Home Trail Carreras Participar en la UTMB, más difícil todavía
Carreras - Trail - martes, 01-09-2015

Participar en la UTMB, más difícil todavía

El trail running vive el momento de mayor apogeo de toda su historia. Seguramente, la 'necesidad' de correr hacia la cima de una montaña existe desde los albores de la especie humana, pero es ahora cuando la fiebre se ha extendido por todo el planeta como si de una pandemia se tratara.

Esta introducción nos sirve para explicar el crecimiento -y sus consecuencias- de la prueba más importante de todas las que se organizan en el mundo, la auténtica 'Meca' del Trail Running, el Ultra Trail Mont Blanc (UTMB), que se celebró el pasado fin de semana en la bella población alpina de Chamonix.

Esta prueba de referencia cuenta con un perfil que asusta a cualquier mortal (170 kilómetros y 10.000 metros de desnivel positivo) pero la organización no puede satisfacer ni la mitad de las más de 6.000 peticiones para inscribirse.

Para la edición de 2016, los participantes, cuya media de edad supera los 40 años, lo tendrán más difícil para inscribirse (a partir del 16 de diciembre de este año) porque los requisitos se han endurecido. Y es que han aumentado de ocho a nueve los puntos a lograr (en tres carreras como máximo) en competiciones incluidas en una lista elaborada por la propia organización. Dicho de otro modo, implica realizar pruebas más duras como preparación.

Puedes consultar el listado de las carreras que puntúan clicando AQUÍ.

Oficialmente, las razones que esgrime la organización del UTMB para aumentar la dificultad se deben a que “la cantidad de solicitudes de inscripción aumenta sin parar y la cantidad de corredores en carrera no puede aumentar sin arriesgarse a numerosos embotellamientos y problemas a nivel ambiental y de seguridad”.  Lo cierto es que la UTMB se encamina hacia un prueba cada vez más elitista, donde solo podrán participar los más preparados. “A fin de preservar la calidad de la carrera, hemos elegido favorecer a los practicantes regulares” es la frase (incluida en las FAQ de http://www.ultratrailmb.com/es) que mejor explica hacia dónde se dirige esta prueba, que acaba de cumplir 13 ediciones. 

El alto número de abandonos (900 de los 2.563 que tomaron la salida) parece justificar las últimas medidas adoptadas por UTMB. El excesivo calor que hizo, las lesiones típicas de estas pruebas o, simplemente, la preparación insuficiente para una competición de este calibre provocaron que hasta un 35% de atletas vieran truncados sus sueños de ser finishers.

La organización habla de “medida transitoria” y prevé, a partir de 2017, cambiar los criterios de  calificación. Sea como fuere, no es suficiente con prepararse para completar los 170 kilómetros de la prueba más famosa del mundo dentro de las 46 horas que marca la organización como límite. Es obligatorio haber completado previamente carreras puntuables de nivel. Y si no, siempre hay bellísimas carreras alternativas para disfrutar de este deporte sin pasar por Chamonix.

Para hacernos una idea de la magnitud de la prueba alpina, basta decir que su presupuesto supera el millón y medio de euros y que atraviesa tres países, 19 municipios, 71 glaciares, 7 valles y 400 cimas. Bajo la atenta mirada de 200 periodistas acreditados y 2.000 voluntarios. Si contamos todas las pruebas que se realizan durante la semana (Courmayeur-Champex-Chamonix, Sur les Traces des Ducs de Savoie, La Petite Trotte á Léon, Orsières-Champex-Chamonix y la 'reina' UTMB), en 2015 se han superado por primera vez las 15.000 peticiones, a pesar de las exigencias cada vez mayores. Fueron 7.000 los que tomaron parte en alguna de las carreras, representando a casi un centenar de países de todo el mundo. Un fenómeno global que ha tenido que replantear su filosofía para no morir de éxito.