Home Club Running Patrick Makau: el recordman sin entrenador
Club Running - jueves, 25-04-2013

Patrick Makau: el recordman sin entrenador

2 horas 3 minutos 38 segundos. Nadie ha corrido tan rápido un maratón como hizo Patrick Makau (2-3-1985; Manyanzwani, Kenya) en Berlín el pasado 25 de septiembre de 2011. Una marca extraordinaria que tiene aún más mérito porque Makau batió al anterior plusmarquista, Haile Gebrselassie, que se retiró asfixiado después de intentar seguir su sorprendente ataque en zigzag pasado el ecuador de la carrera.

Makau sostiene que plantea las carreras para derrotar al rival, primero, y buscar el récord, después. “Así fue en Berlín, donde corrí para cansar y romper a Gebrselassie y después fui a por el récord. Si hubiera corrido de otra manera, pensando en el récord mundial desde el principio, habría bajado la marca medio minuto por lo menos",

Se trata de una marca extraordinaria, ya que su cuerpo es capaz de mantener ritmos elevadísimos durante períodos amplios de tiempo, como demuestran sus parciales cada cinco kilómetros en su sensacional registro: 14:37-14:40-14:35-14:38-14:48-14:20-14:58-14:59. El ritmo medio es de 2:56 minutos por kilómetro (más de 20km/h). Lo más curioso de todo es que Makau no tiene entrenador. Se dirige a sí mismo. “Yo soy mi propio entrenador”, asegura con cierta arrogancia. Cabe preguntarse que si algún día reconsidera la postura, quizá podría mejorar su rendimiento.

“Empecé a correr para huir de la miseria”, admite Makau, quien ahora vive en la abundancia. Además de poseer diversos inmuebles, dispone de una empresa de ladrillos y otra láctea para las que trabajan unas 60 personas. También cultiva café y maíz. No fue hasta 2003, al final de sus estudios de secundaria, cuando le facilitaron su primer planing de entrenamiento. En abril de 2009 debutó en maratón (Rotterdam) y acabó sexto (2h:06.14). El keniata reconoce que empezó a correr directamente pruebas de carretera y omitió la pista “sencillamente por el dinero. En los maratones hay mucho más dinero que en la pista, y yo necesitaba dinero para ayudar a mi familia, que era pobre ", dice Makau, cuyos ingresos anuales sobrepasan holgadamente el millón de euros.

Vive y entrena en Ngong, cerca de Nairobi, a casi 2.000 metros de altura, en plena zona montañosa. Las mayoría de las carreteras por las que se ejercita son en cuesta y, por tanto, sus entrenamientos, muy duros. Hace 30 kilómetros diarios repartidos en dos sesiones y también trabaja en la pista, donde hace series para ganar velocidad. “Soy muy fuerte y esa es la clave para los cambios de ritmo en zigzag con los que rompí a Gebre en Berlín".

Ha ganado dos veces la prestigiosa Maratón de Berlín, además de Rotterdam y Frankfurt, por no hablar de la multitud de medias maratones que tiene en su palmarés. Sin embargo, no se clasificó para los últimos Juegos Olímpicos de Londres y no ha empezado 2013 con buen pie. Pero su impresionante plusmarca mundial sigue intacta desde hace más de un año y medio.