Home Entrenamiento Consejos Preparación de carreras por etapas (I)
Consejos - Entrenamiento - jueves, 02-10-2014

Preparación de carreras por etapas (I)

Durante gran parte del tiempo que llevo dedicándome al rendimiento deportivo, he podido acompañar a mis deportistas en retos de lo más variados, desde mejorar la salud hasta Ultraman y “super-retos”. Cada día me llegan consultas de deportistas preguntando si serán capaces de finalizar una carrera por etapas, ya sea la TrailDunes, la Quixote Legends o cualquier otra.

En el mundo de la tecnología y las redes sociales es muy usual ver como cada día hay más gente que se dedica a la ultradistancia, que quieren saber dónde está su límite o que aprovechan para realizar una prueba deportiva y conocer mundoTal vez sea por ello que mucha gente se “echa al ruedo” sin tener mucha experiencia deportiva, sin el material deportico necesario y sin realizar algo tan importante en las carreras extremas como es una prueba de esfuerzo.

Hay gente que le mueve un motivo personal, otras un motivo social y otras sólo por disfrutar de los beneficios del deporte. Según mi opinión, la motivación y la actitud cobran más del 70% de importancia en cualquier éxito/fracaso ya sea deportivo, laboral o sentimental. Pero no nos equivoquemos, en una carrera por etapas, donde ponemos el cuerpo al límite, donde las condiciones meteorológicas pueden llegar a ser extremas y donde nos encontramos solos ante el peligro, sin una buena preparación física el riesgo que corremos es muy alto.

En este y el siguiente artículo vamos a enfocar cómo planificar el entrenamiento para una carrera por etapas.

En primer lugar, evaluaremos nuestra condición física y para sentar las bases de la planificación deportiva. Lo ideal y recomendable, sería realizarnos una prueba de esfuerzo para conocer nuestras zonas de entrenamiento, pero sobre todo para controlar que nuestro cuerpo no sufre ninguna anomalía. Una vez conozcamos nuestro estado de forma, damos el paso a la elección de las competiciones.

Con mis deportistas  me gusta repartirlas en tres bloques:

A: Competiciones Objetivo

Son aquellas sobre las cuales basaremos el trabajo durante toda la temporada. Es la competición más retadora del año y la que seguramente de un balance positivo o negativo a toda la preparación realizada. Dependiendo de si es una o varias las competiciones objetivo, escogeremos un modelo de entrenamiento u otro.

B: Competiciones secundarias

Carreras en las cuales nos gustaría hacer una buena marca, pero no nos van a desviar del camino hacia la consecución del objetivo.  Son importantes, pero la participación en ellas variará dependiendo de los objetivos principales.

C: Competiciones complementarias

Pruebas que nos gusta hacer porque se realizan en nuestra zona, porque participan nuestros amigos o porque el paisaje por el que transcurren es remarcable.

En estos eventos participaremos para disfrutar y el ritmo de carrera se adaptará al periodo de temporada en el que nos encontremos. Por decirlo de una manera fácil de entender, son entrenamientos en los cuales sumaremos el extra de disfrutar del ambiente competitivo.

Cuando tengamos el calendario de competiciones bien planteado, sabiendo que es modificable y se pueden tanto añadir como eliminar competiciones, nos centraremos en como asaltar nuestros objetivos, eligiendo el modelo de entrenamiento que mejor se ajuste a nuestras necesidades.

Existen diferentes tipos de modelos de entrenamiento para alcanzar un mismo fin y dependiendo de diversos factores podemos elegir uno u otro.

Algunos de los aspectos a tener en cuenta serán:

– Participación en diferentes carreras durante la temporada

– Nivel de rendimiento del deportista

– Tiempo que tenemos para preparar la prueba

– Volumen semanal que podemos dedicar al entrenamiento

– Forma física previa

– Vida laboral y familiar

No es lo mismo un deportista de élite que tiene como objetivo ganar carreras, que puede dedicar las 24 horas del día a entrenar, alimentarse adecuadamente y descansar que un deportista amateur, que sea padre de familia, trabaje 8 horas al día y tenga que entrenar a las nueve de la noche. Por eso la importancia de un plan de entrenamiento individualizado y adaptado a las necesidades y objetivos de cada deportista.

Para finalizar, me gustaría remarcar la importancia del trabajo de la fuerza en los deportes de resistencia y más aún en las carreras por etapas. En el próximo artículo, nos centraremos en la planificación y la metodología a utilizar en pruebas por etapas.

Si tenéis alguna duda, os invito a plantearla a través de twitter: @rugadea y trataré de resolverla de una manera práctica y aplicada a las carreras por etapas.

Por Rubén Gadea @rugadea  Entrenador de Sanus Vitae