Home Salud Psicología No mires dónde caíste, sino dónde resbalaste
Psicología - Salud - lunes, 23-11-2015

No mires dónde caíste, sino dónde resbalaste

Las rutinas ayudan a ordenar nuestra vida, a darle un sentido. Tienen su lógica de existir y son recomendables en muchas situaciones. Si queréis automatizar un gesto de técnica de carrera, afianzar un hábito o conseguir un reto que requiera muchas horas, aliaros con la rutina.

Pero cuidado, ya sabéis que vuestro cerebro os va a llevar a generalizar. No creáis que siempre es bueno moverse en base a hábitos. Como todo en la vida y como dice la canción, “todo depende”. ¿Sois de los que lleváis toda la vida entrenando de la misma manera? ¿Sois de los que no habéis cambiado vuestro grupo de entrenamiento?

Vamos, ¿creéis fervientemente eso de que “lo que funciona no se toca”?

Quizá os estéis perdiendo muchas cosas que están ahí fuera, a vuestro alcance. Conozco muchos corredores que no avanzan en sus marcas, en su progresión, precisamente porque les cuesta ver donde está la oportunidad, el espacio de mejora. Se centran tanto en lo que no sale, lo focalizan tanto, que no van más allá. Para reflejarlo visualmente, es como si, como bien dice un proverbio africano, miraran una y otra vez donde caen en vez de mirar donde resbalaron.

Cuando no os salen las cosas, si os recreáis en vuestro fallo, en vuestra poca capacidad, y os sentís mal, de alguna manera estaréis anclados en ese lugar donde os habéis caído. Y permaneceréis inmóviles lamiéndoos las heridas. Si por el contrario, ante la caída, automáticamente miráis a vuestro alrededor y veis por qué habéis caído, simplemente intentaréis rectificar, de una forma natural, sin sentiros mal con vosotros mismos y los demás.

Corremos para ser felices. Abramos la mente y no dejemos pasar las oportunidades que el running nos ofrece.  Puede aparecer el amor de vuestra vida, un cambio de trabajo, una amistad maravillosa o la mejoría en la salud. ¡Sí! ¡Corriendo!

Para ello necesitaréis dos cosas: variar vuestras rutinas y detectar oportunidades donde antes veíais solo fallos.

Para el running y para la vida.