Home Noticias ¿Por qué corremos?
Noticias - Reportajes - viernes, 11-01-2013

¿Por qué corremos?

Cuando salimos a correr nos cruzamos con cada vez más y más corredores. Y con este aumento vemos un río humano más y más colorido. Queda atrás la época en que corrían solo unos pocos y la gente se sorprendía de ver a esos extraños personajes corriendo en invierno pese a la lluvia y el mal tiempo.  Cada vez somos más y el estereotipo clásico del corredor está cambiando, abriéndose a todo tipo de perfiles.  Llegó la primavera y las calles se inundan de corredores populares que recuperan las zapatillas tras el retiro invernal o la reclusión en gimnasios.

Pero, ¿a qué se debe este crecimiento? ¿Por qué cada vez hay más corredores populares? Detengámonos un momento a pensar porqué corremos: lo cierto es que si pensamos desde un punto de vista funcional, es el deporte más accesible: solo necesitas una camiseta, unos pantalones cómodos y unas zapatillas deportivas. Cuesta poco dinero (¡si quieres, claro!), puedes hacerlo a cualquier hora y aunque no tengas tiempo. Además, como no es un deporte de equipo aporta mucha flexibilidad y no requiere de compromisos.

Mucha gente piensa que accesibilidad y facilidad de correr está llevando a que nuestro deporte se convierta en una tendencia creciente en la sociedad. Pero cierto es que estas condiciones siempre han existido, así que ¿porqué ahora sale a correr gente que antes jamás lo habríamos creído? El interés en llevar un estilo de vida saludable hace que cada vez hagamos más deporte.

Pero ¿por qué corremos?

Tenemos que pensar que en realidad, correr no es un deporte fácil. Quizás no requiere de capacidades físicas complejas, pero requiere sacrificio, esfuerzo y determinación. Si no estás habituado es doloroso y la curva de adaptación si vienes de un perfil un tanto sedentario (muy presente en las nuevas incorporaciones a este deporte) es difícil al principio. Si corres desde siempre lo tienes integrado y te parece natural pero iniciarse no es fácil para los que empiezan.

En definitiva, corremos porque necesitamos objetivos que lograr, retos que superar. Es una vía de satisfacción, que te ofrece objetivos por los que pelear, límites que romper. Una marca de zapatillas deportivas anuncia que “correr te libera de mucho más que sudor”. Salimos buscando algo y al buscarlo, dejamos cosas atrás, nos liberamos de las ataduras del día a día, de las pequeñas preocupaciones y problemas.

Así mismo, la búsqueda de límites es algo que se encuentra muy presente en los corredores, romper con lo establecido, con lo que se supone que hay que hacer y ver hasta donde podemos llegar. Correr te motiva en un plano general, te hace sentir mejor fisícamente y te aporta recompensas emocionales.

Su carácter sobrio encaja perfectamente con la sociedad actual, un deporte que habla sobre sacrificarse, tener paciencia y tesón, que huye del exceso de artificios.