5 consejos para que tus pensamientos te ayuden a correr

Psicología
5 consejos para que tus pensamientos te ayuden a correr-53605
Aplícalos corriendo, pero también en el trabajo, en las relaciones personales...

5 consejos para que tus pensamientos te ayuden a correr

Más sobre: 

Como CORRER es una forma de vida, hoy os propongo una serie de consejos que podéis aplicar en vuestro día a día, en el trabajo, en el deporte, en las relaciones… en vuestra vida.

Veréis que son consejos a simple vista sencillos pero engañosamente difíciles de conseguir. Estoy tan convencida de que funcionan que por eso los comparto con vosotros, con emoción.

No dejes de aprender: curiosidad

Cuando somos bebés y vamos quemando etapas en nuestros primeros años, estamos expectantes ante el nuevo mundo que se nos presenta. Lo tocamos todo, nos lo ponemos en la boca, lo preguntamos… así hasta volver locos a nuestros padres. El proceso evolutivo, tan sabio, nos regala la herramienta más potente para sobrevivir: la curiosidad. ¡Y ha venido para quedarse!

¿Por qué con el paso de los años la vamos infrautilizando? Está demostrado que aquellos mayores que poseen un alto grado de curiosidad tienen una vida más plena y gratificante. También la gente exitosa cuida mucho esta cualidad. ¿Cómo llevas la tuya?

En lo que respecta a ti y al running, mide tu curiosidad en términos de cosas nuevas que has aprendido de tu hobby. ¿Son muchas o pocas? ¿Disfrutas aprendiendo? ¿Lees sobre el tema, preguntas y compartes dudas con tus amigos? En definitiva, ¿corres o CORRES?

No pongas excusas

Ya hemos hablado en otras ocasiones de este tema tan complejo y del que todos somos grandes especialistas en su aplicación.

Un reconocido psicólogo, Leo Festinger, desarrolló su teoría de la disonancia cognitiva, donde nos explicaba lo buenos que somos creando argumentos para convencernos a nosotros mismos del por qué haber realizado una acción determinada totalmente contraproducente. Fumar un paquete de cigarrillos, comernos una bandeja de donuts o no salir a correr  y justificarlo brillantemente son ejemplos típicos de este fenómeno.

La fuerza de voluntad va ligada al esfuerzo. Y el esfuerzo no se lleva hoy en día, no es cool. Mi receta es que os entrenéis en el esfuerzo y venceréis a vuestras excusas.

No pierdas el tiempo con pensamientos negativos

Cuando hablo de pensamientos negativos no me refiero a aquellos que te vienen tras una situación triste o desgraciada para ti, como una derrota en un partido, una bajada de sueldo o la enfermedad de un ser querido. En estos casos estás en tu derecho de sentir emociones negativas y tener pensamientos razonablemente negativos durante un periodo de tiempo razonable.

Me refiero a aquellos pensamientos negativos que en tu día a día se cruzan en tu camino y no te ayudan a vivir bien. Podéis escoger entre pensar “qué rollo, tengo que salir a correr solo porque los impresentables de mis amigos se han rajado” o pensar “no hay mal que por bien no venga. Aprovecharé hoy para trabajar mi diálogo interno en carrera ya que voy a salir a correr solo”.

¡De verdad! Vosotros escogéis a lo que queréis prestar atención. Así que la responsabilidad es vuestra.

Empieza el día en 'tu santuario'

Mucho antes de adentrarme en el maravilloso mundo del mindfullness, tenía ya una pequeña rutina matutina. Me levantaba 30 minutos antes para poder desayunar con calma, en silencio, sintiendo una paz interior y sin pensar en nada de lo que me esperaba después.

Todo el mundo puede hacer algo parecido, no importa lo ocupado que esté. Ese “no hacer nada” es muy importante. Te ayuda a regularte emocionalmente, a preparar el cerebro para el día, a concentrarte con mayor calidad…

Y como deportistas que sois, podéis sustituir estos minutos por cuatro saludos al sol (ejercicio de yoga) o cualquier rutina de estiramientos centrada en la respiración.

Cuidad lo que pensáis y os cambiará la vida. ¡Palabra de runner!  

Relacionados: