La vuelta a nuestra querida rutina

Opinión
La vuelta a nuestra querida rutina-138533
Tras meses de lesión, vuelvo al running por carga doble

La vuelta a nuestra querida rutina

Doble labor del fin de semana: recuperar sensaciones en una carrera de running y ofrecer el servicio de masajista a los participantes

Más sobre: 

Por el Lunes, 04-06-2018 en

Mañana de domingo. Suena el despertador muy pronto. Como cada domingo, hay alguna carrera en mi municipio y alrededores. Y esta vez, yo también voy, tras muchos, muchísimos meses sin acudir a ningún evento de este estilo debido a una lesión y por culpa de los turnos de trabajo.

Pero hoy es diferente. Tiempo atrás me invitaron a ir como masajista voluntaria precisamente a una carrera a la que tengo mucho cariño, así que, al aceptar, decidí apuntarme también al 10k y matar así dos pájaros de un tiro. Así que hoy me encuentro con un dorsal y una camilla esperando.

Me levanto y mi cabeza empieza a jugarme malas pasadas. Me asalta una lista de preguntas existenciales que me han acompañado hasta el pistoletazo de salida: ¿correr o no correr? Si corro, ¿voy acompañando a alguien mucho más lento que yo para no sufrir o intento ir lo más ligerita que pueda? No quiero agravar mi lesión mal curada, pero por otro lado, tampoco puedo entretenerme mucho, ya que los otros masajistas me esperan.

Al final, he corrido. No he acompañado a nadie. Pero he sido conservadora. Qué remedio… sin fondo, ¡cualquiera es conservador! Utilizo un eufemismo por no decir que al ver las subidas, ¡me he visto incapaz de correr cuesta arriba! Seamos sinceros…

Carrera exigente, entretenida, amena, variada. Muy bonita.

Al cruzar la meta he pasado por el recorrido marcado para coger la bolsa del corredor y el avituallamiento -menudo banquete había- y me he dirigido directamente, sin probar bocado, a la carpa de masajes.

Durante bastante rato han ido pasando muchos corredores, algunos amigos, por mi camilla. He disfrutado de cada uno de estos masajes y espero que a ellos también les haya servido para recuperar, pero ha habido uno distinto. Y es que estaba yo trabajando la musculatura de las piernas de un corredor cuando la potente voz de Xavier Bonastre, periodista de TV3 y speaker de esta carrera, ha pronunciado mi nombre, invitándome a subir al podio para recoger un trofeo.

Sprint al podio a medio masaje, trofeo, foto y sprint de vuelta a la camilla. -Desde aquí aprovecho para dar las gracias a este corredor por su paciencia- .

Ha valido la pena madrugar.

No podía soñar un mejor regreso a las carreras

Relacionados: