Home Club Running 5 miedos a superar al enfrentarse a un medio maratón
Club Running - jueves, 02-01-2020

5 miedos a superar al enfrentarse a un medio maratón

Las Nike React Infinity Run reducen el riesgo de lesionarse

Respeto. Siempre. Afrontar una carrera de larga distancia se tiene que afrontar en todos los casos con respeto. Da igual si es la primera o lo has hecho decenas de veces. No podemos banalizar correr un medio maratón. Exigimos al cuerpo a un esfuerzo durante 21 kilómetros y para ello es vital llegar lo mejor preparado, tanto física como mentalmente.

En el entrenamiento para estar listo para el día de la carrera, siempre entran miedos. Son temores sobre si uno será capaz de cumplir el objetivo marcado. Se trata de sensaciones que no deberían atenazarnos, si no más bien al contrario. Tienen que servirnos como motivación para llegar más preparado a la salida. Vamos a repasar 5 miedos a superar al enfrentarse a un medio maratón.

  1. ¿Me lesionaré?

El principal temor de todos, el enemigo de los corredores: las lesiones. Al aumentar la calidad y cantidad de entrenamiento, también crece la posibilidad de lesionarse. Para afrontar un plan de entrenamiento para un medio maratón con total garantía debemos disponer del material adecuado. Evitaremos molestias y lesiones que nos aparten del objetivo planteado. Hay que dedicarle especial atención a la elección de las zapatillas, teniendo en cuenta factores como ritmos, distancia, peso, pisada, terreno… Precisamente para reducir el riesgo de lesión, las marcas están invirtiendo en desarrollar productos cada vez más beneficiosos para la salud de los corredores. En este sentido, Nike acaba de lanzar las Nike React Infinity Run, que combinando eficiencia biomecánica con amortiguación se consigue un modelo estable que reduce las lesiones en un 52% según un informe de la marca americana.

nike react infinity run
Nike React Infinity Run: reducen el riesgo de lesión un 52%
  1. ¿Estaré preparado?

Es fundamental disponer de una planificación hasta el día de la salida en cuanto a entrenamiento, descansos, sesiones de fisio… y cumplirlas. Lo ideal es disponer de un entrenador que dirija nuestras sesiones. Él debe conocer nuestro estado de forma, nuestras necesidades y tratar un plan que no asegure la mejora de rendimiento hasta el día de la carrera. Como alternativa, se pueden seguir planes de entrenamiento de aplicaciones especializadas que nos ayudarán a diseñar las sesiones. Debemos combinar carrera continua, series de velocidad, tiradas largas y rodajes de recuperación con sesiones de fuerza. Serán clave para soportar el aumento de kilometraje progresivo y nunca mayor de un 10% respecto a la semana anterior.

  1. ¿Seré capaz?

Además de disponer de una buena forma física, tanto antes de la carrera como durante es básico disponer de una mentalidad adecuada. No cabe duda que hay que entrenar también las aptitudes mentales como la motivación, confianza, autoestima, disciplina o el pensamiento positivo en todo el proceso para afrontar el reto con todas las garantías.

Es habitual tener en ocasiones pensamientos negativos durante la preparación o la carrera. Se trata de un mecanismo de defensa ante la angustia de no poder resolver determinadas situaciones. La negatividad perjudica, con lo que es mejor centrarse en lo que se puede modificar para mejorar. Cambian los mensajes y tu cuerpo reaccionará en positivo.

  1. ¿Tendré energía suficiente?

El aumento de energía utilizada conlleva tener que modificar la ingesta de alimentos. La gasolina del cuerpo viene dada por la pauta nutricional que sigamos durante el plan de entrenamiento y en los 21 kilómetros el día de la carrera. Una correcta estrategia alimentaria ayudará a rendir mejor, a recuperar antes el tejido muscular dañado e incluso a evitar lesiones.

No se trata de obsesionarse, si no de alimentarse con sentido. Todos los nutrientes son importantes, tanto las fuentes de hidratos de carbono, como las proteínas y grasas. Hay que llevar a cabo una dieta variada en alimentos, equilibrada en nutrientes y adaptada a las necesidades energéticas y a tus horarios de entrenamiento. Y para la carrera, te ayudará haber diseñado previamente una correcta estrategia nutricional de lo que tomarás en cada uno de los avituallamientos.

  1. ¿Y si sale mal?

Durante la media maratón es habitual experimentar sensaciones diferentes y pasar por diferentes estadios que hay que controlar para no alejarse del objetivo inicial. Tanto la euforia como el pesimismo pueden llevarnos al fracaso por un exceso de ambición o por caer en la desgana. Mentalmente hay que liberarse de la presión dando más valor a los esfuerzos durante el entrenamiento y la evolución conseguida que al resultado puntual del día. Así alejaremos los miedos al fracaso y disfrutaremos del camino.

 

Como hemos comentado, tanto en la preparación de una media maratón como el día de los 21 kilómetros, el cuerpo y la mente pasan por diferentes episodios, tanto negativos como positivos. Saber a lo que te enfrentas y tener las herramientas adecuadas harán que sepas identificar qué te está pasando y cómo revertirlo para que no te aleje de tu objetivo en la meta.

Compartir

SUSCRÍBETE PARA ESTAR AL DÍA

Si quieres estar al día de toda la información de running.es y ser el primero en enterarte de nuestras noticias, consejos, concursos y promociones, ya puedes apuntarte a nuestra newsletter.

Don't worry, we don't spam.