Home Carreras ¿Por qué no prospera el Run for charity?
Carreras - Running Solidario - sábado, 09-11-2013

¿Por qué no prospera el Run for charity?

Creo que los corredores y las corredoras son los deportistas más altruistas. Que me disculpen los que practican otras disciplinas deportivas -no quiero ofender a nadie- pero no veo que en otros deportes se colabore tanto en causas solidarias como en las carreras populares. Muestras hay muchísimas todos los domingos, ya sea con carreras solidarias o con proyectos personales.

De todas formas, aunque en nuestro país se celebran muchas pruebas solidarias, donde una parte del precio que pagamos por el dorsal va a parar a alguna causa, los proyectos individuales no son muy frecuentes. Por lo menos comparado con el fenómeno Run for charity que suelen hacer los participantes en muchas maratones del extranjero y que consiste en recaudar dinero de su entorno (familiares , amigos, conocidos…) para una causa, implicándose ellos e implicando a los que hacen aportaciones.

A mí me sorprende que nosotros no hagamos algo similar. La contribución que hacemos con la parte del coste del dorsal es otra cosa. Que está muy bien, pero que, aparte de que no nos involucramos, es insuficiente comparado con lo que se puede conseguir para los demás con esta modalidad anglosajona. Los datos son bastante elocuentes:

– Los participantes en la maratón de Nueva York de 2011 recaudaron 34 millones de dólares con el Run for charity.
– En la maratón de Boston comenzaron con el Run for charity en el 1989. Aquel primer año recaudaron 6.600 dólares. Desde entonces y hasta el año pasado han recogido 128 millones. El último año, 11 millones y medio.
– En la maratón de Londres comenzaron a hacerlo en 1981. Desde entonces hasta ahora han recaudado 663 millones de libras; 63 este año en abril. Los organizadores dicen que el 75% de los 34.278 finalistas de este año corrían para recaudar dinero para diferentes causas. Por poner un ejemplo, para una de ellas, la Clic Sargent una entidad que ofrece apoyo clínico y económico para ayudar a los niños y los jóvenes con cáncer corrieron 430 personas en esta última maratón para ayudarles y consiguieron 730.000 libras, que supone alrededor de 1.700 de media por corredor implicado.
– También se hace lo mismo en otras maratones, como la de Paris, Liverpool, Berlín, Ámsterdam…

Francamente, no acabo de entender el porqué, aquí, como si ya fuera suficiente con la contribución que hacemos en las carreras solidarias- no ponemos en marcha – o lo hacemos tan poco – lo que funciona tan bien en el extranjero.

Hay algunos casos, pero son escasos. Ojalá prospere como muestra lo que hace José Carlos Ferrer, que hace tiempo que corre maratones para recaudar fondos para la investigación del síndrome de Rett; o lo que hacen los que corren la Trailwalker, donde para participar se debe haber recogido antes dinero para ayudar a paliar la pobreza del mundo; o lo que hace la griega establecida en España, Alexandra Panayotou, que corre largas distancias en solitario para recoger dinero en favor de diversas causas; o lo que ha hecho el corredor popular de Sabadell, Minu Rovirosa, que corrió 12 maratones el año pasado para recaudar dinero para ayudar a una fundación que trabaja para mejorar la calidad de vida de los enfermos de esclerosis múltiple, de la que él está afectado. O el proyecto que, mucho más modestamente, se ha propuesto un servidor: correr el maratón de Barcelona del año que viene después de recaudar fondos para la investigación de la diabetes infantil que está desarrollando el Hospital de San Juan de Dios. 

Ojalá prosperen los modelos, decía. Iniciar un proyecto no es nada difícil: basta con abrirlo a través de las fundaciones que se dedican a recaudar dinero para causas, explicarlo en el entorno de uno pidiéndoles que colaboren con la cantidad que puedan (anunciar que quieres correr una maratón resulta siempre bastante impactante para los que te rodean), y extenderlo por las redes sociales.

El año que viene correrán el maratón de Barcelona ocho o nueve mil españoles. Sólo que un 10% de ellos pusieran en marcha una acción de éstas, la cantidad de dinero que se podrían recoger para ayudar a los afectados por cualquier causa sería impresionante. La sociedad nos necesita. Y si nosotros, demostrado como está que somos solidarios, podemos contribuir a paliar carencias del sistema haciendo simultáneamente algo que nos gusta como es correr, por qué no hacerlo.

Como dicen los que promueven el Run for charity: "Te sentirás bien mientras corres con esfuerzo por la carretera, una calle o un camino, con la ayuda a los demás de por medio".