PUBLICIDAD Billboard

Para correr, cualquier momento es bueno

Una de las causas del crecimiento y éxito que está teniendo el running es que se puede practicar siempre que queramos, una ventaja en esta sociedad actual en la que estamos todos tan ocupados. Si echamos un ojo a nuestra jornada, por muy atareados que estemos, seguro que podremos encontrar un hueco para salir a correr. Correr es el deporte en estado puro, es decir, no necesitamos ajustarnos a nada ni a nadie para practicarlo; no necesitamos una cancha, ni otros participantes, ni estamos sometidos a un horario marcado. Sólo necesitamos equiparnos y salir a correr, en cualquier momento, en cualquier lugar. No hay excusas que valgan.

PUBLICIDAD Content_1

Es cuestión de organizarse, encontrar entre las 24 horas del día al menos una para poder salir a correr. Unos lo hacen antes de ir trabajar, otros al mediodía, en sus horas de descanso, otros al salir del trabajo. En fin, cada uno según sus obligaciones y sus horarios intentará adaptarse. En este caso, es obvio que, sin duda, querer es poder. Yo, por ejemplo, el otro día, aprovechando el trayecto en tren que debo recorrer diariamente para volver del trabajo, decidí bajarme unas estaciones antes de mi destino. Me cambié, cargué la mochila a la espalda e inicié el resto del recorrido corriendo hasta mi casa. Es sólo una opción, pero lo que está claro es que el que realmente quiere salir a correr puede hacerlo.

Lo mejor es lo que se siente después, esa sensación de bienestar, de haber aprovechado el día, de salud. En cierta manera te hace sentir fuerte, especial, diferente, algunos nos tachan de locos, pero, en definitiva, somos capaces de hacer algo que la mayoría de la gente no hace. Los runners nos convertimos en una especie de super héroes, siempre preparados para arrancarnos nuestra camisa de trabajo, calzarnos nuestras zapas y empezar a correr, entonces, en ese momento, ya nada ni nadie podrá detenernos.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8