado comunes entre los runners. Sabemos que los campeones deportivos de mayor éxito incorporan una serie de entrenamientos de running (y los tipos correspondientes de zapatillas) para mantenerse en su mejor forma física y estado de salud.

Aquí tienes un glosario con algunas de las opciones más comunes y cómo incorporarlas a tu propio entrenamiento.

• Larga distancia

Este entrenamiento implica hacer el mayor número de kilómetros posibles para el runner, normalmente, a menor velocidad. Su objetivo es aumentar la resistencia muscular (y la fortaleza mental).

Frecuencia: por lo general, una vez a la semana

• Rodaje suave

De media distancia y a un ritmo cómodo, este esfuerzo básico ocupa la mayor parte de los kilómetros de un runner.

Frecuencia: dos o tres veces a la semana

• Intervalos y fartleks

Consisten en alternar esprints de alta intensidad con un periodo de recuperación; estas breves ráfagas desarrollan la velocidad y la resistencia. Los intervalos suelen hacerse en una pista para marcar distancias precisas, mientras que los fartleks suelen integrarse en los rodajes suaves.

Frecuencia: una o dos veces a la semana

• Carrera continua

Sesiones de media distancia a un ritmo más rápido llevan al runner a coger una velocidad complicada, más o menos el 85% del esfuerzo máximo, para ayudar a desarrollar la fuerza y la resistencia necesarias para correr rápido durante periodos de tiempo más largos.

Frecuencia: una o dos veces a la semana

• Entrenamiento de recuperación

El que se practica después de una competición muscularmente agotadora, prueba contrarreloj o entrenamiento duro; son de corta distancia, de intensidad sencilla y su objetivo es dar al cuerpo la oportunidad de recuperarse, mientras sigue acumulando kilómetros.

Frecuencia: según sea necesario